Información

¿Cómo causa dolor un nervio pinzado (a nivel molecular)?

¿Cómo causa dolor un nervio pinzado (a nivel molecular)?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

¿Se debe esto a diferencias de presión en el tejido circundante? (¿Es posible tener un nervio pinzado sin compresión de los tejidos circundantes y esto causa dolor?)

¿Cuáles son las moléculas / tipos de células involucradas en este proceso? ¿El dolor depende de la compresión de los axones de las neuronas mecanosensibles o nociceptivas?


Normalmente, la compresión del nervio o un nervio "pinzado" se debe a una inflamación en el tejido a través del cual pasa un nervio. La brecha ya es bastante estrecha, por lo que cualquier inflamación es bastante potente. La inflamación hace que sienta que las cosas son más dolorosas (hiperalgesia). De manera similar a cómo te quemas la mano y luego la pinchas, duele, cuando las células se dañan, los receptores que las rodean se sensibilizan para ser más reactivos. La unión de muchos ligandos involucrados en la inflamación conduce a entradas de sodio más altas de lo normal, lo que significa que siente dolor cuando se envía este impulso. Podría ser mucho más detallado, pero no estoy seguro de qué nivel desea, sin embargo, para obtener más detalles, consulte esta revisión.


Como describió AndroidPenguin, las vías nociceptivas se activan por inflamación o sustancias químicas nocivas.

A veces, el dolor puede surgir independientemente de las vías nociceptivas activas. Más evidente en casos de neuralgia y quizás en caso de pseudoneuromas.

En ciertos casos, el nervio lesionado provoca la desinhibición de las vías del dolor que surgen del asta dorsal de la médula espinal. Esta desinhibición se debe a la pérdida de la función nerviosa. A veces, el aumento del impulso de los nociceptores puede activar el asta dorsal de la médula espinal, que ahora también responderá a la mecanosensación normal [1].

El cambio fenotípico también es posible [2].

PD: Ambos artículos son inaccesibles para mí en este momento. Refiéralos para más detalles.


El seminario examina la biología del dolor y la reparación nerviosa en la enfermedad de los nervios periféricos

El seminario se centrará en los mecanismos del dolor y el desarrollo, reparación y regeneración de los nervios periféricos. Los oradores incluyen Rhona Mirsky de University College, London Elior Peles del Weizmann Institute, Israel Jeff Milbrandt de Washington University en St. Louis Stephen Waxman de Yale Bill Snider de la Universidad de Carolina del Norte y Clifford Woolf de Harvard.

La neuropatía periférica es un trastorno común que afecta aproximadamente al tres por ciento de todas las personas mayores de 60 años. La enfermedad es el resultado de daños en los nervios y los procesos nerviosos que se encuentran fuera del cerebro y la médula espinal. Tiene muchas causas, que incluyen diabetes, lesión traumática de los nervios, daño o hinchazón de las vainas alrededor de los nervios, problemas de circulación, genética o un ataque inmunológico mal dirigido al tejido nervioso. Los síntomas incluyen dolor en manos y brazos, piernas y pies, a veces constante y bastante intenso, así como entumecimiento y debilidad progresivos en brazos y piernas.

El Centro Miller promueve investigaciones multidisciplinarias sobre neuropatías periféricas, centrándose en los esfuerzos para determinar la causa, a nivel molecular, y encontrar formas de utilizar ese conocimiento para producir una cura para estos trastornos. El Centro fue fundado en 1999 por una generosa donación de Jack Miller de Lincolnshire, Illinois, fundador y presidente de Quill Corporation. Miller, que sufre de neuropatía periférica, se sintió frustrado por la falta de información sobre la enfermedad y decidió lanzar un esfuerzo concertado por neurocientíficos de la Universidad de Chicago para investigar la biología básica de la neuropatía y buscar mejores tratamientos y, finalmente, una cura para este trastorno nervioso común.

Horario --- Viernes 28 de abril de 2006
Ida Noyes Hall, Universidad de Chicago, 1212 E. 59th Street

8:15 - 9:00 Registro y desayuno continental

James L. Madara, M.D., Decano, División de Ciencias Biológicas y Facultad de Medicina Pritzker y Vicepresidente de Asuntos Médicos de la Universidad de Chicago,

Christopher Gomez, M.D., Ph.D., presidente del Departamento de Neurología de la Universidad de Chicago,

Brian Popko, Ph.D., Profesor Jack Miller de Enfermedades Neurológicas, Director, Centro Jack Miller de Neuropatía Periférica, Universidad de Chicago, y

Jack Miller, Fundador, Centro Jack Miller de Neuropatía Periférica

9:15 - Sesión del mediodía por la mañana

Rhona Mirsky, Ph.D., profesora de neurobiología del desarrollo en el University College de Londres, Reino Unido, sobre "Señales que controlan el desarrollo y la mielinización de las células de Schwann".

Elior Peles, Ph.D., profesor asociado de biología celular molecular en el Instituto de Ciencias Weizmann, Israel, sobre "Interacciones axón-glía en los nodos de Ranvier".

Jeffrey Milbrandt, M.D., Ph.D., Profesor de Patología e Inmunología, Medicina Interna y Neurología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis, sobre "Perspectivas moleculares sobre mielinización y degeneración axonal".

1:30 - 4:30 Sesión de la tarde

Stephen G. Waxman, MD, Ph.D., profesor y presidente de Neurología, y profesor de Neurobiología y Farmacología en la Facultad de Medicina de Yale, neurólogo en jefe del Centro Médico de Yale-New Haven y Director del Centro de Neurociencia y Investigación de regeneración en el VA Medical Center, Connecticut, sobre "Canales de sodio en la enfermedad axonal".

William Snider, M.D., profesor de neurología y fisiología celular y molecular, y director del Centro de Neurociencias de la Facultad de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte, sobre "El camino del factor de crecimiento nervioso al ensamblaje de axones".

Clifford J. Woolf, MD, Ph.D., Presidente Richard Kitz de Investigación de Anestesia en la Escuela de Medicina de Harvard y Director del Grupo de Investigación de Plasticidad Neural en el Hospital General de Massachusetts, sobre "Lo que el sistema nervioso periférico puede decirnos sobre la promoción de una regeneración exitosa . "

Los medios son bienvenidos a asistir. Para obtener más información, comuníquese con Nancy Herman, Directora de Programas, Centro Jack Miller de Neuropatía Periférica, al 773.834.8973, o por correo electrónico a [email protected]

La financiación del simposio provino de la Brain Research Foundation y de subvenciones de Pfizer, Takeda, Lilly, Athena Diagnostics y un paciente generoso.

Descargo de responsabilidad: AAAS y EurekAlert! no son responsables de la precisión de los comunicados de prensa publicados en EurekAlert. por las instituciones contribuyentes o para el uso de cualquier información a través del sistema EurekAlert.


Su dolor puede sentirse como un nervio pinzado

Puede ser útil pensar en estos nervios periféricos de la columna vertebral como si fueran cables que transmiten electricidad a una bombilla. Si se corta o comprime un cable eléctrico, es de esperar que la bombilla a la que está conectada no brille con tanta intensidad. El mismo concepto funciona para los nervios pinzados.

