Información

Efecto sobre la salud de las ondas electromagnéticas y acústicas sobre la función cerebral

Efecto sobre la salud de las ondas electromagnéticas y acústicas sobre la función cerebral


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

¿Qué pasa si hay algún efecto sobre la función cerebral por la exposición prolongada a la estimulación electromagnética o acústica?


La pregunta es extremadamente amplia.

Señales electromagnéticas

Incluso esta subpregunta es muy amplia. Las señales electromagnéticas abarcan muchos fenómenos, algunos de ellos representan riesgos para la salud, otros no. Es gracioso desear limitar el efecto sobre la salud del cerebro en su pregunta para reducir el alcance de la pregunta dado qué tan variables son las diferencias que las ondas electromagnéticas pueden tener en la materia en general.

Radiaciones ionizantes

Obviamente, las radiaciones ionizantes representarán riesgos para la salud. Pero incluso la radiación no ionizante puede representar un riesgo para la salud.

Radiaciones no ionizantes

Microonda

¡Probablemente sepa que no debe poner a su gato en el microondas!

Daño de la retina

La luz intensa puede causar daño fotoquímico a la retina. Mira aquí.

Infrarrojo intenso

Células de efecto infrarrojo de alta intensidad (ver König et al. 1997)

Teléfono móvil

En general, es probable que la radiación de los teléfonos móviles no tenga ningún impacto en nuestra salud. Si hubiera alguno, sería mínimo.

Vea este video de Veritasium: ¿Los teléfonos celulares causan tumores cerebrales ?. También deberías echar un vistazo a los escépticos. Publicación de SE ¿Tienen algo que ver los teléfonos móviles con el cáncer de cerebro ?.

Torres de telefonía celular

Probablemente no tenga ningún efecto sobre la salud. Consulte ¿Las torres de telefonía móvil causan problemas de salud?

Otras señales electromagnéticas

Para obtener más información, debería echar un vistazo a OMS> Campos electromagnéticos y salud pública: radares y salud humana

Onda de sonido

Algunos sonidos pueden causar pérdida de audición. La frecuencia de este sonido, la intensidad y la duración de la exposición al sonido son importantes para determinar el grado de pérdida auditiva. Consulte este artículo de la American Hearing Society para obtener más información.


Tonterías sobre los efectos de la radiación electromagnética en la salud

Existe la creencia generalizada de que los campos de radiación electromagnética de baja energía pueden causar una amplia variedad de problemas de salud. Afortunadamente, no hay pruebas convincentes de que esos temores estén justificados.

Helke Ferrie ha escrito un artículo para El monitor CCPA, una revista mensual publicada por el Centro Canadiense de Alternativas de Políticas, titulada "Electricidad sucia, la radiación EMF se puede eliminar o reducir". Está en la edición de junio de 2012 y no está disponible en línea. Se llama a sí misma una escritora científica, pero esta no es la escritura de una persona que entienda la ciencia. Apenas hay una palabra de verdad en él. Es un ejemplo clásico de propaganda pseudocientífica, una espantosa farsa de declaraciones falsas y argumentos falaces. La tontería comienza con la primera oración:

Los síntomas de la enfermedad inducida por la electrocontaminación involucran a todos los órganos con muchos síntomas debilitantes, desde erupciones cutáneas hasta cáncer; son parte del espectro de Sensibilidad Química Múltiple (SQM).

Los diagnósticos de “hipersensibilidad electromagnética” y “sensibilidad química múltiple” no son reconocidos por las comunidades médica y científica. Hasta el 5% de la población ha llegado a atribuir una gran variedad de síntomas inespecíficos a los campos electromagnéticos no ionizantes de los teléfonos móviles y otros dispositivos eléctricos comunes oa las sustancias químicas de su entorno. Sus quejas han sido evaluadas minuciosamente. Se han realizado numerosos estudios y revisiones sistemáticas que se resumen en un artículo de Wikipedia. Solo para dar un ejemplo, una revisión sistemática publicada en Medicina psicosomática en 2006 se analizaron 31 estudios doble ciego que compararon la radiación real con la radiación simulada. Los pacientes no pudieron notar la diferencia. 24 de los estudios no encontraron ningún efecto, 7 informaron "alguna" evidencia de apoyo (2 de las cuales no pudieron ser replicadas en ensayos posteriores por los mismos investigadores), 3 fueron falsos positivos atribuidos a artefactos estadísticos y los 2 finales tuvieron resultados mutuamente incompatibles. Concluyeron:

Los síntomas descritos por los pacientes con & # 8220 hipersensibilidad electromagnética & # 8221 pueden ser graves y, en ocasiones, incapacitantes. Sin embargo, ha resultado difícil demostrar en condiciones ciegas que la exposición a los campos electromagnéticos puede desencadenar estos síntomas. Esto sugiere que la & # 8220 hipersensibilidad electromagnética & # 8221 no está relacionada con la presencia de EMF.

Revisiones más recientes han confirmado estos hallazgos y, basándose en 25.000 artículos publicados durante los últimos 30 años, la Organización Mundial de la Salud concluyó:

La evidencia actual no confirma la existencia de consecuencias para la salud por la exposición a campos electromagnéticos de bajo nivel.

En su sitio web, Brian Dunning relató una anécdota en la que varias personas afirmaron que una nueva torre celular estaba afectando su salud, ¡incluso antes de que se hubiera encendido!

Los pacientes que piensan que están sufriendo exposición a los CEM, lo están sufriendo, pero no a los CEM. El sufrimiento es real, pero la causa no es lo que ellos piensan, y es probable que los tratamientos basados ​​en causas ilusorias no ayuden excepto a través de efectos placebo.

La segunda oración del artículo de Ferrie dice:

De hecho, el Dr. William Rea, cofundador de la Academia Estadounidense de Medicina Ambiental (AAEM) se volvió sensible a los CEM por las luces del quirófano cuando todavía era cirujano.

La creencia del Dr. Rea de que las luces fueron la causa de sus síntomas no está respaldada por ninguna evidencia creíble. Su AAEM es una organización cuestionable dirigida por Quackwatch y no reconocida por la Junta Estadounidense de Especialidades. Su propia práctica implica pruebas y tratamientos no validados con "la huella electromagnética" de productos químicos en forma de remedios homeopáticos. La junta médica de Texas lo acusó de varios cargos, incluidos métodos de prueba pseudocientíficos, falta de diagnósticos precisos y tratamientos sin sentido. Afirma haber realizado investigaciones, pero sus pocos estudios publicados van desde los que tienen serios defectos hasta los incontrolados y francamente risibles.

Podría continuar con la deconstrucción de cada párrafo del artículo de Ferrie, pero no tengo la paciencia para escribirlo y tú no tendrías la paciencia para leerlo. Tendrán que bastar algunos ejemplos de su estupidez:

  • "Todas las células de su cuerpo están alineadas de norte a sur, pero no pueden funcionar correctamente si duerme en una cama de espiral de metal".
  • "Ese horno microondas te irradiará a 9 pies y destruirá los nutrientes de tu comida".
  • "El imán amplificador de sonido del teléfono mata las células cerebrales".
  • "Las bombillas energéticamente eficientes irradian a niveles cancerígenos".
  • "Incluso si todos los electrodomésticos y las luces están apagados, la electricidad sucia se irradia a través de la casa desde el cableado en las paredes, que también puede estar demasiado cerca de las tuberías de agua, lo que aumenta la conductividad".
  • "Los medidores inteligentes son tan dañinos como todos los dispositivos conectados inapropiadamente en toda su casa juntos, porque también atacan los materiales de construcción".
  • "El daño de los campos electromagnéticos causado por la tecnología nos separa de la actividad de campo electromagnético de la Tierra que sostiene y cura la vida".
  • “Este veneno invisible destruye los cerebros humanos, hace que los espermatozoides se deterioren, los ovarios funcionen mal y los fetos mueran. Así que ahí va la raza humana ... "

Se apresura a criticar la medicina convencional con algunas de las mismas quejas viejas y cansadas que han sido desacreditadas de manera exhaustiva y repetida.

  • Trata los síntomas, no las causas
  • Las drogas solo hacen que los enfermos se enfermen más rápido
  • Los médicos no conocen los campos electromagnéticos
  • No use teléfonos celulares
  • No mires la tele
  • Filtros Graham / Stetzer (enchufados a tomas de corriente).
  • Materiales de protección como placas de metal, pinturas y cortinas que repelen la radiación.
  • Use computadoras Apple de baja radiación, con baterías, y siéntese a 4 pies de distancia.
  • Controle usted mismo con el voltaje corporal y los medidores de gauss.
  • “Desintoxicar” con enemas y suplementos de café.
  • Coma alimentos orgánicos y consuma jugos recién exprimidos.
  • Utilice la terapia de campo electromagnético pulsado para promover la curación por resonancia con la Tierra. Puede comprar “sistemas inteligentes de estimulación por resonancia magnética” para uso doméstico.
  • Ella pide una legislación para proteger al público

En otros lugares, ha demostrado la selección más atroz, citando estudios obsoletos y desacreditados e ignorando alegremente todas las pruebas en sentido contrario. Ella dice:

Las criaturas vivientes son seres eléctricos capaces de funcionar solo dentro de frecuencias específicas. [¿Y esas frecuencias son ...?]

Cita fuentes poco fiables como Devra Davis. Lorne Trottier ha escrito una contundente refutación en dos partes al libro de Davis Desconectar.

Ferrie dice tecnología electromagnética:

tiene el poder de destruir la vida, eliminar nuestro futuro biológico y matar el cerebro.

Ella informa que el mismo día en que una escuela recibió los filtros Graham / Stetzer, un productor lechero a un cuarto de milla de distancia notó que sus vacas comenzaron a producir diez libras más de leche al día porque la electricidad sucia estaba siendo eliminada de las corrientes terrestres.

¿Por qué Ferrie está escupiendo estas tonterías? Ella nos da algunas pistas. Ella es una verdadera creyente cuya venganza comenzó después de que se erigiera una torre de telefonía celular a una milla de su casa. Durante los siguientes 2 meses desarrolló dolores de cabeza, dolor en los ojos, sangrado de un oído y cataratas en un ojo. En una aplicación clásica del Post hoc, ergo propter hoc falacia, atribuyó sus síntomas a la torre. Cualquiera con un conocimiento básico de física debe darse cuenta de que la única forma de obtener una exposición significativa a los campos electromagnéticos de una de esas torres es escalarla y pasar mucho tiempo en la cima.

Se llama a sí misma una escritora científica, pero esto no es escritura científica, es una polémica diseñada para convertir a los lectores a un sistema de creencias. Ella trata torpemente de apropiarse de la ciencia para validar sus opiniones preconcebidas. Un científico sabe que si busca lo suficiente, puede encontrar estudios que apoyen casi cualquier creencia. Los científicos se esfuerzan por realizar una evaluación imparcial de toda la evidencia científica para determinar "si" algo es cierto. En cambio, Ferrie intenta "usar" la ciencia para "probar" la verdad de lo que cree basándose en su experiencia personal malinterpretada. Busca estudios en un ejercicio descarado de sesgo de confirmación y presenta a sus lectores información mal digerida, incomprendida e incluso demostrablemente falsa.

Este artículo es una farsa. Es sorprendente verlo publicado en una publicación respetable.


Efectos de ELF de 6-10 Hz en las ondas cerebrales

Existe evidencia de que las ondas magnéticas ELF pueden afectar las ondas cerebrales. Este conjunto de experimentos se diseñó para estudiar los efectos de los campos magnéticos giratorios de ELF en el cerebro.

Las frecuencias ELF específicas que estaba interesado en estudiar son 6-10 Hertz. Estas frecuencias son las mismas que las producidas por el cerebro humano en los estados theta y alfa. Generalmente, los rangos específicos de frecuencia de las ondas cerebrales se pueden asociar con patrones de humor o pensamientos. Las frecuencias por debajo de 8 Hertz se consideran ondas theta. Si bien estas parecen ser algunas de las frecuencias menos comprendidas, también parecen estar asociadas con pensamientos creativos y perspicaces. Cuando un artista o científico tiene la experiencia "ajá", es muy probable que esté en theta. Las frecuencias alfa son de 8 a 12 Hertz y se asocian comúnmente con estados meditativos relajados. La mayoría de las personas se encuentran en un estado alfa durante el breve período de tiempo inmediatamente antes de dormirse. Las ondas alfa son más fuertes durante ese estado crepuscular cuando estamos medio dormidos y medio despiertos. Las frecuencias beta (por encima de 12 Hertz) coinciden con nuestro pensamiento analítico más "despierto". Si está resolviendo un problema de matemáticas, su cerebro está trabajando en frecuencias beta. La mayor parte de nuestras horas de vigilia como adultos las pasamos en el estado beta.

Una cuestión de importancia es: "Si podemos cambiar electrónicamente las frecuencias de las ondas cerebrales a alfa o theta, ¿cambiarán los estados de ánimo o los patrones de pensamiento de una persona a los comúnmente asociados con esas frecuencias?" En otras palabras, si podemos mover electrónicamente las ondas cerebrales de una persona a las frecuencias alfa, ¿se relajarán más? ¿Cambiará su estado de conciencia para coincidir con sus ondas cerebrales, incluso si esas ondas cerebrales fueron inducidas electrónicamente? Estas son preguntas importantes con implicaciones de gran alcance.

Cuando comencé estos experimentos, era muy consciente de las posibles implicaciones éticas involucradas en la investigación de ELF. Por ejemplo, si llevara un transmisor ELF funcionando en frecuencias alfa, ¿las personas a mi alrededor también se verían afectadas? ¿Gravitarían inconscientemente hacia mí porque se relajarían más a medida que se acercaran a mí? ¿Les agradaría más porque se sentían "bien" cuando estaban cerca de mí? ¿Y si un vendedor llevara un transmisor ELF? ¿Se influiría en la gente para que comprara algo porque estaban más relajados con el vendedor? ¿Se podría influir en poblaciones enteras para que se sientan cómodas con ideas que normalmente rechazarían? Éstas, y muchas otras, son consideraciones éticas importantes relacionadas con la investigación de ELF. No se pueden tomar a la ligera.

Decidí emprender esta investigación con pleno conocimiento de las implicaciones éticas. Si bien existe la posibilidad de un mal uso, el deseo de conocimiento y comprensión son parte del ser humano, y los beneficios potenciales para la humanidad son grandes. ¿Y si pudiéramos tratar la depresión, el insomnio, la ansiedad, el estrés y la tensión con campos magnéticos ELF? ¿Y si pudiéramos aumentar la inteligencia o mejorar el aprendizaje? Como en cualquier esfuerzo científico, existen usos potenciales tanto positivos como negativos para cualquier descubrimiento. Solo es necesario observar el desarrollo de la energía atómica para comprender la dicotomía beneficios / uso indebido. Personalmente creo que los beneficios potenciales para la humanidad justifican la investigación.

Comencé recopilando toda la investigación disponible sobre los campos ELF. Lana Harris, especialista en investigación secundaria, hizo un excelente trabajo al adquirir prácticamente toda la investigación disponible en esta área. Además de una multitud de artículos publicados en revistas, se solicitaron varios informes de investigación militares y de la NASA. Una revisión de la investigación mostró que la mayoría de los estudios se habían realizado para determinar los efectos de campos de líneas eléctricas de alto voltaje de 50-60 Hertz. Dado que estas son las frecuencias de la mayoría de los sistemas de distribución de energía eléctrica del mundo, es evidente la importancia de comprender los efectos sobre la vida vegetal y animal. En mucho menor grado, algunos investigadores se habían concentrado en potencias y frecuencias más bajas (el foco de este estudio).

EQUIPO

El equipo requerido para esta investigación fue fácilmente alcanzable, con la notable excepción de un contador de frecuencia estable con una resolución de .01 Hertz. Las mediciones de frecuencia precisas fueron esenciales para esta investigación, por lo que diseñé y construí un contador de frecuencia digital capaz de medir la frecuencia hasta la centésima de Hertz (más o menos .005 Hertz). Se usó un oscilador de cristal Colpitt de 100 KHz (calibrado con WWV) como base de tiempo y se dividió por diez a la séptima potencia para lograr la resolución deseada.

Otro equipo utilizado es: un monitor de ondas cerebrales Biosone II y un monitor EMG Myosone 404 (Bio-Logic Devices, Inc., 81 Plymouth Rd., Plainview, NY 11803) un generador de funciones de pantalla digital modelo 3011 (BK Precision Dynascan Corp., 6460 West Cortland St., Chicago, IL 60635) y una computadora compatible con IBM PC con una velocidad de reloj de 7.16 MHz (cuanto más rápida sea la velocidad del reloj, mejor) una placa de adquisición de señales SAC-12 A a D (Qua Tech, Inc., 478 E. Exchange St., Akron, OH 44308) una placa de video Codas II y versión de software 3 (Dataq Instruments, Inc., 825 Sweitzer Ave., Akron OH 44311) un multímetro digital Fluke 77 (John Fluke Mfg. Co., Inc., PO Box C9090, Everett, WA 98260) y el software de análisis estadístico StatPac Gold (Walonick Associates, Inc., 6500 Nicollet Ave. S., Minneapolis, MN 55423).

El transductor era una bobina de 24 "de diámetro enrollada a mano, que constaba de 1000 'de cable magnético n. ° 25. La bobina tenía una resistencia de CC de 32,4 ohmios. Estaba montada sobre una pieza cuadrada de 26" de placa de baquelita para mayor estabilidad. Se montaron dos tacos con ataduras de plástico en el tablero para que se extendieran 24 "desde lados opuestos del tablero y todo el aparato se aseguró con dos soportes de micrófono.

DISEÑO EXPERIMENTAL

Los veintidós sujetos eran amigos o conocidos del autor. No hubo remuneración para los participantes. La emoción o la novedad de participar en un experimento de investigación de ondas cerebrales parecía proporcionar una recompensa suficiente en sí misma.

A los sujetos se les envió una carta previa al experimento que describía brevemente la intención del experimento y lo que podían esperar. Se les pidió que no consumieran drogas ni alcohol durante las 24 horas anteriores a su cita, y que no usaran joyas de metal. (Se pensaba que las joyas de metal podrían distorsionar el campo magnético, creando así inconsistencias incontroladas entre los sujetos).

A su llegada al laboratorio, los participantes recibieron una breve orientación sobre el procedimiento y se respondieron todas las preguntas que tuvieran. Fueron conectados al monitor EEG (frontal a occipital, línea media) y luego se les permitió escuchar una cinta de relajación durante cinco minutos. El propósito de la cinta de relajación era establecer una línea de base de "nivel de relajación" y aliviar parte de la ansiedad asociada con el experimento. Al cabo de cinco minutos, se retiraron los auriculares y se le dijo al sujeto que se encontraba en un nivel de relajación de 5 en una escala de cero a diez (0 es muy tenso y 10 muy relajado). Esta era la línea de base que debían usar para informar su nivel de relajación después de cada exposición a ELF. Se les dijo a los sujetos que podían optar por detener el experimento en cualquier momento.

Cada exposición a ELF consistió en una transmisión de onda sinusoidal de diez segundos separada entre sí por 45 a 60 segundos sin exposición. El voltaje alimentado a la bobina fue de 3,1 VCA (RMS).

La bobina se colocó a 18 "frente a la cabeza del sujeto. Las salidas del transmisor ELF (generador de funciones) y el monitor de ondas cerebrales se introdujeron directamente en la placa A a D de la computadora, lo que permitió que ambos se mostraran en el monitor de la computadora (y grabado en disco) simultáneamente. La frecuencia de muestreo del convertidor A a D se estableció en 2000 muestras por segundo durante todo el experimento. Esto fue suficiente para detectar visualmente diferencias de .1 Hertz entre las frecuencias de ELF y de ondas cerebrales. No se les dijo a los sujetos cuando una transmisión estaba comenzando. Sin embargo, al final de cada transmisión, se les pidió que "informaran". Este era su nivel de relajación actual basado en la escala de cero a diez. También informaron cualquier sentimiento que habían experimentado y estos se registraron literalmente .