Cuando se produce un pinzamiento de los nervios, las personas se quejan de un dolor punzante en la pierna o sensaciones anormales debajo de las rodillas y en el pie y el tobillo. Al verificar la fuerza del tobillo, la fuerza de los dedos del pie, los reflejos y los signos de tensión nerviosa, su médico puede determinar si tiene un nervio pinzado o no. Un nervio pinzado generalmente dará como resultado debilidad en los músculos del tobillo y del pie que empeora mucho al estar de pie o sentado con la rodilla extendida.

Si una raíz nerviosa en particular se pellizca, es posible que se realicen inyecciones en la columna e incluso una cirugía para darle más espacio a esa raíz nerviosa. Esto explica por qué la cirugía de espalda es útil para pacientes que tienen dolor irradiado en las piernas, pero no es útil para pacientes que solo tienen dolor de espalda.


¿Por qué el dolor es una nueva frontera de la ciencia?

El inicio del siglo XXI es un momento increíblemente emocionante para la biología del dolor. La información de estudios recientes en la investigación básica del dolor está prácticamente explotando y ha revelado numerosos objetivos novedosos para el advenimiento de nuevas terapias para el dolor. Se han producido avances importantes a niveles que van desde estudios moleculares que han identificado proteínas de transducción en nociceptores hasta estudios de imágenes corticales que revelan cómo se experimenta el dolor a nivel cognitivo (2, 3). Dos líneas clave de descubrimiento han sido (I) mecanismos de transducción molecular / celular y (ii) plasticidad neuronal.


B1.2 Nervios y hormonas

El sistema nervioso y las hormonas nos permiten responder a los cambios externos. También nos ayudan a controlar las condiciones internas de nuestro cuerpo. Las hormonas se utilizan en algunas formas de anticoncepción y en tratamientos de fertilidad. Las plantas también producen hormonas y responden a estímulos externos.

El sistema nervioso

  • El sistema nervioso permite a los humanos reaccionar a su entorno y coordinar su comportamiento.
  • Sistema nervioso central = cerebro más médula espinal.
  • Estímulos = cambios en el medio ambiente.
  • Receptores = células que detectan estímulos
  • Impulso nervioso = mensaje eléctrico que se transmite a lo largo de una neurona.
  • Neuronas = células nerviosas.

  • Las neuronas son células altamente especializadas:
    • Muy largo para que los impulsos nerviosos puedan viajar rápidamente a diferentes partes del cuerpo.
    • Extremos ramificados para formar conexiones con muchas otras neuronas.
    • Funda aislante para mantener el impulso nervioso.

    • Sinapsis = uniones entre células nerviosas.
    • Cuando un impulso nervioso llega al final de una neurona, se liberan sustancias químicas.
    • Estos se difunden a través de la sinapsis y provocan un nuevo impulso nervioso en la siguiente neurona.

    • Los receptores y los estímulos que detectan incluyen:
      • receptores en los ojos que son sensibles a la luz
      • receptores en los oídos que son sensibles al sonido
      • receptores en los oídos que son sensibles a los cambios de posición y nos permiten mantener el equilibrio
      • receptores en la lengua y en la nariz que son sensibles a los productos químicos y nos permiten saborear y oler
      • receptores en la piel que son sensibles al tacto, la presión, el dolor y los cambios de temperatura.

      • La información de los receptores pasa a través de las neuronas de los nervios hasta la médula espinal y el cerebro.
      • El cerebro coordina la respuesta.

      Acciones reflejas

      • Las acciones reflejas son automáticas y rápidas.
      • Son respuestas simples a estímulos que a menudo protegen al cuerpo de daños.
      • A menudo involucran neuronas sensoriales, de relevo y motoras.
      • La vía que comienza con un estímulo y da como resultado una respuesta no requiere un control consciente por parte del cerebro.
      • En una simple acción refleja:
        • Los impulsos de un receptor pasan de una neurona sensorial al sistema nervioso central.
        • Hay una sinapsis entre una neurona sensorial y una neurona de relevo en el sistema nervioso central.
        • Se libera una sustancia química en la sinapsis entre la neurona sensorial y una neurona de relevo.
        • Esto hace que se envíe un impulso a lo largo de la neurona de retransmisión.
        • Luego, se libera una sustancia química en la sinapsis entre una neurona de relevo y una neurona motora en el sistema nervioso central.
        • Esto hace que los impulsos se envíen a lo largo de una neurona motora al efector.
        • Esto es un músculo o una glándula.
        • Un músculo responde contrayéndose
        • Una glándula responde liberando (secretando) sustancias químicas, por ejemplo, la glándula salival libera saliva.

        Control en el cuerpo humano

        • Las condiciones internas que se controlan incluyen:
          • El contenido de agua del cuerpo:
            • El agua sale del cuerpo:
              • a través de los pulmones cuando exhalamos
              • a través de la piel cuando sudamos para refrescarnos.
              • Los iones se pierden a través de la piel cuando sudamos.
              • El exceso de iones se pierde a través de los riñones en la orina.
              • Para mantener la temperatura a la que funcionan mejor las enzimas.
              • Las enzimas son moléculas de proteínas que controlan las reacciones dentro y fuera de las células.
              • Son sensibles a los cambios de temperatura y funcionan mejor a la temperatura corporal - 37o
              • Proporcionar a las células un suministro constante de energía.
              • Ingerimos azúcares como carbohidratos en nuestra comida.
              • Muchos procesos dentro del cuerpo están coordinados por sustancias químicas llamadas hormonas.
              • Las hormonas son secretadas por glándulas.
              • Son transportados a sus órganos diana por el torrente sanguíneo.
              • Las hormonas regulan las funciones de muchos órganos y células.

              Ciclo menstrual

              • La liberación mensual de un óvulo de los ovarios de una mujer.
              • Los cambios en el grosor del revestimiento de su útero.
              • Estos están controlados por hormonas secretadas por la glándula pituitaria y por los ovarios.
              • Están involucrados en promover la liberación de un huevo.
              • Hormona estimulante del folículo (FSH):
                • Secretado por la glándula pituitaria
                • Hace que los óvulos maduren en los ovarios.
                • También estimula a los ovarios para que produzcan hormonas, incluido el estrógeno.
                • Secretado por los ovarios.
                • Inhibe la producción adicional de FSH.
                • Provoca la liberación de LH.
                • Estimula la liberación de óvulos del ovario.

                El uso de hormonas de control de la fertilidad artificial.


                Los receptores presinápticos NMDA controlan la transmisión nociceptiva a nivel de la médula espinal en el dolor neuropático

                El dolor neuropático crónico es una condición debilitante que sigue siendo difícil de tratar. Los antagonistas del receptor de glutamato N-metil-D-aspartato (NMDAR) se han utilizado para tratar el dolor neuropático, pero los sitios exactos de sus acciones no estaban claros hasta hace poco. Aunque convencionalmente postsinápticos, los NMDAR también se expresan presinápticamente, particularmente en las terminales centrales de las neuronas sensoriales primarias, en el asta dorsal espinal. Sin embargo, los NMDAR presinápticos en la médula espinal normalmente están inactivos y no participan activamente en la transmisión nociceptiva fisiológica. En esta revisión, describimos el papel emergente de los NMDAR presinápticos a nivel de la médula espinal en el dolor neuropático crónico y las implicaciones de los mecanismos moleculares para un tratamiento más efectivo. Estudios recientes indican que la actividad NMDAR presináptica a nivel de la médula espinal aumenta en varias condiciones de dolor neuropático, pero no en el dolor inflamatorio crónico. El aumento de la actividad NMDAR presináptica puede potenciar la liberación de glutamato desde las terminales aferentes primarias a las neuronas del asta dorsal espinal, que es crucial para la plasticidad sináptica asociada con el dolor neuropático causado por una lesión nerviosa traumática y la neuropatía periférica inducida por quimioterapia. Además, α2δ-1, anteriormente considerada una subunidad del canal de calcio, puede interactuar directamente con los NMDAR a través de su extremo C-terminal para aumentar la actividad presináptica de NMDAR al facilitar el tráfico sináptico de los complejos α2δ-1-NMDAR en el dolor neuropático causado por agentes quimioterapéuticos y lesión de nervios periféricos. . Dirigirse a los NMDAR unidos a α2δ-1 con gabapentinoides o péptidos del extremo C α2δ-1 puede atenuar el impulso nociceptivo desde los nervios sensoriales primarios hasta las neuronas del asta dorsal en el dolor neuropático.

                Palabras clave: Calcineurina Ganglio de la raíz dorsal Gabapentina K + –Cl− cotransportador-2 Pregabalina Plasticidad sináptica.

                Declaracion de conflicto de interes

                Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses con el contenido de este artículo.

                Cifras

                Figura 1 .. α2δ-1 es esencial para…

                Figura 1 .. α2δ-1 es esencial para el aumento de la actividad NMDAR presináptica y postsináptica de la médula ...

                Figura 2 .. El tratamiento con gabapentina normaliza presináptica y ...

                Figura 2 .. El tratamiento con gabapentina normaliza la actividad NMDAR presináptica y postsináptica de las neuronas del asta dorsal espinal ...

                Figura 3 .. Esquema que muestra el papel potencial ...

                Figura 3 .. Esquema que muestra el papel potencial de α2δ-1 en la regulación de los NMDAR sinápticos ...


                ¿Qué y dónde están los dermatomas?

                Los dermatomas son áreas de la piel que envían señales al cerebro a través de los nervios espinales. Estas señales dan lugar a sensaciones que involucran temperatura, presión y dolor.

                La parte de un nervio que sale de la médula espinal se llama raíz nerviosa. El daño a una raíz nerviosa puede desencadenar síntomas en el dermatoma correspondiente del nervio.

                A continuación, mostramos la ubicación de los dermatomas en todo el cuerpo. También describimos las condiciones de salud que pueden dañar los nervios espinales y afectar sus dermatomas.

                Share on Pinterest Varios problemas de salud dañan los nervios espinales y afectan la piel circundante.

                Un dermatoma es un área de la piel que envía información al cerebro a través de un solo nervio espinal.

                Los nervios espinales salen de la columna en pares. Hay 31 pares en total, y 30 de ellos tienen dermatomas correspondientes.

                La excepción es el nervio espinal C1, que no tiene un dermatoma correspondiente.

                Los nervios espinales se clasifican en cinco grupos, según la región de la columna de la que salen.

                Los cinco grupos y sus puntos de salida de la columna son:

                1. Nervios cervicales: Estos salen de la región del cuello y están etiquetados como C1-C8.
                2. Nervios torácicos: Estos salen de la región del torso y están etiquetados como T1-T12.
                3. Nervios lumbares: Estos salen de la región lumbar y están etiquetados como L1-L5.
                4. Nervios sacros: Estos salen de la base de la columna y están etiquetados como S1-S5.
                5. Un par de nervios coccígeos: Estos salen del coxis o cóccix.

                Cada dermatoma comparte la etiqueta de su correspondiente nervio espinal.

                Algunos dermatomas se superponen hasta cierto punto y la disposición precisa de los dermatomas puede variar ligeramente de una persona a otra.

                A continuación, enumeramos las ubicaciones de los dermatomas que corresponden a los nervios espinales en cada grupo.

                Nervios cervicales y sus dermatomas

                • C2: la base del cráneo, detrás de la oreja
                • C3: la parte posterior de la cabeza y la parte superior del cuello
                • C4: la parte inferior del cuello y la parte superior de los hombros
                • C5: la parte superior de los hombros y las dos clavículas
                • C6: los antebrazos superiores y los dedos pulgar e índice
                • C7: la parte superior de la espalda, la parte posterior de los brazos y los dedos medios
                • C8: la parte superior de la espalda, la parte interna de los brazos y los dedos anular y meñique

                Nervios torácicos y sus dermatomas.

                • T1: la parte superior del pecho y la espalda y la parte superior del antebrazo
                • T2, T3 y T4: la parte superior del pecho y la espalda
                • T5, T6 y T7: la mitad del pecho y la espalda
                • T8 y T9: la parte superior del abdomen y la espalda media
                • T10: la línea media del abdomen y la espalda media
                • T11 y T12: la parte baja del abdomen y la espalda media

                Nervios lumbares y sus dermatomas.

                • L1: la ingle, la cadera superior y la espalda baja
                • L2: la parte baja de la espalda, las caderas y la parte superior de la parte interna de los muslos
                • L3: la parte inferior de la espalda, la parte interna de los muslos y la parte interna de las piernas justo debajo de las rodillas
                • L4: la parte posterior de las rodillas, las secciones internas de la parte inferior de las piernas y los talones
                • L5: la parte superior de los pies y la parte delantera de la parte inferior de las piernas

                Nervios sacros y sus dermatomas

                • S1: la parte inferior de la espalda, las nalgas, la parte posterior de las piernas y la parte externa de los dedos de los pies
                • S2: las nalgas, los genitales, la parte posterior de las piernas y los talones
                • S3: las nalgas y los genitales
                • S4 y S5: los glúteos

                Los nervios coccígeos y su dermatoma.

                El dermatoma correspondiente a los nervios coccígeos se encuentra en las nalgas, en el área directamente alrededor del coxis o coxis.

                Los síntomas que ocurren dentro de un dermatoma a veces indican daño o alteración del nervio correspondiente del dermatoma. La ubicación de estos síntomas puede, por lo tanto, ayudar a los médicos a diagnosticar ciertas afecciones médicas subyacentes.

                Algunas afecciones que pueden afectar los nervios y sus correspondientes dermatomas son:

                Herpes

                La culebrilla, o herpes zoster, es una infección viral causada por la reactivación del virus varicela-zoster. Este es el mismo virus que causa la varicela.