Se presentaron 21 frecuencias a cada sujeto (de 6 a 10 Hertz en incrementos de 0,2 Hertz. Para la mitad de los sujetos, estas frecuencias se seleccionaron al azar. Para los otros sujetos, comenzaron a 10 Hertz y disminuyeron en 0,2 Hertz. con cada transmisión.A los sujetos no se les dijo el orden de frecuencias que se les presentaría.

Se utilizó un software posterior a la adquisición para examinar visualmente la coherencia (frecuencias) y sincrónicamente (relación de fase) entre el ELF transmitido y las ondas cerebrales prominentes.

RESULTADOS

El examen de los datos informáticos reveló diferencias sustanciales entre los sujetos. Algunos sujetos mostraron bloqueo (arrastre) en un amplio rango de frecuencia, mientras que otros sujetos no mostraron ningún bloqueo en absoluto. En general, el bloqueo se produjo con mayor frecuencia de 8,6 a 10 hercios y con menos frecuencia por debajo de 8,6 hercios.

Un sujeto mostró bloqueo para todas las frecuencias de 7,4 a 10 Hertz. Dos sujetos no mostraron ningún bloqueo en todo el rango de frecuencias. Si bien no probé un número suficiente de sujetos para ser estadísticamente significativo, sospecho que la susceptibilidad al arrastre de ELF sigue la curva normal (en forma de campana). En este momento, no tengo ninguna hipótesis que nos permita predecir quién es susceptible y quién no.

Varias observaciones interesantes fueron evidentes. En general, el bloqueo se produjo muy rápidamente. . . en un cuarto de segundo en la mayoría de los casos. Si el bloqueo no se produjo en una frecuencia específica en el primer segundo, no ocurrió en absoluto. Cuando el cerebro se bloqueó, la amplitud de las ondas cerebrales aumentó hasta casi el doble de su tamaño normal. Esto es típico de los patrones alfa producidos naturalmente (no ELF). El cerebro se enganchó a frecuencias más altas (9-10 Hertz) más fácilmente y mantuvo el bloqueo durante toda la duración de la transmisión. A medida que se redujo la frecuencia (por debajo de 8,6 hercios), el bloqueo para la mayoría de los sujetos se produjo en ráfagas, en lugar de ser continuo. Por ejemplo, podría haber un bloqueo inmediato durante dos segundos, luego el cerebro "lucharía" con la frecuencia ELF durante un cuarto de segundo, y luego se volvería a fijar durante unos segundos más, etc. Yo uso la palabra "lucha" "porque parecía que el cerebro estaba luchando contra el ELF para mantener su propia frecuencia. La "pelea" se caracterizó por frecuencias beta de baja amplitud en el rango de 15-20 Hertz. Estos pueden, por supuesto, haber sido simplemente pensamientos de tipo analítico, pero no se observaron cuando la frecuencia estaba en el rango de 9-10 Hertz. Esta "pelea" se hizo más frecuente a medida que se reducía la frecuencia, hasta que no se observó ningún bloqueo en absoluto.

Ninguno de los sujetos pudo detectar conscientemente la presencia del campo ELF. Una mujer pudo detectar cuándo comenzaba o terminaba el campo, pero no podía decir con precisión cuándo estaba encendido o apagado en un momento dado. En otras palabras, pudo detectar el cambio en el campo magnético, pero no la presencia o ausencia del campo magnético en sí. Ella pensó que lo sentía porque agravaba sus senos nasales. Cuando se produjo el bloqueo, las ondas cerebrales se retrasaron con respecto al ELF transmitido. Este parece haber sido el "tiempo de reacción" del cerebro a las ondas ELF (aproximadamente 60-80 milisegundos). Se necesita una experimentación más precisa para explorar esta relación.

Los informes textuales de los sujetos fueron bastante reveladores. (Tenga en cuenta que ninguno de los sujetos dijo realmente que sentía los ELF). Los informes textuales más comunes ocurrieron entre 8,6 y 9,6 Hertz. Las afirmaciones comunes eran sutiles [34] sensaciones de "hormigueo" en los dedos, brazos, piernas, dientes y paladar. Dos sujetos informaron una sensación "metálica" en la boca. Un sujeto informó una "opresión" en el pecho y otro sujeto informó una "opresión" en el estómago. Varios sujetos también informaron sensaciones cuando la frecuencia de ELF estaba entre 6 y 7 Hertz. Las respuestas textuales en este rango fueron "zumbido" en los oídos, "cara enrojecida", "fatiga", "opresión" en el pecho y pulso "creciente".

El bloqueo se produjo en frecuencias más bajas con más frecuencia cuando las frecuencias transmitidas se redujeron progresivamente, en lugar de presentarse al azar. Parecería que el cerebro prefiere una disminución gradual de la frecuencia en lugar de un cambio repentino o abrupto de frecuencia. Esto puede deberse a la duración extremadamente corta de cada transmisión (10 segundos). Es posible que este efecto desapareciera si se utilizaran tiempos de transmisión más largos.

No hubo una correlación significativa entre el nivel de relajación informado por los sujetos y la frecuencia de ELF o la aparición de bloqueo. Una vez más, esto puede deberse a la duración extremadamente corta de cada transmisión.

Resumen

De estos experimentos se desprende claramente que las ondas cerebrales, de hecho, se fijan en ELF producidos artificialmente en el rango de 6 a 10 Hertz. Es igualmente claro que la transmisión de 10 segundos no fue suficiente para alterar el estado de ánimo de los sujetos en un grado consistente.

Observaciones adicionales

Desde mi experimento original, he continuado estudiando la interacción de ELF y las ondas cerebrales. Estos mini-experimentos se llevaron a cabo de manera más informal que mi experimento original y las observaciones se basan en solo uno o dos sujetos. Deben considerarse solo observaciones hasta que sean confirmadas por un estudio adicional.

1. Una onda sinusoidal produce un bloqueo más fácilmente que una onda cuadrada o una onda triangular. Una salida de onda sinusoidal produce un campo magnético giratorio donde hay una acumulación gradual, colapso e inversión de la intensidad del campo. Una salida de onda cuadrada produce un campo magnético alterno pulsado donde la acumulación, colapso e inversión del campo magnético es más abrupta.

2. El cerebro es sensible a una amplia gama de intensidades. He observado bloqueo con ajustes de potencia de medio milivatio.

3. Los psíquicos y los "sensibles" no son ni más ni menos propensos a encerrarse que cualquier otra persona. He probado a dos psíquicos conocidos y a un Kahuna de Hawai. Si bien los tres sujetos produjeron más alfa de lo habitual, no estaba relacionado con el generador de ELF y no mostraron un bloqueo inusual. Es interesante notar que la mujer que podía "sentir" cuando el campo se apagaba y se encendía (en mi primer experimento) era una de estas psíquicas.

4. La exposición prolongada a ELF sí altera los estados de ánimo, pero el efecto es sutil. No pude duplicar el efecto "psicoactivo dramático" que ha informado Robert Beck. Las frecuencias bajas (por debajo de 8 Hz) parecen producir una agitación o malestar general, mientras que las frecuencias más altas (8,6-10 Hz) producen una sensación general de relajación. Estos no son efectos profundos como los cambios de humor inducidos por drogas. El sujeto no se da cuenta de ningún cambio en su conciencia o estado de ánimo. Desde su perspectiva, nada ha cambiado. Sin embargo, un observador externo puede detectar cambios sutiles (por ejemplo, movimientos corporales). Lo he confirmado controlando la actividad muscular con un monitor EMG.

5. Me he expuesto a ELF durante una y dos horas de duración y he descubierto que las frecuencias de 8,6 a 9,8 Hertz inducen el sueño; sin embargo, es imposible eliminar el efecto placebo de los experimentos que realicé en mí mismo.

6. Construí y distribuí varios generadores ELF portátiles para realizar pruebas. He recibido muchos informes que indican que quedarse dormido con el generador ELF en funcionamiento probablemente no sea una buena idea. La gente no se siente descansada cuando duerme con el generador ELF encendido. Mi experiencia personal apoya esto. Los ELF pueden inhibir los sueños que son necesarios para el funcionamiento normal del cerebro.

7. Encontré tres usos beneficiosos definidos para el generador de ELF: a) para la relajación, b) para eliminar el desfase horario yc) la eliminación de las convulsiones en un perro.

LA HISTORIA DE MAYNOOTH

Poco después de completar mis primeros experimentos, el perro de mi vecino comenzó a tener convulsiones. Maynooth era un perro lobo irlandés de un año y 190 libras. Sus convulsiones ocurrían de cuatro a cinco veces por semana. Una convulsión por un perro de 190 libras no es un asunto menor. Él tiraba basura salvajemente sin darse cuenta de lo que le rodeaba. Las convulsiones durarían de 10 a 30 minutos. Mis vecinos llevaron a Maynooth al veterinario, quien le recetó fenobarbital para controlar las convulsiones. La droga no fue efectiva y Maynooth continuó teniendo convulsiones regulares.

Después de discutir la condición de Maynooth con mi vecino, decidimos probar un generador ELF portátil que Maynooth podría usar para controlar sus convulsiones. Las convulsiones van acompañadas de fluctuaciones salvajes en la actividad de las ondas cerebrales. Planteamos la hipótesis de que un generador ELF portátil podría controlar las convulsiones estabilizando las ondas cerebrales de Maynooth. Si pudiéramos conseguir que el cerebro de Maynooth se fijara en una frecuencia ELF, podríamos, en efecto, eliminar las convulsiones.

Construí un generador ELF portátil del tamaño de un paquete de cigarrillos. El generador ELF funcionaba con una batería de nueve voltios y tenía dos frecuencias, seleccionables mediante un interruptor de palanca (10,0 Hz y 7,83 Hz). Se eligió la frecuencia de 10 Hz porque experimentos anteriores habían demostrado que era más probable que el bloqueo ocurriera en frecuencias más altas (es decir, más cerca de la frecuencia prominente del cerebro). Se eligió la frecuencia de 7,83 Hz porque es la frecuencia de resonancia de la Tierra y la radiación magnética [35] de baja intensidad que se produce de forma natural puede detectarse a esta frecuencia (Schumann, 1952).

Se ilustra el esquema del generador ELF portátil. Es un oscilador twin-T seguido de un amplificador 386 de alta potencia. Se eligió el twin-T debido a su alta estabilidad y señal de onda de baja distorsión. La construcción es sencilla y la ubicación de las piezas no es fundamental. Todas las piezas están disponibles. Los dos potenciómetros de ajuste de frecuencia de 10K deben ser potenciómetros de ajuste de 10-20 giros para permitir un ajuste de frecuencia preciso. El potenciómetro de ajuste del nivel de salida de 10K debe configurarse de modo que la salida que alimenta la bobina sea inferior a 100 milivatios para cumplir con las regulaciones de la FCC (configuré el de Maynooth en 10 milivatios). La bobina en sí no es crítica y se puede enrollar en cualquier núcleo de hierro. Utilice únicamente una batería alcalina o de níquel-cadmio.

Maynooth comenzó a usar el generador en la primavera de 1988. Primero probamos la frecuencia de 10 Hz. Los resultados del experimento fueron asombrosos por decir lo menos. Las convulsiones de Maynooth cesaron inmediatamente cuando comenzó a usar el generador. Además, Maynooth pudo dejar de tomar el fenobarbital por completo y las convulsiones han permanecido en remisión. Durante los primeros tres meses, Maynooth usó el generador todo el tiempo en una bolsa de tela de su cuello. Después de eso, el generador solo se usó por la noche y simplemente se colocó cerca de su área de dormir.

Maynooth ha tenido un total de tres convulsiones después de su primer uso del generador. Dos de estos podrían deberse a fallas en el generador. El primero fue un cable roto del conector de la batería y el segundo fue una batería descargada. La tercera convulsión no pudo explicarse por un mal funcionamiento del hardware, aunque Maynooth solo estaba usando el generador durante la noche y la convulsión ocurrió durante el día. Sin embargo, cabe señalar que esta convulsión fue leve en comparación con sus episodios anteriores.

Los propietarios de Maynooth estaban tan convencidos de la eficacia del generador ELF que me pidieron que hiciera un generador de repuesto en caso de que el que tenían se averiara. El veterinario de Maynooth (en la Universidad de Minnesota) mostró curiosidad por el generador, pero no lo suficiente como para explorarlo más. Prefirieron seguir con un tratamiento farmacológico, a pesar de que había demostrado ser ineficaz. Afortunadamente, los dueños de Maynooth tenían más sentido común.

Maynooth todavía usa el generador ELF en su área de dormir por la noche. La batería recargable se carga durante el día, por lo que está fresca cada noche. (La batería dura entre 6 y 8 horas con una configuración de potencia de 10 milivatios).

Reloj de Andrija Puharich

El Dr. Andrija Puharich vende un reloj que, según él, funcionará como un escudo para ELF de alta frecuencia ambiental (40-100 Hz). Una característica importante de este reloj incluiría el blindaje de las líneas eléctricas de 60 Hz. Tuve la oportunidad de probar uno de sus relojes durante unos días. El propietario era bastante reacio a desprenderse de él, por lo que tuve que realizar todas las pruebas durante un solo fin de semana.

Es bastante fácil monitorear la radiación ambiental de 60 Hz absorbida por su cuerpo. Simplemente toque la sonda de cualquier osciloscopio y podrá ver la onda de 60 Hz. Su cuerpo actúa como una antena y la amplitud del osciloscopio es una indicación de la cantidad de radiación que está absorbiendo. No encontré ninguna diferencia en la amplitud cuando estaba usando el reloj o cuando se lo quitó a una distancia de cuatro millas.

Intenté determinar si había alguna salida magnética medible del reloj. Usé un rollo grande de alambre magnético como bobina captadora y lo conecté a la entrada de un monitor EEG con sensibilidad de cinco microvoltios. El voltaje del EEG se alimentó directamente a la placa A a D de la computadora. Se probó el funcionamiento correcto del equipo colocando un imán cerca de la bobina captadora. Un imán débil que se mueve dentro de las seis pulgadas de la bobina captadora conduciría el monitor EEG a la saturación. El reloj se colocó contra la bobina, pero no pude captar ningún campo magnético del reloj. Esto me sorprendió porque estaba usando un equipo muy sensible y el reloj tenía que producir un campo magnético porque estaba usando una batería. Cada vez que fluye una corriente (incluso la pequeña corriente necesaria para alimentar un reloj), siempre se crea un campo magnético. O el reloj cancelaba su propio campo magnético o mi equipo no era lo suficientemente sensible para medirlo. (Resultó ser lo último).

La prueba final fue conectarme al monitor EEG mientras llevaba puesto el reloj. La salida se introdujo en la computadora para que pudiera hacer un análisis post hoc. Usé el reloj durante 15 minutos y grabé mis ondas cerebrales. La incidencia de las frecuencias beta y alfa no fue diferente de mis ondas cerebrales "habituales". No pude fundamentar la afirmación de Puharich de que el reloj actuaría como un filtro con una frecuencia central de 10 Hz. Este hallazgo en particular puede no ser exacto porque mi entusiasmo con el experimento puede haber inhibido el centrado alfa al que se refiere Puharich.

Como le había dicho a la persona que se lo había pedido prestado que cuidaría bien el reloj, eso descartaba la idea de desmontarlo. Ese fin de semana llevé el reloj en mi mochila. Quiso la suerte que la tapa trasera del reloj se cayera y pude examinar el interior.

Es un reloj de tipo digital "de venta libre". Por lo que pude ver, el reloj era normal en todos los sentidos, excepto que había una hoja cuadrada de cobre (aproximadamente 1 cm cuadrado), envuelta en cinta de embalaje de plástico dentro de la cubierta trasera. Obviamente, la cinta se usó para aislar el cobre de los componentes electrónicos del reloj y la cubierta trasera.

Con el cobre eliminado, mi equipo aún no podía detectar las fluctuaciones magnéticas producidas por el reloj. Si la hoja de cobre hace algo, mi equipo no era lo suficientemente sensible para medirla. Esto indica que la amplitud del campo magnético producido por el reloj era muy baja, probablemente alrededor de la amplitud de las fluctuaciones magnéticas naturales de la tierra.

No sé si el reloj de Puharich funciona. No redujo la radiación electromagnética que mi cuerpo estaba absorbiendo, ni alteró mi patrón de ondas cerebrales de ninguna manera que pudiera detectar. Mi conocimiento actual de ELF, electrónica y magnetismo no proporciona una base teórica para la eficacia del reloj.

Contaminación electromagnética

Cuando comencé mi investigación, solo estaba interesado en los efectos de los ELF en las ondas cerebrales. Desde entonces he llegado a creer que los ELF son solo la punta del iceberg. La radiación electromagnética puede ser el contaminante más dañino de nuestra sociedad. Existe una creciente evidencia estadística de que el cáncer y otras enfermedades pueden ser provocadas por ondas electromagnéticas.

Las ondas de radio ELF moduladas por pulsos funcionan a nivel celular. El cáncer y los defectos de nacimiento han aumentado en este país desde aproximadamente 1950 (a medida que la televisión se hizo popular). La frecuencia de resonancia promedio del cuerpo es de alrededor de 82 MHz. No es una coincidencia que esté cerca de la mitad de la banda de TV VHF.

Incluso los campos de 60 Hz de baja intensidad son capaces de dañar el ADN y debilitar el sistema inmunológico. Las células cancerosas expuestas a campos electromagnéticos de 60 Hz durante 24 horas muestran un aumento de seis veces en su tasa de crecimiento.

La evidencia es cada vez más abrumadora de que las funciones celulares se pueden activar y desactivar a través de la radiación electromagnética de frecuencia específica que induce la resonancia magnética nuclear en la célula. Podemos encontrar que muchas enfermedades pueden ser causadas o curadas por radiación de frecuencia específica modulada por pulsos ELF.

En nuestra sociedad tecnológica, hay pocos lugares adonde ir donde no estará expuesto a la radiación electromagnética. La radiación de televisión, radio y microondas abunda en todas las áreas metropolitanas. Líneas eléctricas de alto voltaje de 60 Hz atraviesan todo el país. Las microondas (una de las más peligrosas) son cada vez más comunes. La FCC ha comenzado a otorgar licencias para usar microondas para teléfonos celulares.

Los poderes que controlan las industrias de la energía y las comunicaciones se detendrán sin cesar para evitar que el público sepa la verdad. Su salud financiera depende de ello. Dado que el ejército es uno de los mayores productores de radiación electromagnética de alta potencia, no es probable que podamos contar con la intervención del gobierno.

Probablemente hemos llegado a un punto en el que la única solución está en la forma de un dispositivo de protección portátil. Los generadores ELF pueden ser una posible solución. Mi investigación actual está en esta área.

Buscando más información sobre las posibles aplicaciones de ELF? Explore nuestra creciente selección de artículos sobre el uso y mal uso de ELF (frecuencia extremadamente baja), así como otras formas de investigación de radio y fenómenos de frecuencia variable.


Tiempo de analogía

Solo para poner esto en perspectiva, un conductor de camión de larga distancia que está usando una radio CB recibe 5000 milivoltios de microondas en su cabeza tan pronto como usa la radio CB una vez. Tal vez ahora vea por qué tienen un problema de obesidad severa y apnea del sueño en los conductores de camiones, incluso hoy en día, que es recalcitrante a los cambios normales en la dieta y el estilo de vida. Cambia la señalización del calcio en la célula y el cerebro para alterar toda la señalización celular y distorsionar el tiempo. Como resultado, también han tenido aumentos masivos en la apnea del sueño y sufren niveles bajos de melatonina como riesgo ocupacional. Tampoco es bueno que los conductores de camiones se vean afectados en el trabajo. Esto es tan preocupante que la Junta Nacional de Transporte y Seguridad (NTSB) está considerando prohibir el uso de teléfonos celulares por parte de los conductores de camiones con el pretexto de conducir distraídos. El problema real son los peligros para la salud ocultos del cambio de fase de la biología circadiana por EMF no térmicos. Hoy en día existe una epidemia de enfermedades en los conductores de camiones y los pilotos de aerolíneas.

Ambas profesiones reciben cantidades masivas de exposición a EMF ambientales provocados por el hombre. Me entristece decir que los cirujanos también lo hacen porque trabajamos en un entorno artificial donde las cosas están controladas por dispositivos que funcionan con EMF & # 8217s rodeados de luces artificiales en la arena operatoria.

Como cirujano estadounidense, ya no me resulta difícil desconfiar de nuestra propia literatura médica y dejarla a un lado, cuando en nuestras clínicas, ves un tsunami de enfermedad y muerte llegando a tu oficina todos los días y simplemente no puedes explicarlo con base en lo que todos aprendimos en la escuela de medicina. Los rusos han estado estudiando sistemáticamente los CEM & # 8217 desde 1933. No creo que podamos permitirnos ignorar lo que sus datos nos advierten, considerando lo que ha sucedido con la salud estadounidense solo en los últimos 50 años. Está empeorando a medida que gastamos más en atención médica. Algo anda mal y necesitamos hacer mejores preguntas. Varios investigadores estadounidenses tomaron experimentos rusos que eran difíciles de creer y, de hecho, reprodujeron los resultados con exactitud. Cuando leí esto, mi corazón se detuvo. En 1971, en Polonia, Zinaida Gordon y Maria Sadchikova del Instituto de Higiene Laboral y Enfermedades Profesionales de la URSS identificaron un síndrome peculiar llamado & # 8220enfermedad del microondas & # 8221. Todos describieron la excitación crónica del sistema nervioso simpático. Esto se correlaciona perfectamente con la resistencia a la leptina, en caso de que se pregunte cómo me enteré. El resultado final es fatiga suprarrenal crónica, cardiopatía isquémica, aterosclerosis, presión arterial alta, triglicéridos altos y falta de sueño. Muchos desarrollaron diabetes. Esto también describe el síndrome metabólico en la actualidad. Esta es también la razón por la que la fatiga suprarrenal es una enfermedad cerebral.


Referencias

Prausnitz S, Susskind C. Efectos de la irradiación crónica de microondas en ratones. Ire Trans Biomed Electron. 19629: 104–8.

Bullock J, Boyle J, Wang MB, Ajello RR. Fisiología. Pensilvania: Harwal Publishing Company 1984.

Baverstock K. Inestabilidad genómica inducida por radiación: un fenómeno que rompe el paradigma y su relevancia para el cáncer inducido por el medio ambiente. Mutat Res. 2000454: 89–109.

Martin RH, Hildebrand K, Yamamoto J, Rademaker A, Barnes M, Douglas G, Arthur K, Ringrose T, Brown IS. Aumento de la frecuencia de anomalías cromosómicas en los espermatozoides humanos después de la radioterapia. Mutat Res. 1986174: 219-25.

Fischbein A, Zabludovsky N, Eltes F, Grischenko V, Bartoov B. Características ultramorfológicas de los espermatozoides en la evaluación de riesgos de los efectos sobre la salud después de la exposición a la radiación entre los trabajadores de salvamento en Chernobyl. Perspectiva de salud ambiental. 1997105: 1445–9.

Xu G, Intano GW, McCarrey JR, Walter RB, McMahan CA, Walter CA. Recuperación de una frecuencia mutante baja después de mutagénesis inducida por radiación ionizante durante la espermatogénesis. Mutat Res. 2008654: 150–7.

Yousif L, Blettner M, Hammer GP, Zeeb H. Riesgo de cáncer de testículo asociado con la exposición ocupacional a la radiación: una revisión sistemática de la literatura. J Radiol Prot. 201030: 389–406.

Avendano C, Mata A, Sarmiento CS, Doncel G. El uso de computadoras portátiles conectadas a Internet a través de Wi-Fi disminuye la motilidad de los espermatozoides humanos y aumenta la fragmentación del ADN de los espermatozoides. Fertil Steril. 201297: 39–45.

Kesari K, Kumar S, Behari J. Uso de teléfonos móviles e infertilidad masculina en ratas Wistar. Ind J Exp Biol. 201048: 987–92.

Kesari KK, Kumar S, Nirala J, Siddiqui MH, Behari J. Evaluación biofísica de los efectos del campo electromagnético de radiofrecuencia en el patrón reproductivo masculino. Cell Biochem Biophys. 201365: 85–96.

McGill JJ, Agarwal A. El impacto del uso de teléfonos celulares, computadoras portátiles y hornos microondas en la fertilidad masculina. En: du Plessis SS, et al., Editores. Infertilidad masculina: una guía completa de factores ambientales y de estilo de vida 2014. p. 161–77. https://doi.org/10.1007/978-1-4939-1040-3_11. © Springer Science + Business Media Nueva York 2014.

Behari J: correlatos biológicos de la exposición a campos electromagnéticos de bajo nivel, general, Toxicología aplicada y de sistemas. Wiley, capítulo de libro 2009, 109. https://doi.org/10.1002/9780470744307.gat171.

Baan R, Grosse Y, Lauby-Secretan B, El Ghissassi F, Bouvard V, Benbrahim-Tallaa L, Guha N, Islami F, Galichet L, Straif K. Carcinogenicidad de campos electromagnéticos de radiofrecuencia. Lancet Oncol. 201112: 624–6.

Monografías de la IARC sobre la evaluación de riesgos carcinogénicos para los seres humanos, volumen 102. Radiación no ionizante, Parte II: Campos electromagnéticos de radiofrecuencia [incluye teléfonos móviles]. Lyon: IARC 2013. http://monographs.iarc.fr/ENG/Monographs/vol102/mono102.pdf

Comisión Internacional de Protección contra Radiaciones No Ionizantes. Directrices para limitar la exposición a campos eléctricos, magnéticos y electromagnéticos que varían en el tiempo (hasta 300 GHz). Health Phys. 199874: 494–522.

Agarwal A, Singh A, Hamada A, Kesari KK. Los teléfonos celulares y la infertilidad masculina: una revisión de las innovaciones recientes en tecnología y sus consecuencias. Int Braz J Urol. 201137: 432–54.

Agarwal A, Deepinder F, Sharma RK, Ranga G, Li J. Efecto del uso del teléfono celular en el análisis de semen en hombres que asisten a una clínica de infertilidad: un estudio observacional. Fertil Steril. 200789: 124–8.

Desai N, Sharma R, Makker K, Sabanegh E, Agarwal A. Niveles fisiológicos y patológicos de especies reactivas de oxígeno en el semen limpio de hombres infértiles. Fertil Steril. 200992: 1626–31.

Mailankot M, Kunnath AP, Jayalekshmi H, Koduru B, Valsalan R. La radiación electromagnética de radiofrecuencia (RF-EMR) de los teléfonos móviles GSM (0,9 / 1,8 GHz) induce estrés oxidativo y reduce la motilidad de los espermatozoides en ratas. Clínicas (Sao Paulo). 200964: 5615.

Agarwal A, Deepinder F, Sharma RK, Ranga G, Li J. Efecto del uso del teléfono celular en el análisis de semen en hombres que asisten a una clínica de infertilidad: un estudio observacional. Fertil Steril. 200889: 124–8.

Pandey N, Giri S, Das S, Upadhaya P. Daño del ADN inducido por radiación de radiofrecuencia (900 MHz) y detención del ciclo celular en células germinales testiculares en ratones albinos suizos. Toxicol Ind Health. 201733: 373–84.

Odacı E, Özyılmaz C. La exposición a un campo electromagnético de 900 MHz durante 1 hora al día durante 30 días cambia la histopatología y bioquímica de los testículos de rata. Int J Radiat Biol. 201691: 547–54.

Zalata A, El-Samanoudy AZ, Shaalan D, El-Baiomy Y, Mostafa T. Efecto in vitro de la radiación del teléfono celular sobre la motilidad, la fragmentación del ADN y la expresión del gen clusterina en el esperma humano. Int J Fertil Steril. 20159: 129–36.

Gorpinchenko I, Nikitin O, Banyra O, Shulyak A. La influencia de la radiación directa de los teléfonos móviles en la calidad del esperma. Cent European J Urol. 201467: 65–71.

Meena R, Kumari K, Kumar J, Rajamani P, Verma HN, Kesari KK. Enfoques terapéuticos de la melatonina en la toxicidad mediada por estrés oxidativo inducida por radiaciones de microondas en el patrón de fertilidad masculina de ratas Wistar. Electromagn Biol Med. 201433: 81–91.

Kumar S, Nirala JP, Behari J, Paulraj R. Efecto de la irradiación electromagnética producida por un teléfono móvil 3G en el sistema reproductor de ratas macho en un escenario simulado. Indian J Exp Biol. 201452: 890–7.

Kesari KK, Kumar S, Behari J. La radiación de microondas de 900 MHz promueve la oxidación en el cerebro de rata. Electromagn Biol Med. 201130: 219–34.

Kesari KK, Behari J. Evidencia de los efectos de la exposición a la radiación de los teléfonos móviles en el patrón reproductivo de ratas macho: papel de ROS. Electromagn Biol Med. 201231: 213–22.

Kumar S, Kesari KK, Behari J. El efecto terapéutico de un campo electromagnético pulsado en los patrones reproductivos de ratas Wistar macho expuestas a un campo de microondas de 2,45 GHz. Clin (São Paulo). 201166: 1237–45.

Kumar S, Kesari KK, Behari J. Influencia de la exposición a microondas en la fertilidad de ratas macho. Fertil Steril. 201115: 1500–2.

Kesari KK, Behari J. Efectos de las radiaciones de microondas a 2,45 GHz en el sistema reproductivo de ratas macho. Toxicol Environ Chem. 201092: 1135–47.

Kesari KK, Behari J. Exposición al microondas que afecta el sistema reproductivo en ratas macho. Appl Biochem Biotechnol. 2010162: 416–28.

Meo SA, Al-Drees AM, Husain S, Khan MM, Imran MB. Efectos de la radiación del teléfono móvil sobre la testosterona sérica en ratas albinas Wistar. Saudi Med J. 201031: 869–73.

Agarwal A, Desai NR, Makker K, Varghese A, Mouradi R, Sabanegh E, Sharma R.Efectos de las ondas electromagnéticas de radiofrecuencia (RF-EMW) de teléfonos celulares en el semen eyaculado humano: un estudio piloto in vitro. Fertil Steril. 200992: 1318–25.

Mailankot M, Kunnath AP, Jayalekshmi H, Koduru B, Valsalan R. La radiación electromagnética de radiofrecuencia (RF-EMR) de los teléfonos móviles GSM (0,9 / 1,8 GHz) induce estrés oxidativo y reduce la motilidad de los espermatozoides en ratas. Clínicas. 200964: 561–5.

De Iuliis GN, King BV, Aitken RJ. Radiación electromagnética y estrés oxidativo en la línea germinal masculina. En: Agarwal A, Aitken RJ, Alvarez JG, editores. Estudios sobre salud y fertilidad masculina. Nueva York: Humana Press 2012. p. 119-30.

Yan JG, Agresti M, Bruce T, Yan YH, Granlund A, Matloub HS. Efectos de las emisiones de teléfonos móviles sobre la motilidad de los espermatozoides en ratas. Fertil Steril. 200788: 957–64.

Kesari KK, Kumar S, Behari J. Efectos de la exposición a ondas electromagnéticas de radiofrecuencia de teléfonos móviles en el patrón reproductivo en ratas Wistar macho. Appl Biochem Biotechnol. 2011164: 546–59.

Sharma A, Kesari KK, Verma HN, Sisodia R. Disfunciones neurofisiológicas y de comportamiento después de la exposición a campos electromagnéticos: una relación dosis-respuesta. En: Kesari K, editor. Perspectivas en toxicología ambiental. Basilea, Suiza: Springer International Publishing 2017. p. 01-30. https://doi.org/10.1007/978-3-319-46248-6_1.

Lai H, Singh NP. La hebra de ADN inducida por campos magnéticos se rompe en las células cerebrales de la rata. Perspectiva de salud ambiental. 2004112: 687–94.

Lai H, Singh NP. La melatonina y la N-terc-butil-alfa-fenilnitrona bloquean las roturas de cadena simple y doble del ADN inducidas por el campo magnético de 60 Hz en las células del cerebro de rata. J Pineal Res. 199722: 152–62.

Simko M. El estado redox específico del tipo de célula es responsable de diversos efectos del campo electromagnético. Curr Med Chem. 200714: 1141–52.

Bhat MA. Efectos de las ondas electromagnéticas emitidas por teléfonos móviles en el fertilizante masculino. Ingeniería Informática y Sistemas Inteligentes. 20134 (3): 51–64

Cómo funciona la radiación de los teléfonos móviles. HowStuffWorks, una división de InfoSpace Holdings LLC, una empresa System1. 2001 Disponible en: https://electronics.howstuffworks.com/cell-phone-radiation1.htm.

Sharma A, Kesari KK, Saxena VK, Sisodia R. La influencia de la exposición prenatal a la radiación de microondas de 10 GHz en el cerebro de un ratón en desarrollo. Gen Physiol Biophys. 201736: 41–51.

Barnett J, Timotijevic L, Shepherd R, Senior V. Respuestas públicas a la información de precaución del Departamento de Salud (Reino Unido) sobre los posibles riesgos para la salud de los teléfonos móviles. Política de salud. 200782: 240–50.

Kang XK, Li LW, Leong MS, Kooi PS. Un método de estudio de momentos de SAR dentro de la cabeza humana esferoidal y la distribución de corriente entre las antenas inalámbricas de los teléfonos. J Electromag Waves Appl. 200115: 61.

Dimbylow PJ, Mann SM. Cálculos de SAR en un modelo anatómicamente realista del cabezal para transceptores de comunicaciones móviles a 900 MHz y 1.8 GHz. Phy Med Biol. 199439: 1537–44.

Rothman KJ, Chou CK, Morgan R, Balzano Q, Guy AW, Funch DP. Evaluación de la exposición a teléfonos celulares y otras radiofrecuencias para la investigación epidemiológica. Epidemiología. 19967: 291–8.

Seyhan N, Guler G. Revisión de estudios in vivo de campos eléctricos estáticos y ELF realizados en el departamento de biofísica de Gazi. Electromag Biol Med. 200625: 307–23.

Odacı E, Bas O, Kaplan S. Efectos de la exposición prenatal a un campo electromagnético de 900 MHz en el giro dentado de ratas: un estudio estereológico e histopatológico. Brain Res. 20081238: 224–9.

Lee HJ, Pack HJ, Kim TH, Kim N, Choi SY, Lee JS, Kim SH, Lee YS. La falta de cambios histológicos de la radiofrecuencia basada en teléfonos celulares CDMA en testículos de rata. Bioelectromagnetica. 201031: 528–34.

Ulubay M, Yahyazadeh A, Deniz ÖG, Kıvrak EG, Altunkaynak BZ, Erdem G, Kaplan S. Efectos de las exposiciones prenatales a campos electromagnéticos de 900 MHz en la histología del riñón de rata. Int J Radiat Biol. 20159: 35–41.

Türedi S, Hancı H, Topal Z, Ünal D, Mercantepe T, Bozkurt I, Kaya H, Odacı E. Los efectos de la exposición prenatal a un campo electromagnético de 900 MHz en el corazón de una rata macho de 21 días. Electromag Biol Med. 201534 (4): 390.

Chandra A, Martinez GM, Mosher WD, Abma JC, Jones J. Fertilidad, planificación familiar y salud reproductiva de mujeres estadounidenses: datos de la encuesta nacional de 2002 sobre el crecimiento familiar. Estadísticas de salud vital. 200525: 1–160.

Homan GF, Davies M, Norman R. El impacto de los factores del estilo de vida en el rendimiento reproductivo en la población general y en aquellos que se someten a un tratamiento de infertilidad: una revisión. Actualización de Hum Reprod. 200713: 209–23.

Al-Akhras MA, Elbetieha A, Hasan MK, Al-Omari I, Darmani H, Albiss B. Efectos del campo magnético de frecuencia extremadamente baja sobre la fertilidad de ratas machos y hembras adultas. Bioelectromagnetica. 200122: 340–4.

Lee JS, Ahn SS, Jung KC, Kim YW, Lee SK. Efectos de la exposición a un campo electromagnético de 60 Hz sobre la apoptosis de células germinales testiculares en ratones. Asiático J Androl. 20046: 29–34.

Kim YW, Kim SH, Lee JS, Kim YJ, Lee SK, Seo JN Jung KC, Kim N, Gimm Y.Efectos del campo magnético de 60 Hz 14 μ T sobre la apoptosis de células testiculares en ratones. Bioelectromagnetica. 200930: 66–72.

Li DK, Yan B, Li Z, Gao E, Miiao M, Gong D, Weng X, Ferber JR, Yuan W. Exposición a campos magnéticos y riesgo de mala calidad del esperma. Reproducir Toxicol. 201029: 86–92.

Fejes I, Z á vaczki Z, Szöllosi J, Koloszár S, Daru J, Kovács L, P ál A. ¿Existe una relación entre el uso del teléfono celular y la calidad del semen? Arch Androl. 200551: 385–93.

Heynick LN, Merritt JH. Campos de radiofrecuencia y teratogénesis. Bioelectromagnetica. 2003 (S6): S1-174–86. https://doi.org/10.1002/bem.10127.

Kumar S, Behari J, Sisodia R. Influencia de los campos electromagnéticos en el sistema reproductivo de ratas macho. Int J Rad Biol. 201389 (3): 147.

Mortazavi SMJ, Tavassoli AR, Ranjbari F, Moammaiee P. Efectos del campo electromagnético de las computadoras portátiles en la calidad del esperma. J Reprod Infertil. 201011: 251–8.

Gorpinchenko I, Nikitin O, Banyra O, Shulyak A. La influencia de la radiación directa de los teléfonos móviles en la calidad del esperma. Central Europ J Urol. 201467: 65–71.

Jonwal C, Sisodia R, Saxena VK, Kesari KK. Efecto de la radiación de microondas de 2,45 GHz sobre el patrón de fertilidad en ratones machos. Gen Physiol Biophys. 201837 (4): 453-460. https://doi.org/10.4149/gpb_2017059.

De Iuliis GN, Newey RJ, King BV, Aitken RJ. La radiación de los teléfonos móviles induce la producción de especies reactivas de oxígeno y el daño del ADN en los espermatozoides humanos in vitro. Más uno. 20094: e6446.

Al-Damegh MA. Deterioro testicular de rata inducido por radiación electromagnética de un teléfono celular convencional y los efectos protectores de los antioxidantes vitaminas C y E. Clínicas. 201267: 785–92.

Ghanbari M, Mortazavi SB, Khavanin A, Khazaei M. Los efectos de las ondas de los teléfonos celulares (banda 900 MHz-GSM) en los parámetros de los espermatozoides y la capacidad antioxidante total en ratas. Int J Fertility Steril. 20137: 21–8.

Kilgallon SJ, Simmons LW. El contenido de la imagen influye en la calidad del semen de los hombres. Biol Lett. 20051: 252–5.

Al-Bayyari N. El efecto del uso de teléfonos celulares en la calidad del semen y la fertilidad entre los hombres jordanos. Middle East Fertil Society J. 201722: 178–82.

Erogul O, Oztas E, Yildirim I, Kir T, Aydur E, Komesli G, Irkilata HC, Irmak MK, Peker AF. Efectos de la radiación electromagnética de un teléfono celular sobre la motilidad del esperma humano: un estudio in vitro. Arch Med Res. 200637: 840–3.

La Vignera S, Condorelli RA, Vicari E, D’Agata R, Calogero AE. Efectos de la exposición a teléfonos móviles en la reproducción masculina: una revisión de la literatura. J Androl. 201233: 350–6.

Luo Y, Wang X, Chen Y, Xu S, Ding G, Shi C.Efectos de la radiación electromagnética sobre la morfología y la expresión de TGF-β3 en tejido testicular de ratón. Toxicología. 2013310: 8–14.

Berensztein EB, Sciara MI, Rivarola MA, Belgorosky A. Apoptosis y proliferación de células somáticas y germinales testiculares humanas durante la prepubertad: alta tasa de crecimiento testicular en recién nacidos mediada por una disminución de la apoptosis. J Clin Endocrinol Metab. 200287: 5113–8.

Blanco-Rodríguez J. Cuestión de vida y muerte: el significado de la muerte de las células germinales durante la espermatogénesis. Int J Androl. 199821: 236–48.

Gochfeld M. Peligros químicos. En: Levy BS, Wegman DH, Baron SL, Sokas RK, editores. Sección III (exposición a peligros) capítulo 13 2006. p. 269–310.