                Una vez que el cuerpo se recupera de la varicela, el virus puede permanecer inactivo y eventualmente reactivarse como herpes zóster.

                En los adultos, el herpes zóster suele provocar la formación de una erupción en el tronco, a lo largo de uno de los dermatomas torácicos. La erupción puede estar precedida por dolor, picazón u hormigueo en el área.

                Algunos otros síntomas de la culebrilla pueden incluir:

                Una persona con un sistema inmunológico debilitado puede desarrollar una erupción de herpes zóster más generalizada que cubre tres o más dermatomas. Los médicos se refieren a esto como herpes zóster diseminado.

                Nervios pellizcados

                Un nervio pinzado ocurre cuando una raíz nerviosa ha sido comprimida por un hueso, disco, tendón o ligamento. Esta compresión puede ocurrir en cualquier parte de la columna, pero generalmente ocurre en la región inferior o lumbar.

                Un nervio pinzado puede causar dolor, hormigueo o entumecimiento en su dermatoma correspondiente. Como tal, la ubicación de los síntomas puede ayudar al médico a identificar el nervio afectado.

                Luego, el médico diagnostica y trata la causa subyacente del nervio pinzado y recomienda formas de aliviar los síntomas.

                Lesión traumática

                Una lesión traumática de los nervios puede resultar de un accidente o una cirugía.

                La gravedad de los síntomas puede ayudar a los médicos a determinar la extensión de la lesión nerviosa.


                El cortocircuito en el interruptor molecular intensifica el dolor

                Crédito: © Shutterstock

                Mientras buscaban analgésicos novedosos, los investigadores de KU Leuven en Bélgica llegaron a la sorprendente conclusión de que algunos fármacos candidatos en realidad aumentan el dolor. En un estudio publicado en la revista Biología química de la naturaleza, los investigadores muestran que un interruptor molecular en los nervios responsables de detectar el dolor puede "cortocircuitar", agravando así la aparición del dolor.

                El dolor funciona como una señal de alarma importante. Nos alerta sobre posibles daños corporales (un objeto caliente o punzante, por ejemplo) y nos motiva a apartarnos de situaciones dañinas. A nivel celular, el dolor implica la estimulación de una red de nervios del dolor que se extienden a través de la piel, las mucosas y los órganos corporales.

                Incrustados en la pared celular que rodea estos nervios hay canales iónicos. Estas diminutas vías microscópicas responden a estímulos como frío o calor extremos, presión mecánica o sustancias químicas nocivas. Cuando los canales iónicos se abren, se crea una señal eléctrica que se transmite al cerebro y se interpreta como dolor.

                En investigaciones anteriores, el equipo de investigadores de KU Leuven dirigido por el profesor Thomas Voets (Laboratorio de investigación de canales de iones) y el profesor Joris Vriens (Laboratorio de obstetricia y ginecología experimental) descubrió que un canal de iones en particular, TRPM3, actúa como un detector de incendios molecular: el canal iónico detecta el calor y la hormona pregnenolona sulfato, un precursor de las hormonas sexuales estrógeno y testosterona y desencadenante del dolor y la inflamación. En el presente estudio, los investigadores buscaban inhibidores de TRPM3 que pudieran potencialmente usarse como analgésicos.

                Sorprendentemente, sus resultados muestran que una serie de medicamentos que se utilizan como analgésicos en realidad aumentaron el dolor en los ratones probados en el estudio, dice el profesor Voets: "Normalmente, cuando el canal iónico está cerrado, no se envía ninguna señal eléctrica al cerebro y, por lo tanto, no se produce dolor. Pero descubrimos que el dolor puede ocurrir a pesar de un canal de iones cerrado. ¿Cómo? Un cortocircuito en el canal de iones. Cuando ocurre un cortocircuito, la señal eléctrica efectuada por un estímulo no sigue la ruta normal a través del poro central del canal iónico. En su lugar, navega por un camino alternativo a través del material circundante. Esta "fuga eléctrica" ​​activa los nervios del dolor, lo que aumenta la sensación de dolor. Esto puede explicar los efectos secundarios que aumentan el dolor de algunos medicamentos, como el clotrimazol , un remedio común para las infecciones por hongos que a menudo causa efectos secundarios desagradables como irritación y sensación de ardor.

                "Es sorprendente que los cortocircuitos en el canal iónico solo se produzcan a niveles hormonales elevados. Esto podría explicar por qué algunos pacientes experimentan estos efectos secundarios y otros no", dice el profesor Voets. Los investigadores esperan que este nuevo conocimiento sobre el dolor dependiente de TRPM3 contribuya al desarrollo de nuevos analgésicos con menos efectos secundarios dolorosos.


                Mercadante, S. Dolor óseo maligno: fisiopatología y tratamiento. Dolor 69, 1–18 (1997).Sostiene, basándose en la literatura clínica, que las metástasis óseas son la causa más común de dolor relacionado con el cáncer. Concluye que el dolor por cáncer compromete la calidad de vida del paciente y que el nivel de dolor por cáncer a menudo es desproporcionado con el tamaño del tumor.

                Mercadante, S. & amp Arcuri, E. Dolor irruptivo en pacientes oncológicos: fisiopatología y tratamiento. Tratamiento contra el cáncer. Rvdo. 24, 425–432 (1998).

                Portenoy, R. K. & amp Lesage, P. Manejo del dolor por cáncer. Lanceta 353, 1695–1700 (1999).

                Portenoy, R. K., Payne, D. & amp Jacobsen, P. Dolor irruptivo: características e impacto en pacientes con dolor por cáncer. Dolor 81, 129–134 (1999).

                Hoskin, P. en Enfermedades tumorales óseas y osteoporosis en pacientes con cáncer (ed. Body, J.-J.) 263-286 (Marcel Dekker, Nueva York, 2000).

                Coyle, N., Adelhardt, J., Foley, K. M. & amp Portenoy, R. K. Carácter de la enfermedad terminal en el paciente con cáncer avanzado: dolor y otros síntomas durante las últimas cuatro semanas de vida. J. Manejo de síntomas de dolor. 5, 83–93 (1990).

                Payne, R. Mecanismos y manejo del dolor óseo. Cáncer 80, 1608–1613 (1997).

                Payne, R. y col. Calidad de vida y dolor por cáncer: satisfacción y efectos secundarios con fentanilo transdérmico versus morfina oral. J. Clin. Oncol. 16, 1588–1593 (1998).

                Meuser, T. et al. Síntomas durante el tratamiento del dolor por cáncer siguiendo las directrices de la OMS: un estudio de seguimiento longitudinal de la prevalencia, la gravedad y la etiología de los síntomas. Dolor 93, 247–257 (2001).

                de Wit, R. y col. El Amsterdam Pain Management Index comparado con ocho medidas de resultado utilizadas con frecuencia para evaluar la idoneidad del tratamiento del dolor en pacientes con cáncer con dolor crónico. Dolor 91, 339–349 (2001).