Dunphy WG, Brizuela L, Beach D. La proteína Xenopus cdc2 es un componente de MPF, regulador acitoplasmático de la mitosis. Celda. 198854: 423–31.

Gautier J, Norbury C, Lohka M, Nuese P, Mailer J. El factor promotor de la maduración purificado contiene el producto de un homólogo de Xenopus del gen cdc2 de control del ciclo celular de levadura de fisión. Celda. 198854: 433–9.

Naor Z, Breitbart H. Proteína quinasa C y reacción acrosómica de espermatozoides de mamíferos. TEM. 19978: 337–42.

White D, de Lamirande E, Gagnon C. La proteína quinasa C es un importante mediador de señalización asociado con la motilidad de los espermatozoides de erizo de mar intactos. J Exp Biol. 2007210: 4053–64.

Ohkusu K, Isobe K, Hidaka H, ​​Nakashima I.Elucidación de la vía de apoptosis dependiente de la proteína quinasa C en distintos linfocitos T en MRL-lpr / lpr ratones. Eur J Immunol. 198625: 3180–6.

Wallimann T, Moser H, Zurbriggen B, Wegmann G, Eppenberger HM. Isoenzimas de creatina quinasa en espermatozoides. J Muscle Res Cell Motil. 19867: 25–34.

Vigue C, Vigue L, Huszar G. Concentraciones de trifosfato de adenosina (ATP) y proporciones de ATP / difosfato de adenosina en espermatozoides humanos de muestras normospérmicas, oligospérmicas y astenospérmicas y en sus fracciones swim-up: falta de correlación entre los parámetros de ATP y la creatincinasa de espermatozoides concentraciones. J Androl. 199213: 305-11.

Dohle GR. Infertilidad masculina en pacientes con cáncer: revisión de la literatura. Int J Urol. 201017: 327–31.

Wang SM, Wang DW, Peng RY, Gao YB, Yang Y, Hu WH, et al. Efecto de la irradiación de pulsos electromagnéticos sobre la estructura y función de las células de Leydig en ratones. Zhonghua Nan Ke Xue. 20039: 327–30.

Sharpe R. Regulación de la espermatogénesis. En: Knobil ENJ, editor. La fisiología de la reproducción. Nueva York: Raven Press 1994. p. 1363–434.

Steinberger E. Control hormonal de la espermatogénesis de mamíferos. Physiol Rev. 197151: 1–22.

Burch JB, Reif JS, Noonan CW, Ichinose T, Bachand AM, Koleber TL, et al. Secreción de metabolitos de melatonina entre usuarios de teléfonos celulares. Int J Radiat Biol. 200278: 1029–36.

Jarupat S, Kawabata A, Tokura H, Borkiewicz A. Efectos del campo electromagnético de 1900 MHz emitido por un teléfono celular sobre la secreción nocturna de melatonina. J Physiol Anthropol. 200322: 61–3.

Jackson FL, Heindel JJ, Preslock JP, Berkowitz AS. Alteraciones en el contenido hipotalámico de la hormona liberadora de hormona luteinizante asociadas con la regresión testicular mediada por pineal en el hámster dorado. Biol Reprod. 198431: 436–45.

Bittman EL, Kaynard AH, Olster DH, Robinson JE, Yellow SM, Karsch FJ. La melatonina pineal media el control fotoperiódico de la secreción pulsátil de la hormona luteinizante en la oveja. Neuroendocrinología. 198540: 409–18.

Vanecek J. La melatonina inhibe la liberación de hormona luteinizante (LH) mediante la disminución de [Ca2 +] i y AMP cíclico. Physiol Res. 199847: 329–35.

Diem E, Schwarz C, Adlkofer F, Jahn O, Rüdiger H.Rotura no térmica del ADN por radiación de teléfonos móviles (1800 MHz) en fibroblastos humanos y en células transformadas de la granulosa de rata GFSH-R17 in vitro. Mutat Res. 2005583: 178–83.

Schwarz C, Kratochvil E, Pilger A, Kuster N, Adlkofer F, Rüdiger HW. Los campos electromagnéticos de radiofrecuencia (UMTS, 1.950 MHz) inducen efectos genotóxicos in vitro en fibroblastos humanos pero no en linfocitos. Int Arch Occup Environ Health. 200881: 755–67.

Kesari KK, Meena R, Nirala J, Kumar J, Verma HN. Efecto de la exposición a un teléfono celular 3G con un motor paso a paso 2-D controlado por computadora sobre la activación no térmica de la vía de estrés hsp27 / p38MAPK en el cerebro de rata. Cell Biochem Biophys. 201468: 347–58.

Kumar S, Behari J, Sisodia R. Impacto del microondas en la banda X en la etiología de la infertilidad masculina. Electromagn Biol Med. 201231: 223–32.

Schulte RT, Ohl DA, Sigman M, Smith GD. Daño del ADN espermático en la infertilidad masculina: etiologías, ensayos y resultados. J Assist Reprod Genet. 201027: 3–12.

Zini A, Bielecki R, Phang D, Zenzes MT. Correlaciones entre dos marcadores de integridad del ADN espermático, desnaturalización y fragmentación del ADN, en hombres fértiles e infértiles. Fertil Steril. 2001a75: 674–7.

Zini A, Kamal K, Phang D, Willis J, Jarvi K.Variabilidad biológica de la desnaturalización del ADN del esperma en hombres infértiles. Urología. 2001b58: 258–61.

Naziroglu M, Gumral N.Efectos moduladores de L-carnitina y selenio en dispositivos inalámbricos (2,45 GHz) -estrés oxidativo inducido y registros de electroencefalografía en cerebro de rata. Int J Radiat Biol. 200985: 680–9.

Oni OM, Amuda DB, Gilbert CE. Efectos de la radiación de radiofrecuencia de dispositivos WiFi en el semen eyaculado humano. Int J Res Rev Appl Sci. 20119: 292–4.

Nikolova T, Czyz J, Rolletschek A, Blyszczuk P, Fuchs J, Jovtchev G, et al. Los campos electromagnéticos afectan los niveles de transcripción de genes relacionados con la apoptosis en células progenitoras neurales derivadas de células madre embrionarias. FASEB J. 200519: 1686–8.

Luzhna L, Kathiria P, Kovalchuk O. Micronuclei en la evaluación de la genotoxicidad: de la genética a la epigenética y más allá. Front Genet. 20134: 131.

Adiga SK, Upadhya D, Kalthur G, Bola SSR, Kumar P. Cambios transgeneracionales en la integridad genética somática y de la línea germinal de la descendencia de primera generación derivada del esperma dañado en el ADN. Fertil Steril. 201093: 2486–90.

Fenech M, Morley AA. Medida de micronúcleos en linfocitos. Mutat Res. 1985147: 29–36.

Zotti-Martelli L, Peccatori M, Scarpato R, Migliore L. Inducción de micronúcleos en linfocitos humanos expuestos in vitro a radiación de microondas. Mutat Res. 2000472: 51–8.

Kesari KK, Luukkonen J, Juutilainen J, Naarala J. La inestabilidad genómica inducida por campos magnéticos de 50Hz es un proceso de evolución dinámica que no está bloqueado por el tratamiento antioxidante. Mutat Res Genet Toxicol Environ Mutagen. 2015794: 46–51.

Luukkonen J, Liimatainen A, Juutilainen J, Naarala J. Inducción de inestabilidad genómica, procesos oxidativos y actividad mitocondrial por campos magnéticos de 50Hz en células de neuroblastoma SH-SY5Y humanas. Mutat Res. 2014760: 33–41.

Lehti MS, Sironen A. Formación y función de la manchette y el flagelo durante la espermatogénesis. Reproducción. 2016151: R43–54.

Chemes HE, Sedo CA. Historias de dolores de cabeza en la cola y los espermatozoides: conceptos cambiantes sobre el significado pronóstico de las patologías de los espermatozoides que afectan la cabeza, el cuello y la cola. Asiático J Androl. 201214: 14–23.

Sha YW, Ding L, Li P. Manejo de la discinesia ciliar primaria / síndrome de Kartagener en pacientes masculinos infértiles y progreso actual en la definición del mecanismo genético subyacente. Asiático J Androl. 201416: 101–6.

O'Donnell L, O'Bryan MK. Microtúbulos y espermatogénesis. Semin Cell Dev Biol. 201430: 45–54.

Zalata AA, Ahmed AH, Allamaneni SS, Comhaire FH, Agarwal A. Relación entre la actividad de acrosina de los espermatozoides humanos y el estrés oxidativo. Asiático J Androl. 20046: 313–8.

Taha EA, Ez-Aldin AM, Sayed SK, Ghandour NM, Mostafa T. Efecto del tabaquismo sobre la vitalidad del esperma, la integridad del ADN, el estrés oxidativo seminal, el zinc en hombres fértiles. Urología. 201280: 822–5.

Elsaved NM. Movilización de antioxidantes en respuesta al estrés oxidativo: una interacción nutricional ambiental dinámica. Nutr. 200117: 828–34.

Awanti SM, Ingin JB, Jeevangi SR, Patil GA, Awanti BS. El efecto de la radiación de radiofrecuencia emitida por los teléfonos móviles sobre los oxidantes y antioxidantes del plasma en usuarios de teléfonos móviles. J Clini Diag Res. 20104: 2758–61.

Fraga CG, Motchnik PA, Shigenaga MK, Helbock HJ, Jacob RA, Ames BN. El ácido ascórbico protege contra el daño oxidativo endógeno del ADN en el esperma humano. Proc Nat Acad Sci. 199188: 11003–6.

Sheikh N, Amiri I, Farimani M, Najafi R, Hadeie J. Correlación entre los parámetros de los espermatozoides y la fragmentación del ADN de los espermatozoides en hombres fértiles e infértiles. Irán J Reprod Med. 20086: 13–8.

Garrido N, Meseguer M, Alvarez J, Simon C, Pellicer A, Remohi J. Relación entre los parámetros estándar del semen, actividad glutatión peroxidasa / glutatión reductasa y expresión de ARNm y contenido reducido de glutatión en espermatozoides eyaculados de hombres fértiles e infértiles. Fertil Steril. 200482: 1059–66.

Kumar S, Kesari KK, Behari J. Evaluación de los efectos genotóxicos en ratas Wistar macho después de la exposición a microondas. Indian J Exp Biol. 201048: 586–92.

Alvarez JG, Touchstone JC, Blasco L, Storey BT. Peroxidación lipídica espontánea y producción de peróxido de hidrógeno y superóxido en espermatozoides humanos. J Androl. 19878: 338–48.

Plante M, de Lamirande E, Gagnon C. Las especies reactivas de oxígeno liberadas por los neutrófilos activados, pero no por los espermatozoides deficientes, son suficientes para afectar la motilidad normal de los espermatozoides. Fertil Steril. 199462: 387–93.

Aitken RJ, Curry BJ. Regulación redox de la función de los espermatozoides humanos: desde el control fisiológico de la capacidad de los espermatozoides hasta la etiología de la infertilidad y el daño del ADN en la línea germinal. Señal redox antioxidante. 201114: 367–81.

Shi T-Y, Chen G, Huang X, Yuan Y, Wu X, Wu B, et al. Efectos de las especies reactivas de oxígeno de leucocitos activados sobre la motilidad, viabilidad y morfología de los espermatozoides humanos. Andrologia. 201144: 696–703.

Mundy AJ, Ryder TA, Edmonds DK. Asenozoospermia y pieza intermedia de esperma humano. Hum Reprod. 199510: 116–9.

Pelliccione F, Micillo A, Cordeschi G, D'Angeli A, Necozione S, Gandini L, Lenzi A, Francavilla F, Francavilla S. La ultraestructura alterada de las membranas mitocondriales está fuertemente asociada con astenozoospermia inexplicable. Fertil Steril. 201195: 641–6.

Agarwal A, Virk G, Ong C, du Plessis SS. Efecto del estrés oxidativo sobre la reproducción masculina. World J Mens Health. 201432: 1–17.

Aitken RJ, Jones KT, Robertson SA. Especies reactivas de oxígeno y revisión de la función de los espermatozoides, en la enfermedad y en la salud. J Androl. 201233: 1096–106.

Koppers AJ, Mitchell LA, Wang P, Lin M, Aitken RJ. Participación de la vía de señalización de fosfoinositido 3-quinasa en una cascada apoptótica truncada asociada con pérdida de motilidad y daño oxidativo del ADN en espermatozoides humanos. Biochem J. 2011436: 687–98.

Aitken RJ, Baker MA. Estrés oxidativo, supervivencia espermática y control de la fertilidad. Mol Cell Endocrinol. 2006250: 66–9.

Athayde KS, Cocuzza M, Agarwal A, Krajcir N, Lucon AM, Srough M, et al. Desarrollo de valores de referencia normales para especies de oxígeno reactivo seminal y su correlación con parámetros de leucocitos y semen en una población fértil. J Androl. 200728: 613-20.

Moein MR, Dehghani VO, Tabibnejad N, Vahidi S. Nivel de especies reactivas de oxígeno (ROS) en el plasma seminal de hombres infértiles y donantes sanos. Irán J Reprod Med. 20075: 51–5.

Guz J, Gackowski D, Foksinski M, Rozalski R, Zarakowska E, Siomek A, et al. Comparación de estrés oxidativo / daño del ADN en el semen y la sangre de hombres fértiles e infértiles. Más uno. 20138: e68490.

Kullisaar T, Türk S, Kilk K, Ausmees K, Punab M, Mändar R. Niveles elevados de peróxido de hidrógeno y óxido nítrico en parejas masculinas de parejas infértiles. Andrología. 20131: 850–8.

Bortkiewicz A. Un estudio sobre los efectos biológicos de la exposición a los campos electromagnéticos de la frecuencia de los teléfonos móviles. Med Pr. 200152: 101–6.

Sofikitis N, Giotitsas N, Tsounapi P, Baltogiannis D, Giannakis D, Pardalidis N. Regulación hormonal de la espermatogénesis y la espermiogénesis. J Steroid Biochem Mol Biol. 2008109: 323–30.

Kesari KK, Kumar S, Behari J. Patofisiología de la radiación de microondas: efecto sobre el cerebro de rata. Appl Biochem Biotechnol. 2012166: 379–88.

Oktem F, Ozguner F, Mollaoglu H, Koyu A, Uz E. Daño oxidativo en el riñón inducido por un teléfono móvil emitido a 900 MHz: protección por melatonina. Arch Med Res. 200536: 350–5.

Lincoln GA, Maeda KI. Efectos reproductivos de la colocación de microimplantes de melatonina en el hipotálamo mediobasal y área preóptica en carneros. J Endocrinol. 1992132: 201–15.

Malpaux B, Daveau A, Maurice F, Gayrard V, Thiery JC. Efectos de la melatonina en días cortos sobre la secreción de hormona luteinizante en la oveja: evidencia de sitios centrales de acción en el hipotálamo mediobasal. Biol Reprod. 199348: 752–60.

Vakalopoulos I, Dimou P, Anagnostou I, Zeginiadou T. Impacto del cáncer y el tratamiento del cáncer en la fertilidad masculina. Hormonas (Atenas). 201514: 579–89.

Huyghe E, Matsuda T, Daudin M, Chevreau C, Bachaud JM, Plante P, Bujan L, Thonneau P. Fertilidad después de los tratamientos del cáncer de testículo: resultados de un gran estudio multicéntrico. Cáncer. 2004100: 732–7.

Brydøy M, Fosså SD, Klepp O, Bremnes RM, Wist EA, Wentzel-Larsen T, Dahl O. Paternidad después del tratamiento del cáncer de testículo. J Natl Cancer Inst. 200597: 1580–8.

Huddart RA, Norman A, Moynihan C, Horwich A, Parker C, Nicholls E, Dearnaley DP. Fertilidad, función gonadal y sexual en supervivientes de cáncer testicular. Br J Cancer. 200593: 200–7.

Pasqualotto FF, Agarwal A: Impacto de los cánceres y el tratamiento en la fertilidad masculina: efectos de la radiación en la espermatogénesis. Preservación de la fertilidad en pacientes masculinos con cáncer, ed. John P. Mulhall, Linda D. Applegarth, Robert D. Oates y Peter N. Schlegel. Prensa de la Universidad de Cambridge. Cambridge University Press 2013. Capítulo 12, Sección 3, págs. 104–109.

Arnon J, Meirow D, Lewis-Roness H, Ornoy A. Efectos genéticos y teratogénicos de los tratamientos contra el cáncer en gametos y embriones. Actualización de Hum Reprod. 20017: 394–403.

Ogilvy-Stuart A, Shalet S. Efecto de la radiación en el sistema reproductor humano. Perspectiva de salud ambiental. 1993101: 109–16.

Biedka M, Kuźba-Kryszak T, Nowikiewicz T, Żyromska A. Deterioro de la fertilidad en radioterapia. Contemp Oncol (Pozn). 201620: 199–204.

Ståhl O, Eberhard J, Jepson K, Spano M, Cwikiel M, Cavallin-Ståhl E, Giwercman A. Integridad del ADN del esperma en pacientes con cáncer de testículo. Hum Reprod. 200621: 3199–205.

Galarneau GJ, Nagler HM. Terapias rentables para la infertilidad en los años 90: para tratar o curar? Contemp Urol. 199911: 32–45.

Shalet SM, Tsatsoulis A, Whitehead E, Read G. La vulnerabilidad de la célula de Leydig humana al daño por radiación depende de la edad. J Endocrinol. 1989120: 161–5.

Rowley MJ, Leach DR, Warner GA, Heller CG. Efecto de dosis graduadas de radiación ionizante en el testículo humano. Radiat Res. 197459: 665–78.

Abuelhija M, Weng CC, Shetty G, Meistrich ML. Modelos de rata de recuperación de la espermatogénesis después de la irradiación: diferencias entre cepas. Andrología. 20131: 206–15.

Mazur-Roszak M, Tomczak P, Litwiniuk M, Markowska J. Oncología e infertilidad: cuestiones seleccionadas. Parte I. ¿Qué causa los trastornos de la fertilidad? Contemp Oncol. 20059: 26–9.

Meistrich ML. Los efectos de la quimioterapia y la radioterapia sobre la espermatogénesis en humanos. Fertil Steril. 2013100: 1180–6.

Martin RH, Hildebrand K, Yamamoto J. Aumento de la frecuencia de anomalías cromosómicas en los espermatozoides humanos después de la radioterapia. Mutat Res. 1986174: 219-25.

Wo J, Viswanathan A. Impacto de la radioterapia en la fertilidad, el embarazo y los resultados neonatales en pacientes con cáncer. Int J Radiat Oncol Biol Phys. 200973: 1304–12.

Hahn E, Feingold S, Nisce L.Aspermia y recuperación de la espermatogénesis en pacientes con cáncer después de la irradiación gonadal incidental durante el tratamiento: un informe de progreso. Radiología. 1976119: 223–5.

Ianas O, Olnescu R, Badescu I. Participación de la melatonina en el estrés oxidativo. Rom J Endocrinol. 199129: 147–53.

Reiter RJ, Melchiorri D, Sewerynek E, et al. Una revisión de la evidencia que respalda el papel de la melatonina como antioxidante. J Pineal Res. 199518: 1–11.

Reiter RJ, Tan DX, Cabrera J y col. Derivados de melatonina y triptófano como depuradores de radicales libres y antioxidantes. Adv Exp Med Biol. 1999467: 379–87.

Reiter RJ, Tan DX, Acuña-Castroviejo D, et al. Melatonina: mecanismos y acciones como antioxidante. Curr Top Biophys. 200024: 171–83.

Reiter R, Tang L, García JJ, Muñoz-Hoyos A. Acciones farmacológicas de la melatonina en la fisiopatología de los radicales de oxígeno. Life Sci. 199760: 2255–71.

Ozguner F, Bardak Y, Comlekci S. Efectos protectores de la melatonina y el éster fenetílico del ácido cafeico contra el estrés oxidativo retiniano en el uso prolongado del teléfono móvil: un estudio comparativo. Mol Cell Biochem. 2006282: 83–8.

Rodríguez C, Mayo JC, Sainz RM, Antolín I, Herrera F, Martín V, Reiter RJ. Regulación de las enzimas antioxidantes: un papel importante de la melatonina. J Pineal Res. 200436: 1–9.

Martin M, Macias M, Escames G, Leon J, Acuna-Castroviejo D. La melatonina, pero no las vitaminas C y E, mantiene la homeostasis del glutatión en el estrés oxidativo mitocondrial inducido por hidroperóxido de terc-butilo. FASEB J. 200014: 1677–9.

Winiarska K, Fraczyk T, Melinska D, Drozak J, Bryla J. La melatonina atenúa el estrés oxidativo inducido por la diabetes en conejos. J Pineal Res. 200640: 168–76.

Li MJ, Yin YC, Wang J, Jiang YF. Compuestos del té verde en la prevención y el tratamiento del cáncer de mama. Mundo J Clin Oncol. 2014a5: 520–8.

Rahmani AH, Al Shabrmi FM, Allemailem KS, Aly SM, Khan MA: Implicaciones del té verde y sus constituyentes en la prevención del cáncer a través de la modulación de la vía de señalización celular. Biomed Res Int. 20151–12. https://doi.org/10.1155/2015/925640.

Schramm L. Going green: el papel del componente del té verde EGCG en la quimioprevención. J Carcinog Mutágeno. 20134: 1000142.

Yang CS, Lambert JD, Sang S. Actividades antioxidantes y anticancerígenas de los polifenoles del té. Arch Toxicol. 200983: 11-21.

Roychoudhury S, Agarwal A, Virk G, Cho CL. Papel potencial de las catequinas del té verde en el manejo de la infertilidad asociada al estrés oxidativo. Reprod BioMed Online. 2017. https://doi.org/10.1016/j.rbmo.2017.02.006.

Basu A, Lucas EA. Mecanismos y efectos del té verde sobre la salud cardiovascular. Nutr Rev. 200765: 361–75.

Hara Y. Funciones fisiológicas de los polifenoles del té: parte 2. Am Biotechnol Lab. 199412: 18.

Galleano M, Verstraeten SV, Oteiza PI, Fraga CG. Acciones antioxidantes de los flavonoides: análisis termodinámico y cinético. Arch Biochem Biophys. 2010501: 23–30.

Perron NR, Brumaghim JL. Una revisión de los mecanismos antioxidantes de los compuestos polifenólicos relacionados con la unión del hierro. Cell Biochem Biophys. 200953: 75–100.

Kim MJ, Rhee SJ. Las catequinas del té verde protegen a las ratas del daño oxidativo inducido por microondas en el tejido cardíaco. J Med Food. 20047: 299-304.

Zahedifar Z, Baharara J. Efecto del extracto de té verde en la reducción de las lesiones genotóxicas de las microondas de los teléfonos móviles en la médula ósea. Zahedan J Res Med Sci. 201315: 39–44.


Varios usos

Varios usos del audio con ritmos binaurales integrados

Los usos del audio con ritmos binaurales incrustados que se mezclan con música o con varios sonidos rosados ​​o de fondo son diversos. Van desde la relajación, la meditación, la reducción del estrés, el manejo del dolor, la mejora de la calidad del sueño, la disminución de los requisitos de sueño, el súper aprendizaje, la creatividad y la intuición mejoradas, la visión remota, la telepatía y la experiencia extracorporal y los sueños lúcidos. El audio integrado con ritmos binaurales a menudo se combina con varias técnicas de meditación, así como con afirmaciones positivas y visualización.

Arrastre resonante de sistemas oscilantes

El arrastre resonante de sistemas oscilantes es un principio bien entendido dentro de las ciencias físicas. Si se golpea un diapasón diseñado para producir una frecuencia de 440 Hz (lo que hace que oscile) y luego se coloca cerca de otro diapasón de 440 Hz, el segundo diapasón comenzará a oscilar. Se dice que el primer diapasón ha arrastrado al segundo o lo ha hecho resonar. La física del arrastre también se aplica a los biosistemas. Aquí son de interés las ondas cerebrales electromagnéticas. La actividad electroquímica del cerebro da como resultado la producción de formas de ondas electromagnéticas que pueden medirse objetivamente con equipos sensibles. Las ondas cerebrales cambian de frecuencia según la actividad neuronal dentro del cerebro. Dado que la actividad neuronal es electroquímica, la función cerebral puede modificarse mediante la introducción de sustancias químicas específicas (fármacos), alterando el entorno electromagnético del cerebro mediante inducción o mediante técnicas de arrastre resonante.

El descubrimiento de los ritmos binaurales

Los latidos binaurales fueron descubiertos en 1839 por un experimentador alemán, H. W. Dove. La capacidad humana de "oír" latidos binaurales parece ser el resultado de una adaptación evolutiva. Muchas especies evolucionadas pueden detectar latidos binaurales debido a su estructura cerebral. Las frecuencias a las que se pueden detectar los latidos binaurales cambian según el tamaño del cráneo de la especie. En el ser humano, los latidos binaurales pueden detectarse cuando las ondas portadoras están por debajo de aproximadamente 1000 Hz (Oster, 1973). Por debajo de 1000 Hz, la longitud de onda de la señal es más larga que el diámetro del cráneo humano. Por lo tanto, las señales por debajo de 1000 Hz se curvan alrededor del cráneo por difracción. El mismo efecto se puede observar con la propagación de ondas de radio. Las ondas de radio de baja frecuencia (longitud de onda más larga) (como la radio AM) viajan alrededor de la tierra sobre y entre montañas y estructuras. Las ondas de radio de frecuencia más alta (longitud de onda más corta) (como radio FM, TV y microondas) viajan en línea recta y no pueden curvarse alrededor de la tierra. Las montañas y las estructuras bloquean estas señales de alta frecuencia. Debido a que las frecuencias por debajo de 1000 Hz se curvan alrededor del cráneo, las señales entrantes por debajo de 1000 Hz son escuchadas por ambos oídos. Pero debido a la distancia entre los oídos, el cerebro "escucha" las entradas de los oídos como desfasadas entre sí. A medida que la onda de sonido pasa alrededor del cráneo, cada oído recibe una porción diferente de la onda. Es esta diferencia de fase de la forma de onda la que permite una ubicación precisa de los sonidos por debajo de 1000 Hz (9). La búsqueda de dirección de audio a frecuencias más altas es menos precisa que para frecuencias por debajo de 1000 Hz. A 8000 Hz, el pabellón auricular (oído externo) se vuelve eficaz como ayuda para la localización. En resumen, la capacidad del cerebro para detectar una diferencia de fase en la forma de onda es lo que le permite percibir los latidos binaurales.


Resumen de efectos electromagnéticos sobre la salud

Enfermedades potencialmente mortales

  • Alzheimer & # 8217sEnfermedad
  • Cáncer de cerebro (adulto y niño)
  • Cáncer de mama (masculino y femenino)
  • Arritmia cardiaca
  • Miocardiopatía
  • Depresión (que también conduce al suicidio)
  • Enfermedad del corazón
  • Leucemia (adultos y niños)
  • Aborto espontáneo

Otras condiciones y síntomas

  • Alergias
  • Asma
  • Autismo
  • Presión arterial (elevada)
  • Dificultades de concentración
  • Depresión
  • Diabetes
  • Electrosensibilidad
  • Fatiga
  • Infecciones frecuentes
  • Dolores de cabeza
  • Cambios hormonales
  • Daño al sistema inmunológico
  • Problemas de salud mental
  • Daño en el nervio
  • Alteración del sueño
  • Quejas de la piel
  • Anomalías de los espermatozoides
  • Tinnitus

Esta lista no esta de ninguna manera completa. Eso es porque todos reaccionamos de manera diferente al estrés EMF.

Si tiene tiempo (15 minutos), vea este video de presentación de la Dra. Sharon Goldberg, que se refiere a varios efectos dañinos de los CEM y su preocupación por nuestra creciente exposición a muchas fuentes diferentes, incluido el inminente lanzamiento de redes 5G.

Efectos sobre la salud de la torre celular

Roger Santini (Ver Pubmed) realizó un estudio de encuesta utilizando un cuestionario en 2002. El cuestionario se envió a 530 personas que viven en las cercanías de torres de telefonía móvil (estaciones base de telefonía móvil).

Las personas que dijeron que vivían más cerca de una torre celular se quejaron significativamente más a menudo & # 8211 sobre una amplia gama de problemas de salud & # 8211 que las que vivían más lejos. Aquí hay un gráfico que muestra esos resultados & # 8211 que ya no puedo encontrar en línea, desafortunadamente & # 8211, pero el estudio está disponible en Pubmed. Esta imagen, tal como se presenta aquí, es un poco difícil de descifrar, pero creo que comprenderá la esencia de la misma.

Torre celular que causa problemas de salud

¡La información empodera! ¡Comparta & # 8217s!

¿Es este tipo de & # 8220science & # 8221 demasiado endeble para ser tomado en serio por las organizaciones gubernamentales? Me refiero a aquellas autoridades que publican informes extensos que concluyen que no hay evidencia confiable suficiente para inferir ningún efecto definitivo sobre la salud a partir de los niveles actuales de exposición a los CEM.

Personalmente, este estudio me parecería lo suficientemente convincente como para recomendar que todos deberíamos reducir nuestra exposición a los campos electromagnéticos de radiofrecuencia digital pulsada, incluso si no hubiera otra evidencia. ¿Qué piensas?

Estudio Bamberg

Ese estudio de Santini no era la primera vez que se publicaba este tipo de evidencia. En 2005, un grupo de médicos en Alemania analizó las quejas de 356 pacientes, basándose en la cantidad de exposición a EMF a largo plazo experimentada por cada paciente. (Ojalá supiera cómo lo determinaron).

Descubrieron que cuanto mayor sea su exposición a los campos electromagnéticos, más probable será que un paciente experimente una amplia gama de quejas médicas, desde problemas menores (aunque los problemas de salud nunca son realmente menores) hasta enfermedades graves & # 8211 como alteraciones del ritmo cardíaco. tumores, diabetes e hipertensión. Su informe concluye:

& # 8220 Esta es una prueba más para respaldar los posibles efectos adversos para la salud que pueden ser sinónimos de la tecnología de microondas pulsada que nos rodea en la vida cotidiana. Aquellos en la profesión médica están comenzando a expresar sus preocupaciones, y vale la pena tener en cuenta que tienen experiencia de primera mano con personas reales con problemas reales. Es importante no descartar esta evidencia por falta de control experimental, ya que parece que varios profesionales calificados han encontrado independientemente las mismas tendencias. Como mínimo, esto debería requerir una investigación más organizada sobre estos hallazgos & # 8221. (Ver documento PDF).

Si grupos pequeños de personas con recursos muy limitados pueden recopilar este tipo de evidencia, ¿por qué organizaciones más grandes pueden realizar una investigación similar, pero de una manera más rigurosa y en una escala mucho mayor?

¿En quién podemos confiar?

Pero, ¿en quién podíamos confiar para analizar esto objetivamente? Cualquier organización con interés en este campo, y con los fondos necesarios, ya se está beneficiando del despliegue generalizado de esta tecnología. Así que no se deje engañar por sus garantías. Más bien, mantenga la mente abierta y revise la evidencia usted mismo.

Mientras tanto, ¡actuemos con precaución y supongamos que puede haber algo de fuego detrás de todo este humo!

Espero que USTED todavía pueda evitar los efectos sobre la salud relacionados con los campos electromagnéticos. Afortunadamente, hay muchas formas de reducir la exposición electromagnética para usted, su familia y otras personas a su alrededor.

(4 votos, promedio: 3.75 de 5)
Cargando.
Puede encontrar útiles estos artículos:


¿Tiene efectos sobre la salud?

Se ha realizado una gran cantidad de estudios durante las últimas dos décadas para evaluar si los teléfonos móviles representan un riesgo potencial para la salud. Hasta la fecha, no se han establecido efectos adversos para la salud causados ​​por el uso de teléfonos móviles.

Efectos a corto plazo

El calentamiento de tejidos es el principal mecanismo de interacción entre la energía de radiofrecuencia y el cuerpo humano. En las frecuencias utilizadas por los teléfonos móviles, la piel y otros tejidos superficiales absorben la mayor parte de la energía, lo que provoca un aumento insignificante de la temperatura en el cerebro o en cualquier otro órgano del cuerpo.

Varios estudios han investigado los efectos de los campos de radiofrecuencia sobre la actividad eléctrica cerebral, la función cognitiva, el sueño, la frecuencia cardíaca y la presión arterial en voluntarios. Hasta la fecha, la investigación no sugiere ninguna evidencia consistente de efectos adversos para la salud por la exposición a campos de radiofrecuencia a niveles por debajo de los que causan el calentamiento de los tejidos. Además, la investigación no ha podido respaldar una relación causal entre la exposición a campos electromagnéticos y los síntomas autoinformados o "hipersensibilidad electromagnética".

Efectos a largo plazo

La investigación epidemiológica que examina los riesgos potenciales a largo plazo de la exposición a la radiofrecuencia ha buscado principalmente una asociación entre los tumores cerebrales y el uso de teléfonos móviles. Sin embargo, debido a que muchos cánceres no son detectables hasta muchos años después de las interacciones que llevaron al tumor, y dado que los teléfonos móviles no se utilizaron ampliamente hasta principios de la década de 1990, los estudios epidemiológicos en la actualidad solo pueden evaluar aquellos cánceres que se hacen evidentes en períodos de tiempo más cortos. Sin embargo, los resultados de los estudios en animales muestran de manera consistente que no hay un mayor riesgo de cáncer por la exposición a largo plazo a campos de radiofrecuencia.

Se han completado o están en curso varios grandes estudios epidemiológicos multinacionales, incluidos estudios de casos y controles y estudios de cohortes prospectivos que examinan varios criterios de valoración de la salud en adultos. El estudio de casos y controles retrospectivo más grande hasta la fecha en adultos, Interphone, coordinado por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), fue diseñado para determinar si existen vínculos entre el uso de teléfonos móviles y los cánceres de cabeza y cuello en adultos.

El análisis combinado internacional de datos recopilados de 13 países participantes no encontró un mayor riesgo de glioma o meningioma con el uso de teléfonos móviles durante más de 10 años. Hay algunos indicios de un mayor riesgo de glioma para aquellos que informaron el 10% más alto de horas acumuladas de uso del teléfono celular, aunque no hubo una tendencia constante de aumento del riesgo con una mayor duración del uso. Los investigadores concluyeron que los sesgos y los errores limitan la fuerza de estas conclusiones y evitan una interpretación causal.

Basándose en gran medida en estos datos, la IARC ha clasificado los campos electromagnéticos de radiofrecuencia como posiblemente cancerígenos para los seres humanos (Grupo 2B), una categoría que se utiliza cuando una asociación causal se considera creíble, pero cuando la casualidad, el sesgo o la confusión no pueden descartarse con una confianza razonable.

Si bien no se ha establecido un mayor riesgo de tumores cerebrales, el uso cada vez mayor de teléfonos móviles y la falta de datos para el uso de teléfonos móviles durante períodos de tiempo superiores a 15 años justifican una mayor investigación sobre el uso de teléfonos móviles y el riesgo de cáncer cerebral. En particular, con la reciente popularidad del uso de teléfonos móviles entre los más jóvenes y, por lo tanto, una exposición potencialmente más prolongada, la OMS ha promovido más investigaciones sobre este grupo. Se están realizando varios estudios que investigan los posibles efectos sobre la salud en niños y adolescentes.


Los efectos de las ondas sonoras de 528Hz para reducir la muerte celular en cultivos de células primarias de astrocitos humanos tratados con etanol

Tohid Babayi y Gholam Hossein Riazi*
Departamento de Bioquímica, Instituto de Bioquímica y Biofísica, Universidad de Teherán, Teherán, Irán

*Autor correspondiente: Gholam Hossein Riazi, Jefe del Departamento de Bioquímica, Instituto de Bioquímica y Biofísica de la Universidad de Teherán, Teherán, Irán, Tel: +98
21 61112473 Correo electrónico: [email protected]

Fecha de recepción: 20 de junio de 2017 Fecha de aceptación: 05 de julio de 2017 Fecha de publicación: 12 de julio de 2017.

Citación: Babayi T, Riazi GH (2017) Los efectos de la onda de sonido de 528 Hz para reducir la muerte celular en cultivos de células primarias de astrocitos humanos tratados
con etanol. J Addict Res Ther 8: 335. doi: 10.4172 / 2155-6105.1000335

Derechos de autor: © 2017 Babayi T, et al. Este es un artículo de acceso abierto distribuido bajo los términos de la licencia de atribución Creative Commons, que permite sin restricciones
uso, distribución y reproducción en cualquier medio, siempre que se acrediten el autor y la fuente originales.

Palabras clave: Sistema nervioso 528 Hz Onda sonora Astrocito ROS
producción de etanol

Introducción

La adicción al alcohol es un trastorno crónico recurrente que se caracteriza por patrones repetitivos de consumo de alcohol que conducen a una pérdida de control debido a la ingesta de alcohol. [1, 2] Los estudios experimentales han demostrado los cambios estructurales y funcionales en las neuronas y los astrocitos con el consumo crónico de alcohol. [3,4] Algunos cambios, como la función cognitiva y el rendimiento motor grueso fino, también se observan en niños por el síndrome de alcoholismo fetal. [5] El etanol altera la estructura física de la membrana celular y, en particular, afecta a las membranas con bajo nivel de colesterol. Por otro lado, el etanol aumenta los ácidos grasos saturados y el colesterol en la membrana, lo que reduciría el efecto del etanol. [6] El abuso de alcohol causa un trastorno en la plasticidad sináptica y la función neuronal relacionada con la plasticidad sináptica. [7] Los cambios neuronales inducidos por el consumo de alcohol pueden estar relacionados con el trastorno de las vías de señalización, como la expresión de proteínas y los genes.
transcripción a nivel celular. [8,9]

El sistema nervioso central (SNC), que consta de neuronas y células gliales, es el principal objetivo de la toxicidad del etanol. La mayoría de las células gliales son astrocitos que son diez veces más que la población neuronal del SNC. Los astrocitos juegan un papel importante para el crecimiento normal y la función neuronal. Las células de la glía cubren de manera contigua todo el SNC y ejercen muchas funciones complejas esenciales. [10]

Las neurotoxinas muestran varios efectos en las células de los astrocitos. [11] Muchas investigaciones confirmaron que el consumo crónico de etanol altera seriamente el crecimiento de las células de astrocitos y # 8217 [12,13]. Debido al importante papel de las células de astrocitos en la función normal del SNC, el efecto de agentes externos sobre las células de astrocitos afecta la función cerebral.

Los factores mecánicos, incluidas las ondas sonoras y las ondas electromagnéticas, son agentes externos importantes que provocan efectos en los sistemas biológicos. Los efectos biológicos de
Las ondas electromagnéticas se han estudiado ampliamente. Por otro lado, las exposiciones frecuentes con diferentes ondas sonoras pueden tener efectos biológicos. La evaluación de estos efectos puede desempeñar un papel esencial en la comprensión de la biología, los cambios biológicos provocados por las ondas sonoras y las posibles aplicaciones clínicas.

Estudios recientes indicaron que además de las células auditivas, otras células responden a ondas sonoras audibles. Por ejemplo, la sensación de presión y la vibración asociadas con las ondas sonoras se pueden sentir en el pecho y en las células de la garganta. [14,15]

Las ondas sonoras pueden provocar cambios positivos o negativos en la biología celular. Un estudio de fibroblastos gingivales humanos mostró que la frecuencia de 261 Hz podría alterar el crecimiento celular y también observó que la estimulación de la onda de sonido podría causar cambios dramáticos en la estructura de las proteínas de las células del tabaco, incluido el aumento de la hélice alfa y la disminución del giro β. [16] Los efectos de las ondas sonoras a 1 kHz y 100 dB durante 1 h dentro de una distancia de 20 cm aumentaron drásticamente la fluidez de la pared celular, la división de las células callosas y el poder de las hormonas endógenas. El estrés sonoro mejoró la actividad de las enzimas protectoras y # 8217. [16] Se informó que las ondas sonoras probablemente estimulan la actividad de la ATPasa en las membranas plasmáticas de las plantas, la cantidad
de proteínas solubles, azúcares y la actividad de la amilasa en el callo. [16] Sonido
Se pensaba que las ondas aumentaban las cantidades de ARN y la transcripción en
células vegetales en las que los genes fueron inducidos por diferentes tipos de estrés sonoro para
producir más factores de respuesta neuroquímicos. [dieciséis].