                Schwei, M. J. y col. Reorganización neuroquímica y celular de la médula espinal en un modelo murino de dolor por cáncer de hueso. J. Neurosci. 19, 10886–10897 (1999).Describe el primer modelo animal de dolor por cáncer, que muestra una correlación entre la destrucción del tumor inducida por el tejido, los cambios neuroquímicos en las neuronas sensoriales y la médula espinal y el desarrollo de conductas relacionadas con el dolor.

                Honore, P. et al. La osteoprotegerina bloquea la destrucción del esqueleto inducida por el cáncer de hueso, el dolor esquelético y la reorganización neuroquímica relacionada con el dolor de la médula espinal. Nature Med. 6, 521–528 (2000).El primer artículo en utilizar un modelo animal de dolor por cáncer para probar la utilidad de una nueva terapia analgésica. Los autores muestran que los modelos animales de dolor por cáncer se pueden utilizar para examinar el mecanismo por el cual las nuevas terapias bloquean el dolor por cáncer.

                Luger, N. M. y col. La osteoprotegerina disminuye el dolor del cáncer de huesos avanzado. Cancer Res. 61, 4038–4047 (2001).El primer artículo para examinar los mecanismos que generan y mantienen el dolor crónico en etapas avanzadas del cáncer. Fue la primera demostración de que las terapias novedosas podrían ser efectivas para controlar el dolor por cáncer en etapa temprana y tardía.

                Djouhri, L., Bleazard, L. & amp Lawson, S. N. Asociación de la forma del potencial de acción somático con propiedades receptivas sensoriales en las neuronas del ganglio de la raíz dorsal de cobaya. J. Physiol. 513, 857–872 (1998).

                Basbaum, A. I. y Jessel, T. M. en Principios de la ciencia neuronal (eds Kandel, E. R., Schwartz, J. H. y Jessell, T. M.) 472–490 (McGraw – Hill, Nueva York, 2000).

                Julius, D. & amp Basbaum, A. I. Mecanismos moleculares de la nocicepción. Naturaleza 413, 203–210 (2001).Una elegante revisión de los mecanismos de transducción de señales que utilizan los nociceptores para detectar estímulos fisiológicos. También describe cómo la excitabilidad de los nociceptores se ve alterada por una variedad de vías de señalización intracelular.

                Kirschstein, T., Greffrath, W., Busselberg, D. & amp Treede, R. D. Inhibición de respuestas rápidas al calor en ratas sensoriales primarias nociceptivas por antagonistas del receptor vanilloide. J. Neurophysiol. 82, 2853–2860 (1999).

                Welch, J. M., Simon, S. A. & amp Reinhart, P. H. El mecanismo de activación del receptor 1 de vainilloide de rata por capsaicina implica el dominio de poros y difiere de la activación por calor o por calor. Proc. Natl Acad. Sci. Estados Unidos 97, 13889–13894 (2000).

                Bevan, S. & amp Geppetti, P. Protones: pequeños estimulantes de los nervios sensoriales sensibles a la capsaicina. Trends Neurosci. 17, 509–512 (1994).

                Caterina, M. J. et al. Nocicepción alterada y sensación de dolor en ratones que carecen del receptor de capsaicina. Ciencias 288, 306–313 (2000).

                Nagy, I. & amp Rang, H. El calor nocivo activa todas las neuronas del ganglio de la raíz dorsal sensibles a la capsaicina y también una subpoblación de las neuronas del ganglio de la raíz dorsal insensibles a la capsaicina. Neurociencia 88, 995–997 (1999).

                Tominaga, M. y col. El receptor de capsaicina clonado integra múltiples productores de dolor. Neurona 21, 531–543 (1998).

                Price, M. P. et al. El canal catiónico DRASIC contribuye a la detección del tacto cutáneo y los estímulos ácidos en ratones. Neurona 32, 1071–1083 (2001).Muestra que las subunidades DRASIC participan en un canal heteromultimérico y que, dependiendo del tipo de neurona sensorial que se exprese, DRASIC podría ser un transductor de señal para estímulos mecánicos o para pH bajo.

                Krishtal, O. A., Marchenko, S. M. & amp Obukhov, A. G. Canales catiónicos activados por ATP extracelular en neuronas sensoriales de rata. Neurociencia 27, 995–1000 (1988).

                Xu, G. Y. & amp Huang, L. Y. M. La inflamación periférica sensibiliza las respuestas mediadas por el receptor P2X en las neuronas del ganglio de la raíz dorsal. J. Neurosci. 22, 93–102 (2002).

                Nelson, J. B. & amp Carducci, M. A. El papel de los antagonistas del receptor de endotelina-1 y endotelina en el cáncer de próstata. Pasante BJU. 85, 45–48 (2000).

                Álvarez, F. J. & amp Fyffe, R. E. Nociceptores para el siglo XXI. Curr. Rev.Dolor 4, 451–458 (2000).

                McMahon, S. B. NGF como mediador del dolor inflamatorio. Phil. Trans. R. Soc. Lond. B 351, 431–440 (1996).

                Woolf, C. J. & amp Salter, M. W. Plasticidad neuronal: aumento de la ganancia en el dolor. Ciencias 288, 1765–1769 (2000).

                Schmidt, R. y col. Nuevas clases de nociceptores C sensibles y que no responden en la piel humana. J. Neurosci. 15, 333–341 (1995).

                Honore, P. et al. Remodelación celular y neuroquímica de la médula espinal en el dolor por cáncer de hueso. Prog. Brain Res. 129, 389–397 (2000).

                Honore, P., Menning, P. M., Rogers, S. D., Nichols, M. L. & amp Mantyh, P. W. Plasticidad neuroquímica en el dolor inflamatorio persistente. Prog. Brain Res. 129, 357–363 (2000).

                Mantyh, P. W. y col. Endocitosis rápida de un receptor acoplado a proteína G: la sustancia P provocó la internalización de su receptor en el cuerpo estriado de la rata en vivo. Proc. Natl Acad. Sci. Estados Unidos 92, 2622–2626 (1995).

                Mantyh, P. W. y col. Endocitosis de receptores y remodelación de dendrita en neuronas espinales después de estimulación somatosensorial. Ciencias 268, 1629–1632 (1995).

                Hunt, S. P. & amp Mantyh, P. W. La dinámica molecular del control del dolor. Nature Rev. Neurosci. 2, 83–91 (2001).Evidencia de que el dolor tiene cualidades tanto discriminatorias como afectivas, y que ambas están reguladas de manera dependiente de la actividad mediante sistemas moduladores ascendentes y descendentes.

                Basbaum, A. I. Genes inmediatos-tempranos y dolor: ¿de qué se trata todo el 'Fos'? APS J. 3, 49–52 (1994).

                Jasmin, L., Wang, H., Tarczy-Hornoch, K., Levine, J. D. & amp Basbaum, A. I. Efectos diferenciales de la morfina sobre la inmunorreactividad similar a Fos provocada por estímulos nocivos en subpoblaciones de neuronas espinoparabraquiales. J. Neurosci. 14, 7252–7260 (1994).