528Hz, que se conoce como el tono 'MI & # 8221 o & # 8216Miracle' en la escala de solfeo, es una onda de sonido que se ha informado que causa cambios significativos y extraordinarios en las funciones biológicas. [17] Se ha informado que la frecuencia de 528Hz activa la reparación del ADN refrescando & # 8216 agua estructurada & # 8217 dentro del genoma. Saykally et. Alabama. tal agua microagrupada restauró la capacidad electroconductora del ADN. [17] A una frecuencia de 528Hz, las moléculas de agua en el ADN y la matriz # 8217s dan forma cimáticamente a estructuras hexagonales de seis lados. [17]

Basándonos en los importantes efectos mencionados anteriormente de las ondas sonoras, y en la frecuencia de 528Hz en particular, investigamos los posibles cambios que podrían ocurrir en la función nerviosa dentro del SNC en respuesta a esta energía acústica. En esta investigación, se estudiaron los efectos complejos de dos agentes, el etanol junto con ondas sonoras de 528Hz, en cultivos de células de astrocitos humanos.

Materiales y métodos

Cultivos de células primarias

Los astrocitos humanos fetales se obtuvieron del BONYAKHTEH Lab en Teherán. Todas las células se cultivaron en matraces estériles de 160 ml con medio DMEM y suero bovino fetal al 10% (FBS). El medio se cambió cada dos días y se mantuvo en cultivo durante 11 días para alcanzar la forma confocal. Luego se retiró el medio y se añadió 1 ml de solución de tripsina-EDTA a cada matraz durante 5 min a 37ºC y un flujo de CO al 5%. La inactivación de tripsina se logró con la adición de 1 ml de FBS / matraz a 150 nM. Esto se complementó con penicilina / estreptomicina. Las células se centrifugaron a 300 x g durante 4 min. Luego, las células se contaron usando un hemocitómetro.

A continuación, las células se enjuagaron con tampón fosfato estéril para eliminar la tripsina y luego se trataron con los factores experimentales. Los cultivos celulares se trataron con etanol y el sonido de 528 Hz. Los cultivos celulares recibieron 25 mM, 50 mM, 85 mM, 110 mM, 150 mM, 250 mM y 500 mM de etanol en placas de 96 pocillos. Además, las células fueron expuestas a la onda de sonido de 528Hz producida por cuatro altavoces estéreo. (Adam AX8) Los altavoces rodean los cultivos celulares a la misma distancia, los cuales fueron suspendidos por una pequeña plataforma y no en contacto con el piso para minimizar la potencial confusión piezoeléctrica. Como controles, los mismos cultivos celulares se expusieron al silencio (es decir, sin altavoces en la incubadora) también se complementó un control con los altavoces conectados a una computadora sin ninguna producción de sonido para observar un posible efecto del ruido de fondo o del campo magnético. producido por los altavoces. El sistema de producción de frecuencia de ondas sonoras utilizó el software Matlab (para activar el diseño compuesto por cuatro altavoces).

Viabilidad celular

El número de células viables se determinó usando exclusión estándar de azul tripán. Las células se lavaron dos veces con PBS y luego se resuspendieron con EDTA y luego se tiñeron con azul de tripán al 0,5%. Luego, se contó el número de células viables mediante hemacitómetro. Los resultados del recuento se demostraron como viabilidad porcentual (número de células viables / número de células totales por pocillo × 100) para cada concentración de etanol y densidad de ondas sonoras. La viabilidad celular también se evaluó usando el ensayo MTT.

La actividad metabólica de las células incubadas en presencia de diferentes concentraciones de etanol y ondas sonoras se evaluó mediante un ensayo MTT. Para la preparación de reserva de MTT, se disolvieron 5 mg de este compuesto en 1 ml de solución salina tamponada con fosfato. Después de la incubación, se retiraron 50 ml del medio sobrenadante para medir la actividad de la lactato deshidrogenasa y luego se añadieron 5 ml de MTT madre a cada pocillo. Después de cuatro horas de almacenamiento a 37ºC, la reacción se detuvo añadiendo 100 ml de DMSO o HCl 0,04 normal en una solución de isopropanol. Esta solución hizo que el cromóforo de formazán precipitado de color púrpura disuelto apareciera en las células medidas posteriormente mediante un lector de placas ELISA a una longitud de onda de 570 nm. Los resultados se observaron y expresaron como porcentaje de la viabilidad del control.

Determinación de ROS

Se detectó la producción de especies reactivas de oxígeno (& # 8220ROS & # 8221) en cultivo celular usando una sonda fluorescente de diacetato de diclorodihidrofluoresceína (DCDHF) obtenida de Sigma Aldrich. Este compuesto es una molécula permeable a las células sin carga. En el citoplasma de las células, esta sonda se escinde mediante esterasa inespecífica y se convierte para formar carboxidiclorofluorosceína, que se oxida en presencia de ROS. Los cultivos celulares se cargaron con 10 M en medio libre de suero DCDHF durante 30 min a 37ºC. A continuación, las células se lavaron e incubaron en medio y se trataron como se indica en las leyendas de las figuras. La espectroscopia de fluorescencia se controló mediante un fluorímetro de microplaca, utilizando longitudes de onda de 485 nm para la excitación y 538 nm para la emisión.

Ensayo de enzima lactato deshidrogenasa (LDH).

Este ensayo se realizó mediante la medición de la enzima lactato deshidrogenasa (LDH) citoplasmática, que está presente en todos los cultivos celulares, y cuando las membranas plasmáticas se dañan por apoptosis. Luego, la enzima se libera en los medios de cultivo celular. Utilizando la actividad de la enzima LDH, se determina la muerte celular. El aumento de la cantidad de actividad LDH en el sobrenadante del medio de cultivo celular se correlaciona directamente con la cantidad de formazán formado en un período de tiempo limitado.

La intensidad del color rojo en el ensayo se correlaciona con el número de células lisadas. El tinte de formazán con color rojo indicó absorción a 500 nm, mientras que el tetrazolio no muestra absorción a esta longitud de onda.

La evaluación de la morfología celular se realizó mediante microscopía de contraste de fases. De esta manera se estudió la aparición de células de control y bajo la influencia de ondas sonoras y diversas concentraciones de etanol.

Análisis estadístico

Los resultados se muestran como media ± error estándar de la media (SEM) de tres determinaciones independientes. Un valor p de & lt0.05 se consideró estadísticamente significativo. El análisis de varianza unidireccional (ANOVA) se utiliza para determinar si existen diferencias estadísticamente significativas entre las medias de tres grupos (no relacionados).

Resultados

Después de 1, 2, 4 y 12 horas de tratamiento, la tasa de supervivencia de las células de astrocitos tratadas con diferentes concentraciones de etanol tuvo diferentes tasas de supervivencia medidas por el ensayo de azul tripán y MTT. La CI50 para etanol en células de astrocitos fue 150 mM v / v del medio después de una hora tratada con etanol.

La frecuencia de 528Hz con intensidad de 80, 100 y 120 dB no mostró ningún cambio en la tasa de muerte celular. Pero al mismo tiempo, los efectos del etanol solo, y también las ondas sonoras en el etanol, el IC50 a 80 dB redujeron la cantidad de muerte celular en el cultivo de células de astrocitos en aproximadamente un 18%. En contraste con el resultado anterior, la intensidad de las ondas sonoras de 100 y 120 dB junto con el etanol no muestran efectos significativos en la tasa de muerte celular (Figura 1).

Los resultados del ensayo de LDH indicaron que esta onda de sonido (528 Hz con una intensidad de 80 dB) redujo la actividad de la lactato deshidrogenasa en los cultivos de células de astrocitos. Se cree que la liberación de la enzima lactato deshidrogenasa citoplasmática en el medio de cultivo como marcador para diagnosticar la integridad de las membranas celulares y, por tanto, detectar esta enzima en el medio de cultivo, es el resultado de la apoptosis celular.En cultivos de células de astrocitos tratados con concentraciones variables de etanol y luego tratados con onda de sonido de 528 Hz, la liberación de LDH se redujo aproximadamente un 20% en la onda de sonido de 80 dB y se redujo marginalmente en los experimentos de 100 dB.

Los cultivos celulares tratados con etanol 150 mM (CI50 de etanol), después de una hora, y luego tratados con una intensidad de 100 dB, no mostraron diferencias significativas en los niveles de LDH en comparación con los controles. En la intensidad de exposición de 120 dB, la liberación de LDH aumentó en comparación con el cultivo de etanol 150 mM después de una hora (Figura 2).

En cultivo celular tratado con etanol 150 mM, la producción de ROS significativamente
aumentado. La Figura 3 representa los efectos del etanol y la onda sonora en la producción de ROS en los cultivos celulares a 1 h.

Sin embargo, aumentaron significativamente las producciones de ROS en cultivos celulares que no reciben sonido a 528Hz y que reciben etanol. Las células tratadas con 528 Hz después de la exposición al etanol mostraron una reducción de la producción de ROS. Además, las ondas sonoras de 528Hz en el grupo de 150 mM en una hora demostraron una reducción de la producción de IC50 y ROS en cultivo celular. Las ondas sonoras parecieron mejorar la viabilidad celular (Figura 4).

Los cambios morfológicos en el cultivo de células de astrocitos tratados con etanol y la onda de sonido demostraron que el uso de ondas de sonido de 528 Hz con una intensidad de 80 dB en las células de astrocitos tratadas con etanol IC50 redujo significativamente las tasas de muerte celular. (Figura 5)

Discusión

El consumo crónico de alcohol es un factor clave en la destrucción del tejido cerebral. [18, 19] El principal efecto del alcohol en las células cerebrales es la producción de ROS en poblaciones de astrocitos. [18] ROS es una medida del & # 8216 estrés oxidativo & # 8217. En las células de astrocitos, ROS generalmente proporciona un efecto protector. En el presente estudio, investigamos los primeros efectos del etanol agudo en cultivos de células primarias de astrocitos del hipocampo humano expuestos al etanol y la onda de sonido de frecuencia de 528Hz, sobre ROS y la viabilidad de los astrocitos.

Los resultados mostraron que el etanol produce ROS en las células y que este ROS en concentraciones fisiológicas a veces puede desencadenar cambios en las vías de señalización. Existe un acuerdo general en que las concentraciones excesivas de ROS pueden ser potencialmente tóxicas, pero los niveles normales actúan de manera protectora. [19]

Las células de astrocitos son la primera barrera contra el estrés oxidativo inducido por etanol y el metabolismo del etanol tiene un papel protector para las neuronas. [20] El catabolismo del etanol es inducido por la catalasa, el citocromo P450 y la alcohol deshidrogenasa. [21]

El propósito de este estudio fue determinar si una frecuencia precisa podría tener propiedades beneficiosas, como la mejora de la viabilidad de las células nerviosas o la reducción de la producción de ROS a nivel celular. Se eligió 528Hz como onda de prueba porque se conoce como un & # 8220 tono milagroso & # 8221. Se razonó que esta frecuencia podría, por lo tanto, proporcionar tranquilidad o aliviar el estrés. Lorenzen, Emoto y Horowitz [17] informaron que esta frecuencia mostraba la capacidad de & # 8216cluster & # 8217 (estructura) moléculas de agua que mejoran la función, normalización o & # 8216reparación del ADN. & # 8217 La frecuencia de 528Hz se conoce como un armónico general, agente no invasivo. [17]

Aquí, los resultados evidencian que la incubación de células primarias de astrocitos con etanol produce ROS que conduce al estrés oxidativo y la muerte celular. Esto fue confirmado por los ensayos de MTT y azul tripán. La CI50 para el etanol es de etanol 15 mM en una hora. La LDH liberada en medios de cultivo celular en etanol 150 mM mostró que en esta concentración solo el 50% de las células permanecen viables.

Estos resultados también muestran que la producción de ROS en respuesta al etanol se puede reducir en presencia de una onda de sonido de 528Hz. Entre las diversas intensidades de sonido de 528Hz, el 80dB pareció reducir la producción de ROS significativamente y también aumentó la viabilidad celular.
LDH. La viabilidad celular en presencia de etanol y ondas sonoras aumentó hasta un 20%.

En general, la comunidad de salud pública está de acuerdo en que las exposiciones a sonidos superiores a 90 dB son perjudiciales y angustiantes. En consecuencia, los resultados aquí observados parecen corroborar este consenso. Las ondas sonoras de mayor intensidad más allá de 90db neutralizaron el beneficio protector de 528Hz, como se ve especialmente en las culturas de 120dB. La imagen morfológica demostró la muerte celular en cultivo de células primarias de astrocitos tratados con etanol y onda de sonido de 528 Hz a 120 dB.

Estos resultados sugieren que el uso de ondas sonoras de 528 Hz a una intensidad de 80 dB reduce los efectos secundarios dañinos del consumo de etanol en aproximadamente un 20%. Esto puede ser beneficioso para los consumidores de alcohol y los alcohólicos. Los estudios futuros sobre el uso de frecuencias específicas para la salud, la reducción del estrés y la prevención de enfermedades pueden proporcionar beneficios, más allá de los que se muestran aquí con respecto al alcohol, como en los programas de tratamiento de adicciones y abuso de sustancias.

Conclusión

Las longitudes de onda comunes del sonido que existen en el entorno humano, además de generar impactos psicológicos, parecen alterar las reacciones intracelulares. Este estudio demuestra que algunos de los efectos negativos del alcohol en el SNC pueden ser atenuados por ciertas ondas sonoras y su impacto en los astrocitos. El impacto protector de 528Hz a 80dB sirvió para reducir la muerte celular en aproximadamente un 20% y ROS en un 100%.

Reconocimiento

Los autores agradecen el apoyo financiero de esta investigación por parte del Consejo de Investigación de la Universidad de Teherán. Asimismo, ambos autores declaran no tener ningún conflicto de intereses en este informe.

Referencias

1. Sabino V (2006) Disociación entre el consumo de alcohol sensible a opioides y antagonistas de CRF1 en ratas sardas que prefieren el alcohol. Psicofarmacología 189: 175-186.

2. Andreasen NC, Tucker GJ (1991) Libro de texto introductorio de psiquiatría. Soy J Psiquiatría 148: 670-670.

3. Lamarche F (2003) La exposición aguda de neuronas cultivadas al etanol da como resultado roturas reversibles de una sola hebra del ADN, mientras que la exposición crónica provoca la pérdida de la viabilidad celular. Alcohol 38: 550-558.

4. Barret L (1995) Caracterización de las variaciones morfológicas de los astrocitos en cultivo después de la exposición al etanol. Neurotoxicologia 17:497-507.

5. Mattson SN, Schoenfeld AM, Riley EP (2001) Efectos teratogénicos del alcohol en el cerebro y el comportamiento. Alcohol Res Health 25: 185-191.

6. Goldstein DB (1986) Efecto del alcohol sobre las membranas celulares. Ann Emerg Med 15: 1013-1018.

7. Nestler EJ (2001) Base molecular de la plasticidad a largo plazo subyacente a la adicción. Nat Rev Neurosci 2: 119-128.

8. Koob GF, Sanna PP, Bloom FE (1998) Neurociencia de la adicción. Neurona 21: 467-476.

9. Pandey SC (2004) El factor de transcripción del gen proteína de unión al elemento que responde al AMP cíclico: papel en los estados afectivos positivos y negativos de la adicción al alcohol. Pharmacol Ther 104: 47-58.

10. Kimelberg H (1991) Inflamación y control de volumen en células astrogliales cerebrales, en avances en fisiología comparativa y ambiental. Saltador: 81-117.

11. Di Monte DA (1995) Los astrocitos como sitio para la bioactivación de neurotoxinas. Neurotoxicologia 17: 697-703.

12. Ledig M, Megias-Megias L, Tholey G (1991) Exposición materna al alcohol antes y durante el embarazo: efecto sobre el desarrollo de neuronas y células gliales en cultivo. Alcohol 26: 169-176.

13. Šarc L, Lipnik-Štangelj M (2009) Comparación de la toxicidad del etanol y el acetaldehído en astrocitos de rata en cultivo primario. Arh Hig Rada Toksikol 60: 297-305.

14. Møller H, Pedersen CS (2004) Audición en frecuencias bajas e infrasónicas. Salud del ruido 6: 37-57.

15. Landström U, Lundström R, Byström M (1983) Exposición a la percepción infrasónica y cambios en la vigilia. J Ruido de baja frecuencia 2: 1-11.

16. Hassanien RH (2014) Avances en los efectos de las ondas sonoras en las plantas. J Integr Agric 13: 335-348.

17. Horowitz LG (2000) Códigos curativos para el apocalipsis biológico: Punta de arena, ID. Grupo Editorial Tetrahedron. Véase también: Horowitz LG (2010) El libro del 528: la clave de la prosperidad del AMOR. Las Vegas, NV. Medical Veritas International, Inc.

18. González A, Pariente JA, Salido GM (2007) El etanol estimula la generación de ROS por las mitocondrias a través de la movilización de Ca2 + y aumenta el contenido de GFAP en astrocitos del hipocampo de rata. Brain Res 1178: 28-37.

19. Taylor JM, Crack PJ (2004) Impacto del estrés oxidativo en la supervivencia neuronal. Clin Exp Pharmacol Physiol 31: 397-406.

20. Watts LT (2005) Los astrocitos protegen las neuronas del estrés oxidativo inducido por el etanol y la muerte apoptótica. J Neurosci Res. 80: 655-666.

21. Zimatkin SM (2006) Mecanismos enzimáticos de oxidación del etanol en el
cerebro. Alcohol Clin Exp Res 30: 1500-1505.

Citación: Babayi T, Riazi GH (2017) Los efectos de la onda de sonido de 528 Hz para reducir la muerte celular en cultivos de células primarias de astrocitos humanos tratados
con etanol. J Addict Res Ther 8: 335. doi: 10.4172 / 2155-6105.1000335


Teléfonos móviles y riesgo de cáncer

¿Por qué ha existido la preocupación de que los teléfonos móviles puedan causar cáncer?

Hay dos razones principales por las que a las personas les preocupa que los teléfonos celulares (o móviles) puedan causar ciertos tipos de cáncer u otros problemas de salud: los teléfonos celulares emiten radiación (en forma de radiación de radiofrecuencia u ondas de radio) y el uso del teléfono está muy extendido. Incluso un pequeño aumento en el riesgo de cáncer a causa de los teléfonos celulares sería preocupante dada la cantidad de personas que los usan. Los cánceres de cerebro y del sistema nervioso central han sido motivo de especial preocupación porque los teléfonos de mano se utilizan cerca de la cabeza. Se han realizado muchos tipos diferentes de estudios para intentar investigar si el uso de teléfonos móviles es peligroso para la salud humana.

¿Es dañina la radiación de los teléfonos móviles?

Los teléfonos móviles emiten radiación en la región de radiofrecuencia del espectro electromagnético. Los teléfonos móviles de segunda, tercera y cuarta generación (2G, 3G, 4G) emiten radiofrecuencia en el rango de frecuencia de 0,7 a 2,7 GHz. Se prevé que los teléfonos móviles de quinta generación (5G) utilizarán el espectro de frecuencias de hasta 80 GHz.

Todas estas frecuencias caen en el rango no ionizante del espectro, que es de baja frecuencia y baja energía. La energía es demasiado baja para dañar el ADN. Por el contrario, la radiación ionizante, que incluye rayos X, radón y rayos cósmicos, es de alta frecuencia y alta energía. La energía de la radiación ionizante puede dañar el ADN. El daño al ADN puede causar cambios en los genes que pueden aumentar el riesgo de cáncer.

La hoja informativa del NCI Campos electromagnéticos y cáncer enumera las fuentes de radiación de radiofrecuencia. Puede encontrar más información sobre la radiación ionizante en la página de Radiación.

El cuerpo humano absorbe energía de dispositivos que emiten radiación de radiofrecuencia. El único efecto biológico consistentemente reconocido de la absorción de radiación de radiofrecuencia en humanos que el público en general puede encontrar es el calentamiento del área del cuerpo donde se sostiene el teléfono celular (por ejemplo, la oreja y la cabeza). Sin embargo, ese calentamiento no es suficiente para aumentar de forma apreciable la temperatura corporal. No existen otros efectos peligrosos para la salud del cuerpo humano claramente establecidos por la radiación de radiofrecuencia.

¿Ha cambiado la incidencia de cánceres de cerebro y del sistema nervioso central durante el tiempo que aumentó el uso de teléfonos celulares?

No. Los investigadores han estudiado si la incidencia de cánceres de cerebro u otros cánceres del sistema nervioso central (es decir, el número de casos nuevos de estos cánceres diagnosticados cada año) ha cambiado durante el tiempo en que el uso de teléfonos celulares aumentó drásticamente. Estos estudios encontraron:

  • Tasas de incidencia estables de gliomas en adultos en los Estados Unidos (1), los países nórdicos (2) y Australia (3) durante las últimas décadas.
  • tasas de incidencia estables de tumores cerebrales pediátricos en los Estados Unidos durante 1993-2013 (4)
  • tasas de incidencia estables para el neuroma acústico (5), que son tumores benignos, y el meningioma (6), que generalmente son benignos, entre los adultos estadounidenses desde 2009

Además, los estudios que utilizan datos de incidencia de cáncer han probado diferentes escenarios (simulaciones) para determinar si las tendencias de incidencia están en línea con varios niveles de riesgo, como se informó en estudios sobre el uso de teléfonos celulares y tumores cerebrales entre 1979 y 2008 (7, 8). Estas simulaciones mostraron que muchos cambios de riesgo informados en los estudios de casos y controles no eran consistentes con los datos de incidencia, lo que implica que los sesgos y errores en el estudio pueden haber distorsionado los hallazgos.

Debido a que estos estudios examinan las tendencias de la incidencia del cáncer a lo largo del tiempo en las poblaciones en lugar de comparar el riesgo en las personas que usan y no usan teléfonos celulares, su capacidad para observar pequeñas diferencias potenciales en el riesgo entre los consumidores habituales o las poblaciones susceptibles es limitada. Los estudios observacionales / epidemiológicos, incluidos los estudios de casos y controles y de cohortes (que se describen a continuación), están diseñados para medir la exposición individual a la radiación de los teléfonos celulares y determinar los resultados de salud específicos.

¿Cómo se mide la exposición a la radiación de radiofrecuencia en estudios de grupos de personas?

Los estudios epidemiológicos utilizan información de varias fuentes, incluidos cuestionarios y datos de proveedores de servicios de telefonía celular, para estimar la exposición a la radiación de radiofrecuencia en grupos de personas. Las mediciones directas aún no son posibles fuera de un laboratorio. Las estimaciones de los estudios informados hasta la fecha tienen en cuenta lo siguiente:

  • La frecuencia con la que los participantes del estudio usan teléfonos celulares (la cantidad de llamadas por semana o mes)
  • La edad y el año en que los participantes del estudio usaron por primera vez un teléfono celular y la edad y el año del último uso (permite calcular la duración del uso y el tiempo desde el inicio del uso)
  • La cantidad promedio de llamadas de teléfono celular por día, semana o mes (frecuencia)
  • La duración promedio de una llamada de teléfono celular típica
  • Las horas totales de uso de por vida, calculadas a partir de la duración de los tiempos de llamada típicos, la frecuencia de uso y la duración del uso.

¿Qué ha demostrado la investigación sobre el vínculo entre el uso de teléfonos celulares y el riesgo de cáncer?

Los investigadores han llevado a cabo varios tipos de estudios de población para investigar la posibilidad de una relación entre el uso de teléfonos móviles y el riesgo de tumores, tanto malignos (cancerosos) como benignos (no malignos). Los estudios epidemiológicos (también llamados estudios observacionales) son estudios de investigación en los que los investigadores observan grupos de individuos (poblaciones) y recopilan información sobre ellos, pero no intentan cambiar nada sobre los grupos.

Se han utilizado dos tipos principales de estudios epidemiológicos, estudios de cohortes y estudios de casos y controles, para examinar las asociaciones entre el uso de teléfonos móviles y el riesgo de cáncer. En un estudio de casos y controles, se compara el uso de teléfonos celulares entre personas que tienen tumores y personas que no. En un estudio de cohorte, se realiza un seguimiento a lo largo del tiempo de un gran grupo de personas que no tienen cáncer al comienzo del estudio y se compara el desarrollo de tumores en las personas que usaron y no usaron teléfonos celulares. Los estudios de cohortes están limitados por el hecho de que solo pueden observar a los suscriptores de teléfonos celulares, que no son necesariamente los usuarios de teléfonos celulares.

Los tumores que se han investigado en estudios epidemiológicos incluyen tumores cerebrales malignos, como los gliomas, así como tumores benignos, como el neuroma acústico (tumores en las células del nervio responsable de la audición que también se conocen como schwannomas vestibulares), meningiomas ( generalmente tumores benignos en las membranas que cubren y protegen el cerebro y la médula espinal), tumores de la glándula parótida (tumores en las glándulas salivales), cáncer de piel y tumores de la glándula tiroides.

Tres grandes estudios epidemiológicos han examinado la posible asociación entre el uso de teléfonos celulares y el cáncer: Interphone, un estudio de casos y controles, el Danish Study, un estudio de cohortes y el Million Women Study, otro estudio de cohortes. Estos estudios han sido evaluados críticamente en revisiones informadas en 2015 (9) y en 2019 (10). Los hallazgos de estos estudios son mixtos, pero en general, no muestran una asociación entre el uso de teléfonos celulares y el cáncer (11-22).

Estudio de casos y controles de Interphone

Cómo se realizó el estudio: Este es el estudio de casos y controles más grande sobre el uso de teléfonos celulares y el riesgo de tumores de cabeza y cuello. Fue realizado por un consorcio de investigadores de 13 países. Los datos provienen de cuestionarios que completaron los participantes del estudio en Europa, Israel, Canadá, Australia, Nueva Zelanda y Japón.

Lo que mostró el estudio: La mayoría de los análisis publicados de este estudio no han mostrado aumentos en general en los cánceres de cerebro u otros cánceres del sistema nervioso central (glioma y meningioma) relacionados con una mayor cantidad de uso de teléfonos celulares. Un análisis mostró un aumento estadísticamente significativo, aunque pequeño, en el riesgo de glioma entre los participantes del estudio que pasaron la mayor parte del tiempo en llamadas de teléfonos celulares. Sin embargo, por diversas razones, los investigadores consideraron que este hallazgo no era concluyente (11-13).

Un análisis de datos de los 13 países informó una asociación estadísticamente significativa entre la distribución intracraneal de tumores dentro del cerebro y la ubicación autoinformada del teléfono (14). Sin embargo, los autores de este estudio señalaron que no es posible sacar conclusiones firmes sobre la causa y el efecto basándose en sus hallazgos.

Un análisis de datos de cinco países del norte de Europa mostró un mayor riesgo de neuroma acústico en aquellos que habían usado un teléfono celular durante 10 años o más (15).

En análisis posteriores de los datos de Interphone, los investigadores investigaron si era más probable que los tumores se formaran en las áreas del cerebro con mayor exposición. Un análisis no mostró relación entre la ubicación del tumor y el nivel de radiación (16). Sin embargo, otro encontró evidencia de que el glioma y, en menor medida, el meningioma tenían más probabilidades de desarrollarse donde la exposición era más alta (17).

Estudio de cohorte danesa

Cómo se realizó el estudio: Este estudio de cohorte vinculó la información de facturación de más de 358,000 suscriptores de teléfonos celulares con datos de incidencia de tumores cerebrales del Registro Danés de Cáncer.

Lo que mostró el estudio: No se observó asociación entre el uso de teléfonos celulares y la incidencia de glioma, meningioma o neuroma acústico, incluso entre personas que habían sido suscriptores de teléfonos celulares durante 13 años o más (18-20).

Estudio de cohorte de millones de mujeres

Cómo se realizó el estudio: Este estudio de cohorte prospectivo realizado en el Reino Unido utilizó datos obtenidos de cuestionarios que fueron completados por los participantes del estudio.

Lo que mostró el estudio: El uso autoinformado de teléfonos móviles no se asoció con un mayor riesgo de glioma, meningioma o tumores del sistema nervioso no central. Aunque los hallazgos originales publicados informaron una asociación con un mayor riesgo de neuroma acústico (21), esta asociación desapareció después de años adicionales de seguimiento de la cohorte (22).

Otros estudios epidemiológicos

Además de estos tres grandes estudios, otros estudios epidemiológicos más pequeños han buscado asociaciones entre el uso de teléfonos celulares y cánceres individuales tanto en adultos como en niños. Éstos incluyen:

  • Dos estudios de casos y controles patrocinados por el NCI, cada uno de los cuales se llevó a cabo en varios centros médicos u hospitales académicos de EE. UU. Entre 1994 y 1998, que utilizaron datos de cuestionarios (23) o entrevistas personales asistidas por computadora (24). Ningún estudio mostró una relación entre el uso de teléfonos celulares y el riesgo de glioma, meningioma o neuroma acústico en adultos.
  • El estudio CERENAT, otro estudio de casos y controles realizado en múltiples áreas de Francia entre 2004 y 2006 utilizando datos recopilados en entrevistas cara a cara utilizando cuestionarios estandarizados (25).Este estudio no encontró asociación para gliomas o meningiomas al comparar adultos que eran usuarios habituales de teléfonos móviles con no usuarios. Sin embargo, los usuarios más intensos tenían un riesgo significativamente mayor de gliomas y meningiomas.
  • Un análisis conjunto de dos estudios de casos y controles realizados en Suecia que informaron tendencias estadísticamente significativas de aumento del riesgo de cáncer de cerebro para la cantidad total de uso de teléfonos celulares y los años de uso entre personas que comenzaron a usar teléfonos celulares antes de los 20 años (26).
  • Otro estudio de casos y controles en Suecia, que forma parte de los estudios conjuntos de Interphone, no encontró un mayor riesgo de cáncer de cerebro entre los usuarios de teléfonos celulares a largo plazo entre las edades de 20 y 69 (27).
  • El estudio CEFALO, un estudio internacional de casos y controles de niños diagnosticados con cáncer de cerebro entre las edades de 7 y 19 años, no encontró relación entre el uso de teléfonos celulares y el riesgo de cáncer de cerebro (28).
  • Un estudio de casos y controles basado en la población realizado en Connecticut no encontró asociación entre el uso de teléfonos celulares y el riesgo de cáncer de tiroides (29).

¿Cuáles son los hallazgos de los estudios del cuerpo humano?

Los investigadores han llevado a cabo varios tipos de estudios para investigar los posibles efectos del uso de teléfonos móviles en el cuerpo humano. En 2011, se publicaron dos pequeños estudios que examinaron el metabolismo de la glucosa cerebral en personas después de haber usado teléfonos celulares. Los resultados fueron inconsistentes. Un estudio mostró un aumento del metabolismo de la glucosa en la región del cerebro cercana a la antena en comparación con los tejidos del lado opuesto del cerebro (30) el otro estudio (31) encontró un metabolismo reducido de la glucosa en el lado del cerebro donde se usaba el teléfono .

Los autores de estos estudios señalaron que los resultados eran preliminares y que se desconocían los posibles resultados para la salud de los cambios en el metabolismo de la glucosa en los seres humanos. Tales hallazgos inconsistentes no son infrecuentes en los estudios experimentales de los efectos fisiológicos de la radiación electromagnética de radiofrecuencia en las personas (11). Algunos factores que pueden contribuir a las inconsistencias entre dichos estudios incluyen las suposiciones utilizadas para estimar las dosis, no considerar los efectos de la temperatura y que los investigadores no estén cegados al estado de exposición.

Otro estudio investigó el flujo sanguíneo en el cerebro de personas expuestas a la radiación de radiofrecuencia de los teléfonos celulares y no encontró evidencia de un efecto sobre el flujo sanguíneo en el cerebro (32).

¿Cuáles son los resultados de los experimentos en animales de laboratorio?

Los primeros estudios con animales de laboratorio no mostraron evidencia de que la radiación de radiofrecuencia aumentara el riesgo de cáncer o aumentara los efectos cancerígenos de los carcinógenos químicos conocidos (33–36).

Debido a los hallazgos inconsistentes de los estudios epidemiológicos en humanos y a la falta de datos claros de estudios experimentales previos en animales, en 1999 la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) nominó la exposición a la radiación de radiofrecuencia asociada con la exposición a teléfonos celulares para su estudio en modelos animales por el Departamento Nacional de EE. UU. Programa de Toxicología (NTP). NTP es un programa interinstitucional que coordina la investigación y las pruebas de toxicología en el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. Y tiene su sede en el Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental, que forma parte de los NIH.

El NTP estudió la radiación de radiofrecuencia (frecuencias 2G y 3G) en ratas y ratones (37, 38). Este gran proyecto se llevó a cabo en laboratorios altamente especializados. Los roedores experimentaron exposiciones de todo el cuerpo de 3, 6 o 9 vatios por kilogramo de peso corporal durante 5 o 7 días a la semana durante 18 horas al día en ciclos de 10 minutos encendido, 10 minutos apagado. Una descripción general de la investigación de los estudios de roedores, con enlaces al resumen de la revisión por pares, está disponible en el sitio web del NTP. Los resultados primarios observados fueron una pequeña cantidad de cánceres de células de Schwann en el corazón y cambios no cancerosos (hiperplasia) en los mismos tejidos en ratas macho, pero no en ratas hembras, ni en ratones en general.

Estos hallazgos experimentales plantean nuevas preguntas porque los cánceres en el corazón son extremadamente raros en humanos. Las células de Schwann del corazón en roedores son similares al tipo de células en humanos que dan lugar a neuromas acústicos (también conocidos como schwannomas vestibulares), que algunos estudios han sugerido que aumentan en personas que informaron el uso más intensivo de teléfonos celulares. El NTP planea continuar estudiando la exposición a la radiofrecuencia en modelos animales para proporcionar información sobre los cambios biológicos que podrían explicar los resultados observados en su estudio.

Otro estudio en animales, en el que las ratas fueron expuestas 7 días a la semana durante 19 horas al día a radiación de radiofrecuencia a 0.001, 0.03 y 0.1 vatios por kilogramo de peso corporal, fue informado por investigadores del Instituto Ramazzini italiano (39). Entre las ratas con los niveles de exposición más altos, los investigadores observaron un aumento de schwannomas cardíacos en ratas macho y crecimiento de células de Schwann no malignas en el corazón de ratas macho y hembra. Sin embargo, faltaban detalles clave necesarios para la interpretación de los resultados: métodos de exposición, otros procedimientos operativos estándar y aspectos nutricionales / de alimentación. Las lagunas en el informe del estudio plantean cuestiones que no se han resuelto.

ICNIRP (una organización independiente sin fines de lucro que brinda asesoramiento científico y orientación sobre los efectos en la salud y el medio ambiente de la radiación no ionizante) evaluó críticamente ambos estudios. Concluyó que ambos siguieron buenas prácticas de laboratorio, incluido el uso de más animales que la investigación anterior y la exposición de los animales a la radiación de radiofrecuencia durante toda su vida. Sin embargo, también identificó lo que consideró deficiencias principales en la forma en que se realizaron y analizaron estadísticamente los estudios y concluyó que estas limitaciones impiden sacar conclusiones sobre la capacidad de las exposiciones a radiofrecuencia para causar cáncer (40).

¿Por qué los hallazgos de diferentes estudios sobre el uso de teléfonos celulares y el riesgo de cáncer son inconsistentes?

Algunos estudios han mostrado alguna evidencia de asociación estadística del uso de teléfonos celulares y los riesgos de tumores cerebrales en humanos, pero la mayoría de los estudios no han encontrado asociación. Las razones de estas discrepancias incluyen las siguientes:

  • Sesgo de recuerdo, que puede ocurrir cuando se recopilan datos sobre hábitos y exposiciones previos de los participantes del estudio mediante cuestionarios administrados después del diagnóstico de una enfermedad en algunos de los participantes. Los participantes del estudio que tienen tumores cerebrales, por ejemplo, pueden recordar el uso de su teléfono celular de manera diferente a las personas sin tumores cerebrales.
  • Informes inexactos, lo que puede suceder cuando las personas dicen que algo ha sucedido con más o menos frecuencia de lo que realmente sucedió. Por ejemplo, es posible que las personas no recuerden cuánto usaron teléfonos celulares en un período de tiempo determinado.
  • Morbilidad y mortalidad entre los participantes del estudio que tienen cáncer de cerebro. Los gliomas son particularmente difíciles de estudiar debido a su alta tasa de mortalidad y la corta supervivencia de las personas que desarrollan estos tumores. Los pacientes que sobreviven al tratamiento inicial a menudo se ven afectados, lo que puede afectar sus respuestas a las preguntas.
  • Sesgo de participación, que puede suceder cuando las personas a las que se les diagnostica tumores cerebrales tienen más probabilidades que las personas sanas (conocidas como controles) de inscribirse en un estudio de investigación.
  • Tecnología cambiante. Los estudios más antiguos evaluaron la exposición a la radiación de radiofrecuencia de los teléfonos móviles analógicos. En la actualidad, los teléfonos móviles utilizan tecnología digital, que funciona a una frecuencia diferente y a un nivel de potencia más bajo que los teléfonos analógicos, y la tecnología móvil sigue cambiando (41).
  • Limitaciones de la evaluación de la exposición. Los diferentes estudios miden la exposición de manera diferente, lo que dificulta la comparación de los resultados de diferentes estudios (42). Se están realizando investigaciones sobre las fuentes y los niveles de exposición, especialmente en los niños (43).
  • Seguimiento insuficiente de poblaciones altamente expuestas. Puede llevar mucho tiempo desarrollar síntomas después de la exposición a la radiación de radiofrecuencia, y es posible que los estudios actuales aún no hayan seguido a los participantes durante el tiempo suficiente.
  • Poder estadístico y métodos inadecuados para detectar riesgos muy pequeños o riesgos que afectan a pequeños subgrupos de personas específicamente
  • Oportunidad como una explicación de los efectos aparentes puede que no se haya considerado.

¿Cuáles son otros posibles efectos en la salud del uso del teléfono celular?

El riesgo para la salud más constante asociado con el uso de teléfonos celulares es la conducción distraída y los accidentes automovilísticos (44, 45). Se han informado varios otros efectos potenciales para la salud con el uso de teléfonos celulares. Los efectos neurológicos son de particular interés en los jóvenes. Sin embargo, los estudios de la memoria, el aprendizaje y la función cognitiva generalmente han producido resultados inconsistentes (46–49).

¿Qué han dicho las organizaciones de expertos sobre el riesgo de cáncer por el uso de teléfonos móviles?

En 2011, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), un componente de la Organización Mundial de la Salud, nombró un grupo de trabajo de expertos para revisar toda la evidencia disponible sobre el uso de teléfonos celulares. El grupo de trabajo clasificó el uso de teléfonos celulares como “posiblemente cancerígeno para los humanos”, basándose en evidencia limitada de estudios en humanos, evidencia limitada de estudios de radiación de radiofrecuencia y cáncer en roedores, y evidencia inconsistente de estudios mecanicistas (11).

El grupo de trabajo indicó que, aunque los estudios en humanos eran susceptibles de sesgo, los hallazgos no podían descartarse por reflejar solo sesgos y que no podía excluirse una interpretación causal. El grupo de trabajo señaló que cualquier interpretación de la evidencia también debe considerar que las asociaciones observadas podrían reflejar el azar, el sesgo o las variables de confusión en lugar de un efecto causal subyacente. Además, el grupo de trabajo afirmó que la investigación del riesgo de cáncer de cerebro asociado con el uso de teléfonos celulares plantea desafíos de investigación complejos.

La página de teléfonos móviles de la Sociedad Estadounidense del Cáncer declara: “No está claro en este momento que las ondas de RF (radiofrecuencia) de los teléfonos móviles causen efectos peligrosos en la salud de las personas, pero los estudios que se están realizando ahora deberían dar una imagen más clara de los posibles efectos en la salud en el futuro. . "

El Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental (NIEHS) afirma que el peso de la evidencia científica actual no ha vinculado de manera concluyente el uso de teléfonos celulares con ningún problema de salud adverso, pero se necesita más investigación.

La Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA) señala que los estudios que informan sobre cambios biológicos asociados con la radiación de radiofrecuencia no se han replicado y que la mayoría de los estudios epidemiológicos en humanos no han demostrado una relación entre la exposición a la radiación de radiofrecuencia de los teléfonos celulares y los problemas de salud. La FDA, que originalmente nominó esta exposición para que la revisara el NTP en 1999, emitió una declaración sobre los borradores de los informes del NTP publicados en febrero de 2018, diciendo que “en base a esta información actual, creemos que los límites de seguridad actuales para los teléfonos celulares son aceptables para proteger el salud pública." La FDA y la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) comparten la responsabilidad de regular las tecnologías de los teléfonos celulares.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Afirman que ninguna evidencia científica responde de manera definitiva a si el uso de teléfonos celulares causa cáncer.

La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) concluye que actualmente no hay evidencia científica que establezca un vínculo definitivo entre el uso de dispositivos inalámbricos y el cáncer u otras enfermedades.

En 2015, el Comité Científico de la Comisión Europea sobre Riesgos Sanitarios Emergentes y Recientemente Identificados concluyó que, en general, los estudios epidemiológicos sobre la exposición a la radiación electromagnética de radiofrecuencia de teléfonos celulares no muestran un mayor riesgo de tumores cerebrales u otros cánceres de la región de la cabeza y el cuello ( 9). El comité también declaró que los estudios epidemiológicos no indican un mayor riesgo de otras enfermedades malignas, incluido el cáncer infantil (9).

¿Qué estudios sobre los efectos de los teléfonos móviles en la salud se están realizando?

En marzo de 2010 se lanzó en Europa un gran estudio de cohorte prospectivo sobre el uso de teléfonos móviles y sus posibles efectos sobre la salud a largo plazo. Este estudio, conocido como Estudio de cohortes sobre el uso y la salud de los teléfonos móviles (o COSMOS), ha inscrito a aproximadamente 290.000 usuarios de teléfonos móviles. mayores de 18 años hasta la fecha y los seguirá durante 20 a 30 años (50, 51).

Los participantes de COSMOS completaron un cuestionario sobre su salud, estilo de vida y uso actual y pasado de teléfonos celulares cuando se unieron al estudio. Esta información se complementará con información de registros médicos y registros de teléfonos celulares. Las actualizaciones de la investigación se publican en el sitio web de COSMOS.

El desafío de este ambicioso estudio es continuar siguiendo a los participantes por una variedad de efectos en la salud durante muchas décadas. Los investigadores deberán determinar si los participantes que abandonan el estudio son de alguna manera diferentes de los que permanecen durante el período de seguimiento.

Aunque el sesgo de recuerdo se minimiza en estudios como COSMOS que vinculan a los participantes con los registros de sus teléfonos celulares, dichos estudios enfrentan otros problemas. Por ejemplo, es imposible saber quién está usando el teléfono celular indicado o si esa persona también realiza llamadas usando otros teléfonos celulares. En menor medida, no está claro si varios usuarios de un solo teléfono, por ejemplo, miembros de la familia que pueden compartir un dispositivo, estarán representados en una sola cuenta de compañía telefónica. Además, para muchos estudios de cohortes a largo plazo, la participación tiende a disminuir con el tiempo.

¿Se ha asociado la radiación de radiofrecuencia del uso de teléfonos celulares con el riesgo de cáncer en los niños?

Existen consideraciones teóricas sobre por qué el posible riesgo debe investigarse por separado en los niños. Sus sistemas nerviosos aún están en desarrollo y, por lo tanto, son más vulnerables a los factores que pueden causar cáncer. Sus cabezas son más pequeñas que las de los adultos y, en consecuencia, tienen una mayor exposición proporcional a las radiaciones emitidas por los teléfonos móviles. Y los niños tienen el potencial de acumular más años de exposición al teléfono celular que los adultos.

Hasta ahora, los datos de estudios en niños con cáncer no sugieren que los niños tengan un mayor riesgo de desarrollar cáncer por el uso de teléfonos celulares. El primer análisis publicado provino de un gran estudio de casos y controles llamado CEFALO, que se llevó a cabo en Europa. El estudio incluyó a niños que fueron diagnosticados con tumores cerebrales entre 2004 y 2008 con edades de 7 a 19 años. Los investigadores no encontraron una asociación entre el uso de teléfonos celulares y el riesgo de tumores cerebrales por el tiempo desde el inicio del uso, la cantidad de uso o la ubicación del tumor (28).

Se están realizando varios estudios que proporcionarán más información. Investigadores en España están llevando a cabo otro estudio internacional de casos y controles, conocido como Mobi-Kids, que incluirá a 2.000 jóvenes (de 10 a 24 años) con tumores cerebrales recién diagnosticados y 4.000 jóvenes sanos.

¿Qué agencias federales de EE. UU. Tienen un papel en la evaluación de los efectos o la regulación de los teléfonos celulares?

Los Institutos Nacionales de Salud (NIH), incluido el Instituto Nacional del Cáncer (NCI), realizan investigaciones sobre el uso de teléfonos celulares y los riesgos de cáncer y otras enfermedades.

La FDA y la FCC comparten responsabilidades normativas para los teléfonos móviles. La FDA es responsable de probar y evaluar la radiación de productos electrónicos y de brindar información al público sobre la energía de radiofrecuencia emitida por los teléfonos celulares. La FCC establece límites a las emisiones de energía de radiofrecuencia de teléfonos móviles y productos inalámbricos similares.

¿Dónde puedo encontrar más información sobre la radiación de radiofrecuencia de mi teléfono celular?

La dosis de energía que las personas absorben de cualquier fuente de radiación se estima utilizando una medida llamada tasa de absorción específica (SAR), que se expresa en vatios por kilogramo de peso corporal (52). El SAR disminuye muy rápidamente a medida que aumenta la distancia a la fuente de exposición. Para los usuarios de teléfonos celulares que sostienen el teléfono junto a la cabeza durante las llamadas de voz, la exposición más alta es en el cerebro, el nervio acústico, la glándula salival y la tiroides.

La FCC proporciona información sobre el SAR de los teléfonos móviles producidos y comercializados en los últimos 1 a 2 años. Los consumidores pueden acceder a esta información utilizando el número de identificación de la FCC del teléfono, que generalmente se encuentra en la carcasa del teléfono, y el formulario de búsqueda de identificación de la FCC. Los SAR para teléfonos más antiguos se pueden encontrar verificando la configuración del teléfono o comunicándose con el fabricante.

¿Qué pueden hacer los usuarios de teléfonos móviles para reducir su exposición a la radiación de radiofrecuencia?

La FDA ha sugerido algunos pasos que los usuarios de teléfonos celulares preocupados pueden tomar para reducir su exposición a la radiación de radiofrecuencia (53):

  • Reserve el uso de teléfonos celulares para conversaciones más breves o para momentos en los que no haya un teléfono fijo disponible.
  • Utilice un dispositivo con tecnología de manos libres, como auriculares con cable, que colocan más distancia entre el teléfono y la cabeza del usuario.

El uso de auriculares con cable o inalámbricos reduce la cantidad de exposición a la radiación de radiofrecuencia en la cabeza porque el teléfono no se coloca contra la cabeza (54). Las exposiciones disminuyen drásticamente cuando los teléfonos móviles se utilizan con manos libres.

Referencias seleccionadas

Inskip PD, Hoover RN, Devesa SS. Tendencias de la incidencia del cáncer de cerebro en relación con el uso de teléfonos móviles en los Estados Unidos. Neurooncología 2010 12(11):1147–1151.

Deltour I, Johansen C, Auvinen A y col. Tendencias temporales de las tasas de incidencia de tumores cerebrales en Dinamarca, Finlandia, Noruega y Suecia, 1974-2003. Revista del Instituto Nacional del Cáncer 2009 101(24):1721–1724.

Karipidis K, Elwood M, Benke G, et al. Uso de teléfonos móviles e incidencia de tipos histológicos de tumores cerebrales, clasificación o ubicación anatómica: un estudio ecológico basado en la población. BMJ abierto 2018 8 (12): e024489.

Withrow DR, Berrington de González A, Lam CJ, Warren KE, Shiels MS. Tendencias en la incidencia de tumores pediátricos del sistema nervioso central en los Estados Unidos, 1998-2013. Epidemiología, biomarcadores y prevención del cáncer 2019 28(3):522–530.

Kshettry VR, Hsieh JK, Ostrom QT, Kruchko C, Barnholtz-Sloan JS. Incidencia de schwannomas vestibulares en Estados Unidos. Revista de neurooncología 2015 124(2):223–228.

Lin DD, Lin JL, Deng XY y col. Tendencias en la incidencia de meningioma intracraneal en los Estados Unidos, 2004-2015. Medicina del cáncer 2019 8(14):6458–6467.

Deltour I, Auvinen A, Feychting M, et al. Uso de teléfonos móviles e incidencia de glioma en los países nórdicos 1979-2008: comprobación de coherencia. Epidemiología 2012 23(2):301–307.

Little MP, Rajaraman P, Curtis RE, et al. Uso de teléfonos móviles y riesgo de glioma: comparación de los resultados del estudio epidemiológico con las tendencias de incidencia en los Estados Unidos. Revista médica británica 2012344: e1147.

SCENIHR. 2015. Comité científico sobre riesgos sanitarios emergentes y recientemente identificados: efectos potenciales para la salud de la exposición a campos electromagnéticos (CEM): http://ec.europa.eu/health/scientific_committees/emerging/docs/scenihr_o_041.pdf, consultado el 7 de diciembre de 2020.

Röösli M, Lagorio S, Schoemaker MJ, Schüz J, Feychting M. Tumores cerebrales y de las glándulas salivales y uso de teléfonos móviles: evaluación de la evidencia de varios diseños de estudios epidemiológicos. Revisión anual de salud pública 2019 40:221–238.

Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer.Radiación no ionizante, Parte 2: Campos electromagnéticos de radiofrecuencia. Lyon, Francia: IARC 2013. Monografías de la IARC sobre la evaluación de los riesgos carcinogénicos para los seres humanos, volumen 102.

Cardis E, Richardson L, Deltour I y col. El estudio INTERPHONE: diseño, métodos epidemiológicos y descripción de la población de estudio. Revista europea de epidemiología 2007 22(9):647–664.

El Grupo de Estudio INTERPHONE. Riesgo de tumores cerebrales en relación con el uso de teléfonos móviles: resultados del estudio internacional de casos y controles INTERPHONE. Revista Internacional de Epidemiología 2010 39(3):675–694.

Grell K, Frederiksen K, Schüz J, et al. La distribución intracraneal de los gliomas en relación con la exposición de los teléfonos móviles: análisis del estudio INTERPHONE. Revista estadounidense de epidemiología 2016 184(11):818–828

Schoemaker MJ, Swerdlow AJ, Ahlbom A, et al. Uso de teléfonos móviles y riesgo de neuroma acústico: resultados del estudio de casos y controles de Interphone en cinco países del norte de Europa. Revista británica de cáncer 2005 93(7):842–848.

Larjavaara S, Schüz J, Swerdlow A, et al. Localización de gliomas en relación con el uso del teléfono móvil: análisis caso-caso y caso-especular. Revista estadounidense de epidemiología 2011 174(1):2–11.

Cardis E, Armstrong BK, Bowman JD y col. Riesgo de tumores cerebrales en relación con la dosis de RF estimada de los teléfonos móviles: resultados de cinco países de Interphone. Medicina ocupacional y ambiental 2011 68(9):631–640.

Johansen C, Boice J Jr, McLaughlin J, Olsen J. Teléfonos móviles y cáncer: un estudio de cohorte a nivel nacional en Dinamarca. Revista del Instituto Nacional del Cáncer 2001 93(3):203–207.

Schüz J, Jacobsen R, Olsen JH y col. Uso de teléfonos móviles y riesgo de cáncer: actualización de una cohorte danesa a nivel nacional. Revista del Instituto Nacional del Cáncer 2006 98(23):1707–1713.

Frei P, Poulsen AH, Johansen C y col. Uso de teléfonos móviles y riesgo de tumores cerebrales: actualización del estudio de cohorte danés. Revista médica británica 2011 343: d6387.

Benson VS, Pirie K, Schüz J, et al. Uso de teléfonos móviles y riesgo de neoplasias cerebrales y otros cánceres: estudio prospectivo. Revista Internacional de Epidemiología 2013 42(3): 792–802.

Benson VS, Pirie K, Schüz J, et al. Respuesta de los autores al caso del neuroma acústico: comentario sobre el uso de teléfonos móviles y el riesgo de neoplasias cerebrales y otros cánceres. Revista Internacional de Epidemiología 2014 43 (1): 275. doi: 10.1093 / ije / dyt186

Muscat JE, Malkin MG, Thompson S, et al. Uso de teléfonos móviles portátiles y riesgo de cáncer de cerebro. JAMA 2000 284(23):3001–3007.

Inskip PD, Tarone RE, Hatch EE, et al. Uso de teléfonos celulares y tumores cerebrales. Revista de Medicina de Nueva Inglaterra 2001 344(2):79–86.

Coureau G, Bouvier G, Lebailly P, et al. Uso de teléfonos móviles y tumores cerebrales en el estudio de casos y controles CERENAT. Medicina ocupacional y ambiental 2014 71(7):514–522.

Hardell L, Carlberg M, Hansson Mild K. Análisis conjunto de estudios de casos y controles sobre tumores cerebrales malignos y el uso de teléfonos móviles e inalámbricos, incluidos sujetos vivos y fallecidos. Revista Internacional de Oncología 2011 38(5):1465–1474.

Lönn S, Ahlbom A, Hall P, et al. Uso prolongado de teléfonos móviles y riesgo de tumores cerebrales. Revista estadounidense de epidemiología 2005 161(6):526–535.

Aydin D, Feychting M, Schüz J, et al. Uso de teléfonos móviles y tumores cerebrales en niños y adolescentes: un estudio multicéntrico de casos y controles. Revista del Instituto Nacional del Cáncer 2011 103(16):1264–1276.

Luo J, Deziel NC, Huang H y col. Uso de teléfonos celulares y riesgo de cáncer de tiroides: un estudio de casos y controles basado en la población en Connecticut. Anales de epidemiología 2019 29:39–45.

Volkow ND, Tomasi D, Wang GJ y col. Efectos de la exposición a señales de radiofrecuencia de teléfonos móviles sobre el metabolismo de la glucosa cerebral. JAMA 2011 305(8):808–813.

Kwon MS, Vorobyev V, Kännälä S, et al. La radiación de los teléfonos móviles GSM suprime el metabolismo de la glucosa cerebral. Revista de flujo sanguíneo cerebral y metabolismo 2011 31(12):2293–301.

Kwon MS, Vorobyev V, Kännälä S, et al. No hay efectos de la radiación de teléfonos móviles GSM a corto plazo sobre el flujo sanguíneo cerebral medido mediante tomografía por emisión de positrones. Bioelectromagnética 2012 33(3):247–256.

Hirose H, Suhara T, Kaji N y col. La radiación de la estación base del teléfono móvil no afecta la transformación neoplásica en las células BALB / 3T3. Bioelectromagnética 2008 29(1):55–64.

Oberto G, Rolfo K, Yu P, et al. Estudio de carcinogenicidad de campos electromagnéticos pulsados ​​a 217 Hz de 900 MHz en ratones transgénicos Pim1. Investigación Radiológica 2007 168(3):316–326.

Zook BC, Simmens SJ. Los efectos de la radiación de radiofrecuencia pulsada de 860 MHz sobre la promoción de tumores neurogénicos en ratas. Investigación Radiológica 2006 165(5):608–615.

Lin JC. Casos de cáncer en ratas de laboratorio por exposición a radiofrecuencias y radiación de microondas. IEEE J de electromagnetismo, RF y microondas en medicina y biología 2017 1(1):2–13.

Gong Y, Capstick M, Kuehn S, et al. Evaluación dosimétrica de por vida para ratones y ratas expuestos en cámaras de reverberación del estudio de bioensayo de cáncer NTP de 2 años sobre la radiación de teléfonos celulares. Transacciones IEEE sobre compatibilidad electromagnética 2017 59(6):1798–1808.

Capstick M, Kuster N, Kuehn S, et al. Un sistema de exposición a radiaciones de radiofrecuencia para roedores basado en cámaras de reverberación. Transacciones IEEE sobre compatibilidad electromagnética 2017 59(4):1041–1052.

Falcioni L, Bua L, Tibaldi E, et al. Informe de los resultados finales con respecto a los tumores cerebrales y cardíacos en ratas Sprague-Dawley expuestas desde la vida prenatal hasta la muerte natural al campo de radiofrecuencia de un teléfono móvil representativo de la emisión ambiental de una estación base GSM de 1,8 GHz. Investigación ambiental 2018 165:496–503.

Comisión Internacional de Protección contra Radiaciones No Ionizantes (ICNIRP). Nota ICNIRP: Evaluación crítica de dos estudios de carcinogenicidad animal de campo electromagnético de radiofrecuencia publicados en 2018. Física de la salud 2020 118(5):525–532.

Ahlbom A, Green A, Kheifets L y col. Epidemiología de los efectos sobre la salud de la exposición a la radiofrecuencia. Perspectivas de salud ambiental 2004 112(17):1741–1754.

Sagar S, Dongus S, Schoeni A y col. Exposición a campos electromagnéticos de radiofrecuencia en microambientes cotidianos en Europa: una revisión sistemática de la literatura. Revista de ciencia de la exposición y epidemiología ambiental 2018 28(2):147–160.

Eeftens M, Struchen B, Birks LE, et al. Exposición personal a campos electromagnéticos de radiofrecuencia en Europa: ¿Existe una brecha generacional? Medio Ambiente Internacional 2018121 (Pt 1): 216–226.

Atchley P, Strayer DL. Uso de pantallas pequeñas y seguridad en la conducción. Pediatría 2017140 (Supl. 2): S107 – S111.

Llerena LE, Aronow KV, Macleod J, et al. Una revisión basada en evidencia: conductor distraído. The Journal of Trauma and Acute Care Surgery 2015 78(1):147–152.

Brzozek C, Benke KK, Zeleke BM, Abramson MJ, Benke G. Radiofrecuencia electromagnética y rendimiento de la memoria: fuentes de incertidumbre en estudios de cohortes epidemiológicos. Revista Internacional de Investigación Ambiental y Salud Pública 201815 (4). pii: E592.

Zhang J, Sumich A, Wang GY. Efectos agudos del campo electromagnético de radiofrecuencia emitido por el teléfono móvil sobre la función cerebral. Bioelectromagnética 2017 38(5):329–338.

Foerster M, Thielens A, Joseph W, Eeftens M, Röösli M. Un estudio de cohorte prospectivo del rendimiento de la memoria de los adolescentes y la dosis cerebral individual de radiación de microondas de la comunicación inalámbrica. Perspectivas de salud ambiental 2018 126(7):077007.

Guxens M, Vermeulen R, Steenkamer I y col. Campos electromagnéticos de radiofrecuencia, tiempo frente a la pantalla y problemas emocionales y de comportamiento en niños de 5 años. Revista Internacional de Higiene y Salud Ambiental 2019 222(2):188–194.

Schüz J, Elliott P, Auvinen A y col. Un estudio de cohorte prospectivo internacional de usuarios de teléfonos móviles y salud (Cosmos): consideraciones de diseño e inscripción. Epidemiología del cáncer 2011 35(1):37–43.

Toledano MB, Auvinen A, Tettamanti G, et al. Un estudio de cohorte prospectivo internacional de usuarios de teléfonos móviles y salud (COSMOS): factores que afectan la validez del uso de teléfonos móviles autoinformado. Revista Internacional de Higiene y Salud Ambiental 2018 b221 (1): 1–8.

Kühn S, Cabot E, Christ A, Capstick M, Kuster N. Evaluación de los campos electromagnéticos de radiofrecuencia inducidos en el cuerpo humano por teléfonos móviles utilizados con equipos de manos libres. Física en Medicina y Biología 2009 54(18):5493–508.


Ver el vídeo: EFECTOS DE LAS ONDAS ELECTROMAGNÉTICAS EN LA SALUD (Diciembre 2022).