                Doyle, C. A. & amp Hunt, S. P. Las neuronas que expresan el receptor de la sustancia P (neuroquinina-1) en la lámina I de la médula espinal codifican la intensidad de la estimulación nociva: un estudio de c-Fos en ratas. Neurociencia 89, 17–28 (1999).

                Hunt, S. P., Pini, A. & amp Evan, G. Inducción de proteína similar a c-Fos en neuronas de la médula espinal después de la estimulación sensorial. Naturaleza 328, 632–634 (1987).

                Abbadie, C., Taylor, B. K., Peterson, M. A. & amp Basbaum, A. I. Contribución diferencial de las dos fases de la prueba de formalina al patrón de expresión de c-fos en la médula espinal de rata: estudios con remifentanilo y lidocaína. Dolor 69, 101–110 (1997).

                Honore, P. et al. Los modelos murinos de dolor inflamatorio, neuropático y por cáncer generan cada uno un conjunto único de cambios neuroquímicos en la médula espinal y las neuronas sensoriales. Neurociencia 98, 585–598 (2000).Establece que se produce un conjunto único de cambios neuroquímicos en los sistemas nerviosos central, periférico y central en casos de dolor crónico inflamatorio, neuropático y por cáncer. Estos hallazgos indican que el cáncer induce un estado de dolor persistente y único.

                Galasko, C. S. Diagnóstico de metástasis esqueléticas y evaluación de la respuesta al tratamiento. Clin.Orthop. 31264-75 (1995). | PubMed |

                Nielsen, O. S., Munro, A. J. & amp Tannock, I. F. Metástasis óseas: fisiopatología y política de manejo. J. Clin. Oncol. 9, 509–24 (1991).

                DeLeo, J. A. & amp Yezierski, R. P. El papel de la neuroinflamación y la activación neuroinmune en el dolor persistente. Dolor 90, 1–6 (2001).

                Watkins, L. R., Maier, S. F. & amp Goehler, L. E. Activación inmunológica: el papel de las citocinas proinflamatorias en la inflamación, las respuestas a las enfermedades y los estados patológicos de dolor. Dolor 63, 289–302 (1995).

                Watkins, L. R. & amp Maier, S. F. Implicaciones de la comunicación entre el sistema inmunitario y el cerebro para la enfermedad y el dolor. Proc. Natl Acad. Sci. Estados Unidos 96, 7710–7713 (1999).

                Nadler, R. B. y col. IL-1β y TNF-α en las secreciones prostáticas son indicadores en la evaluación de hombres con prostatitis crónica. J. Urol. 164, 214–218 (2000).

                Davar, G. Endotelina-1 y dolor por cáncer metastásico. Pain Med. 2, 24–27 (2001).

                Opree, A. & amp Kress, M. Participación de las citocinas proinflamatorias factor de necrosis tumoral α, IL-1β e IL-6, pero no IL-8, en el desarrollo de hiperalgesia por calor: efectos sobre el péptido relacionado con el gen de la calcitonina provocado por el calor liberación de la piel de rata. J. Neurosci. 20, 6289–6293 (2000).

                Watkins, L. R., Goehler, L. E., Relton, J., Brewer, M. T. & amp Maier, S. F. Mecanismos de hiperalgesia del factor de necrosis tumoral-α (TNF-α). Brain Res. 692, 244–250 (1995).

                Stoscheck, C. M. & amp King, L. E. Jr. Papel del factor de crecimiento epidérmico en la carcinogénesis. Cancer Res. 46, 1030–1037 (1986).

                Poon, R. T., Fan, S. T. & amp Wong, J. Implicaciones clínicas de los factores angiogénicos circulantes en pacientes con cáncer. J. Clin. Oncol. 19, 1207–1225 (2001).

                Roman, C., Saha, D. y Beauchamp, R. TGF-β y carcinogénesis colorrectal. Microsc. Res. Tech. 52, 450–457 (2001).

                Silver, B. J. Factor de crecimiento derivado de plaquetas en la malignidad humana. Biofactores 3, 217–227 (1992).

                Daughaday, W. H. & amp Deuel, T. F. Secreción tumoral de factores de crecimiento. Endocrinol Metab Clin North Am 20, 539–563 (1991).

                Radinsky, R. Factores de crecimiento y sus receptores en metástasis. Semin Cancer Biol 2, 169–177 (1991).

                Vasko, M. R. Liberación de neuropéptidos inducida por prostaglandinas de la médula espinal. Prog. Brain Res. 104, 367–380 (1995).

                Shappell, S. B. et al. Alterations in lipoxygenase and cyclooxygenase-2 catalytic activity and mRNA expression in prostate carcinoma. Neoplasia 3, 287–303 (2001).

                Kundu, N., Yang, Q., Dorsey, R. & Fulton, A. M. Increased cyclooxygenase-2 (Cox-2) expression and activity in a murine model of metastatic breast cancer. Int J Cancer 93, 681–686 (2001).

                Ohno, R. et al. Depth of invasion parallels increased cyclooxygenase-2 levels in patients with gastric carcinoma. Cáncer 91, 1876–1881 (2001).

                Molina, M. A., Sitja-Arnau, M., Lemoine, M. G., Frazier, M. L. & Sinicrope, F. A. Increased cyclooxygenase-2 expression in human pancreatic carcinomas and cell lines: growth inhibition by nonsteroidal anti-inflammatory drugs. Cancer Res. 59, 4356–4362 (1999).

                Dubois, R. N., Radhika, A., Reddy, B. S. & Entingh, A. J. Increased cyclooxygenase-2 levels in carcinogen-induced rat colonic tumors. Gastroenterología 110, 1259–1262 (1996).

                Moore, B. C. & Simmons, D. L. COX-2 inhibition, apoptosis, and chemoprevention by nonsteroidal anti-inflammatory drugs. Curr. Medicina. Chem. 7, 1131–1144 (2000).

                Masferrer, J. L. et al. Antiangiogenic and antitumor activities of cyclooxygenase-2 inhibitors. Cancer Res. 60, 1306–1311 (2000).

                Fosslien, E. Biochemistry of cyclooxygenase (COX)-2 inhibitors and molecular pathology of COX-2 in neoplasia. Crit. Rev. Clin. Lab. Sci. 37, 431–502 (2000).

                Mercadante, S. The use of anti-inflammatory drugs in cancer pain. Cancer Treat. Rvdo. 27, 51–61 (2001).

                Shankar, A. et al. Raised endothelin 1 levels in patients with colorectal liver metastases. Br. J. Surg. 85, 502–506 (1998).

                Kurbel, S. et al. Endothelin-secreting tumors and the idea of the pseudoectopic hormone secretion in tumors. Medicina. Hipótesis 52, 329–333 (1999).

                Nelson, J. B. et al. Identification of endothelin-1 in the pathophysiology of metastatic adenocarcinoma of the prostate. Nature Med. 1, 944–949 (1995).

                Pomonis, J. D., Rogers, S. D., Peters, C. M., Ghilardhi, J. R. & Mantyh, P. W. Expression and localization of endothelin receptors: implication for the involvement of peripheral glia in nociception. J. Neurosci. 21, 999–1006 (2001).

                Davar, G., Hans, G., Fareed, M. U., Sinnott, C. & Strichartz, G. Behavioral signs of acute pain produced by application of endothelin-1 to rat sciatic nerve. Neuroreport 9, 2279–2283 (1998).

                Dawas, K., Laizidou, M., Shankar, A., Ali, H. & Taylor, I. Angiogenesis in cancer: the role of endothelin-1. Ana. R. Coll. Surg. Engl. 81, 306–310 (1999).

                Asham, E. H., Loizidou, M. & Taylor, I. Endothelin-1 and tumour development. EUR. J. Surg. Oncol. 24, 57–60 (1998).

                Griffiths, J. R. Are cancer cells acidic? Br. J. Cáncer 64, 425–427 (1991).

                Reeh, P. W. & Steen, K. H. Tissue acidosis in nociception and pain. Prog. Brain Res. 113, 143–151 (1996).

                Sutherland, S., Cook, S. & Ew, M. Chemical mediators of pain due to tissue damage and ischemia. Prog. Brain Res. 129, 21–38 (2000).

                Olson, T. H., Riedl, M. S., Vulchanova, L., Ortiz-Gonzalez, X. R. & Elde, R. An acid sensing ion channel (ASIC) localizes to small primary afferent neurons in rats. Neuroreport 9, 1109–1113 (1998).

                Caterina, M. J. et al. The capsaicin receptor: a heat-activated ion channel in the pain. Naturaleza 389, 816–824 (1997).

                Tominaga, M. et al. The cloned capsaicin receptor integrates multiple pain-producing stimuli. Neurona 21, 531–543 (1998).A seminal paper showing that protons decrease the temperature threshold for VR1 activation, so that even moderately acidic conditions activate VR1 at room temperature. This paper established VR1 as a molecular integrator of noxious chemical and physical stimuli in nociceptors.

                Bassilana, F. et al. The acid-sensitive ionic channel subunit ASIC and the mammalian degenerin MDEG form a heteromultimeric H + -gated Na + channel with novel properties. J. Biol. Chem. 272, 28819–28822 (1997).

                Lingueglia, E. et al. A modulatory subunit of acid sensing ion channels in brain and dorsal root ganglion cells. J. Biol. Chem. 272, 29778–29783 (1997).

                Clohisy, D. R., Perkins, S. L. & Ramnaraine, M. L. Review of cellular mechanisms of tumor osteolysis. Clin. Orthop. 373,104–114 (2000).

                Clohisy, D. R. et al. Osteoprotegerin inhibits tumor-induced osteoclastogenesis and bone growth in osteopetrotic mice. J Orthop Res 18, 967–976 (2000).

                Clohisy, D. R., O'Keefe, P. F. & Ramnaraine, M. L. Pamidronate decreases tumor-induced osteoclastogenesis in mice. J. Orthop. Res. 19, 554–558 (2001).

                Delaisse, J.-M. & Vaes, G. in Biology and Physiology of the Osteoclast (eds Rifkin, B. R. & Gay, C. V.) 289–314 (CRC Press, Ann Arbor, 1992).

                Guo, A., Vulchanova, L., Wang, J., Li, X. & Elde, R. Immunocytochemical localization of the vanilloid receptor 1 (VR1): relationship to neuropeptides, the P2X3 purinoceptor and IB4 binding sites. EUR. J. Neurosci. 11, 946–958 (1999).

                Berenson, J. R. et al. Zoledronic acid reduces skeletal-related events in patients with osteolytic metastases. Cáncer 91, 1191–1200 (2001).

                Fulfaro, F., Casuccio, A., Ticozzi, C. & Ripamonti, C. The role of bisphosphonates in the treatment of painful metastatic bone disease: a review of phase III trials. Dolor 78, 157–169 (1998).

                Major, P. P., Lipton, A., Berenson, J. & Hortobagyi, G. Oral bisphosphonates: a review of clinical use in patients with bone metastases. Cáncer 88, 6–14 (2000).

                Rogers, M. J. et al. Cellular and molecular mechanisms of action of bisphosphonates. Cáncer 88, 2961–2978 (2000).

                Gatti, D. & Adami, S. New bisphosphonates in the treatment of bone diseases. Drugs Aging 15, 285–296 (1999).

                Rodan, G. A. & Martin, T. J. Therapeutic approaches to bone diseases. Ciencias 289, 1508–1514 (2000).

                Hiraga, T., Williams, P. J., Mundy, G. R. & Yoneda, T. The bisphosphonate ibandronate promotes apoptosis in MDA-MB-231 human breast cancer cells in bone metastases. Cancer Res. 61, 4418–4424 (2001).

                Yoneda, T. et al. Actions of bisphosphonate on bone metastasis in animal models of breast carcinoma. Cáncer 88, 2979–2988 (2000).

                Sasaki, A. et al. Bisphosphonate risedronate reduces metastatic human breast cancer burden in bone in nude mice. Cancer Res. 55, 3551–3557 (1995).

                Simonet, W. S. et al. Osteoprotegerin: a novel secreted protein involved in the regulation of bone density. Celda 89, 309–319 (1997).

                Anderson, D. M. et al. A homologue of the TNF receptor and its ligand enhance T-cell growth and dendritic-cell function. Naturaleza 390, 175–179 (1997).

                Yasuda, H. et al. Osteoclast differentiation factor is a ligand for osteoprotegerin/osteoclastogenesis-inhibitory factor and is identical to TRANCE/RANKL. Proc. Natl Acad. Sci. Estados Unidos 95, 3597–3602 (1998).

                Hsu, H. L. et al. Tumor necrosis factor receptor family member RANK mediates osteoclast differentiation and activation induced by osteoprotegerin ligand. Proc. Natl Acad. Sci. Estados Unidos 96, 3540–3545 (1999).

                Bekker, P. J. et al. The effect of a single dose of osteoprotegerin in postmenopausal women. J. Bone Miner. Res. 16, 348–360 (2001).

                Terada, T. & Matsunaga, Y. S-100-positive nerve fibers in hepatocellular carcinoma and intrahepatic cholangiocarcinoma: an immunohistochemical study. Pathol. En t. 51, 89–93 (2001).

                O'Connell, J. X., Nanthakumar, S. S., Nielsen, G. P. & Rosenberg, A. E. Osteoid osteoma: the uniquely innervated bone tumor. Mod Pathol 11, 175–180 (1998).

                Seifert, P. & Spitznas, M. Tumours may be innervated. Virchows Archiv. 438, 228–231 (2001).

                Ripamonti, C. & Dickerson, E. D. Strategies for the treatment of cancer pain in the new millennium. Drogas 61, 955–977 (2001).

                Lipton, R. B. et al. Taxol produces a predominantly sensory neuropathy. Neurología 39, 368–373 (1989).

                Polomano, R. C., Mannes, A. J., Clark, U. S. & Bennett, G. J. A painful peripheral neuropathy in the rat produced by the chemotherapeutic drug, paclitaxel. Dolor 94, 293–304 (2001).

                Polomano, R. C. & Bennett, G. J. Chemotherapy-evoked painful peripheral neuropathy. Pain Med. 2, 8–14 (2001).

                Fukamachi, S. et al. Altered expressions of glutamate transporter subtypes in rat model of neonatal cerebral hypoxia-ischemia. Brain Res. Dev. Brain Res. 132, 131–139 (2001).

                Rothstein, J. D., Martin, L. J. & Kuncl, R. W. Decreased glutamate transport by the brain and spinal cord in amyotrophic lateral sclerosis. N. Engl. J. Med. 326, 1464–1468 (1992).

                Laughlin, T. M. et al. Spinally administered dynorphin A produces long-lasting allodynia: involvement of NMDA but not opioid receptors. Dolor 72, 253–260 (1997).

                Vanderah, T. W. et al. Single intrathecal injections of dynorphin A or des-Tyr-dynorphins produce long-lasting allodynia in rats: blockade by MK-801 but not naloxone. Dolor 68, 275–281 (1996).

                Vanderah, T. W., Ossipov, M. H., Lai, J., Malan, T. P. & Porreca, F. Mechanisms of opioid-induced pain and antinociceptive tolerance: descending facilitation and spinal dynorphin. Dolor 92, 5–9 (2001).

                Kajander, K. C., Sahara, Y., Iadarola, M. J. & Bennett, G. J. Dynorphin increases in the dorsal spinal cord in rats with a painful peripheral neuropathy. Péptidos 11, 719–728 (1990).

                Noguchi, K. et al. Dynorphin expression and Fos-like immunoreactivity following inflammation induced hyperalgesia are colocalized in spinal cord neurons. Brain Res. Mol. Brain Res. 10, 227–233 (1991).

                Dubner, R. & Ruda, M. A. Activity-dependent neuronal plasticity following tissue injury and inflammation. Trends Neurosci. 15, 96–103 (1992).

                Iadarola, M. J., Douglass, J., Civelli, O. & Naranjo, J. R. Differential activation of spinal cord dynorphin and enkephalin neurons during hyperalgesia: evidence using cDNA hybridization. Brain Res. 455, 205–212 (1988).

                Imbe, H. & Ren, K. The up-regulation of preprodynorphin mRNA in trigeminoparabrachial neurons after inflammation. Neuroreport 11, 845–847 (2000).

                MacArthur, L., Ren, K., Pfaffenroth, E., Franklin, E. & Ruda, M. A. Descending modulation of opioid-containing nociceptive neurons in rats with peripheral inflammation and hyperalgesia. Neurociencia 88, 499–506 (1999).

                Nauta, H. J. W. et al. Punctate midline myelotomy for the relief of visceral cancer pain. J. Neurosurg. 92, 125–130 (2000).Clinical study showing that multiple pathways might be involved in the ascending conduction of visceral cancer pain — one reason that cancer pain can be difficult to fully control.

                Willis, W. D., Al-Chaer, E. D., Quast, M. J. & Westlund, K. N. A visceral pain pathway in the dorsal column of the spinal cord. Proc. Natl Acad. Sci. Estados Unidos 96, 7675–7679 (1999).

                Lembeck, F. & Gamse, R. Substance P in peripheral sensory processes. Ciba Found. Symp. 91, 35–54 (1982).

                Fields, H. Dolor (McGraw–Hill, New York, 1987).


                Spinal Cord, Nerves, and the Brain

                The spinal cord is a tube-like structure filled with a bundle of nerves and cerebrospinal fluid, which protects and nourishes the cord. Other protectors of the spinal cord include linings called meninges and vertebral bones. The spinal cord is about an inch across at its widest point and about 18 inches long.
                Nerves exit the spinal column in pairs and branch out like a delicate web throughout the rest of the body. Photo Source: 123RF.com. The three types of membranes that surround the spinal cord are referred to as meninges. From the outer layer to the innermost layer, they are dura mater, arachnoid mater, y pia mater. These membranes can sometimes be damaged by disease or trauma. Arachnoiditis is a caused by an inflammation of the arachnoid lining resulting in severe stinging and burning pain. It can occur after surgery and can cause scarring of nerves.

                Nerves exit the spinal column in pairs and branch out like a delicate web throughout the rest of the body. Each area of the body is controlled by specific spinal nerves. The placement is fairly logical. For example, nerves in the cervical spine (neck area) branch out into your arms, which is why sometimes a neck issue can lead to pain radiating down your arms. Nerves in the thoracic govern the middle of the body, those in lumbar spine extend into the outer legs, and the sacral nerves control the middle of legs and organ functions of the pelvis.

                All nerves ultimately connect to the brain

                There are basically two major types of nerves: sensory and motor. Sensory nerves send information such as touch, temperature, and pain to the brain and spinal cord. Motor nerves send signals from the brain back into the muscles, causing them to contract either voluntarily or reflexively.

                The nerves of the sistema nervioso periférico (SNP) extend down the spinal canal and branch out in 31 pairs at openings in the vertebrae called foraminae. They are messengers to and from your brain(or central nervous system), sending pain signals and initiating movement—like, 'Hey, take your hand off the stove, it's hot!' These nerves reflexively cause your spine to twist and turn when you walk to keep you in balance. And they keep you glued to your car seat as you turn a corner at high speeds!

                Definición

                The peripheral nervous system (PNS) is the collective of the millions of nerves throughout your torso and limbs. The PNS nerves convey messages to your central nervous system (CNS), which is the brain and spinal cord.

                In case you're wondering, cranial nerves (the ones in your head) supply the sense organs and muscles in your head.

                The Back and Beyond

                When the problem is in one part of your body yet pain is felt elsewhere, health professionals call it referido pain.

                Nervios

                As we mentioned, the nerves that exit the spinal cord do so in pairs: one is a sensory nerve the other is a motor nerve. It's probably no surprise to learn that motor nerves drive movement and bodily function. If you damage a motor nerve, you might have a weakness in a muscle or loss of function—for example, loss of bladder control. If, however, you can't feel the prick of a pin in your foot, you've lost some sensation, which indicates a problem with your sensory nerves, which govern pressure, pain, temperature, and other such sensations. This is why a doctor might gently poke you with a pin and ask about your bowel movements. If you can't feel the pin or have had a problem with bowel movements, it's a symptom of nerve damage.

                A problem with a sensory nerve can sometimes feel like a sharp, electrical pain, which is why good athletic instructors will tell their students to stop if they ever feel this kind of pain. It's not a good idea to persist in any activities that result in this sensation because it could cause further nerve damage.

                Cauda Equina

                The spinal cord ends in the lumbar spine, where the nerves extend in a bundle of strands called cauda equina, so called because the mass looks like a horse tail. The nerves here provide motor and sensory function to the legs, intestines, genitals, and bladder. Suspected compression of these nerves is considered an emergency situation and requires immediate attention.

                Jason Highsmith, MD is a practicing neurosurgeon in Charleston, NC and the author of The Complete Idiot's Guide to Back Pain. Click here for more information about the book.